Port
Port
Pilar Atienza | Fotos: Wilfrido Santiago Camacho | En Profundidad 29/12/2014
Antonio Lucas-Torres es una persona que cree que desde la política se pueden mejorar las cosas, por eso y a pesar de su juventud, lleva muchos años en el Partido Popular, desde el que ha ocupado diferentes cargos institucionales y orgánicos. En la actualidad es el delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la provincia de Ciudad Real y desde 2008 es el secretario general del PP en esta provincia. En una entrevista concedida a manchainformacion.com y realizada entre la Delegación y la oficina de este medio de comunicación, descubrimos su opinión acerca de algunos temas de actualidad y su forma de trabajar desde la cercanía a la gente, a la que le gusta escuchar. Es natural de Campo de Criptana, se define como un hombre de consenso y afirma que está dispuesto a continuar en política al nivel que su partido y los ciudadanos lo pongan, "si es que me tienen que poner y si no, me iré a mi casa sin ningún problema, porque los políticos tenemos que tener la maleta siempre hecha".
Manchainfo706x100
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
P1
P1
P2
P2
P3
P3
Dsc 3765 PREGUNTA.- ¿Cómo está la provincia de Ciudad Real a cierre de 2014? Han sido años difíciles en medio de una crisis muy fuerte en fase de superación y en el momento de la recuperación. ¿Cómo trasmite el Gobierno de Castilla-La Mancha a los ciudadanos esa recuperación, porque para mucha gente es difícil de ver?

RESPUESTA.- Hay muchos ciudadanos que palpan directamente la recuperación, porque por ejemplo, el pasado mes de noviembre, 5.500 personas dejaron de estar en el paro. Hay más de 20.000 personas que han dejado de estar en el paro del 1 de enero a 30 de noviembre de 2014, pero es cierto que también hay mucha gente desempleada. Ese es el mayor enemigo que tiene el Gobierno de Castilla-La Mancha y que hay que atajarlo desde un punto de vista muy serio y teniendo en cuenta que hay que mantener el bienestar social, la educación pública y la sanidad. Ahora podemos decir que vamos a terminar la legislatura con seis hospitales abiertos. Cuando la empezamos teníamos una deuda de 12.000 millones de euros, lo que supone que cada día tenemos que pagar muchos millones de euros, tanto en capital como en intereses.

Yo sé que los socialistas y otras muchas personas se preguntan hasta cuándo vamos a hablar de deuda, y será hasta el año 2037, momento en el que dejaremos de pagar esta deuda que se ha llevado por delante toda una generación de inversiones. Aún así hemos conseguido refinanciar y hacer una buena gestión, hemos podido bajar los impuestos, mantener el estado del bienestar, la sanidad, los seis hospitales de la provincia de Ciudad Real abiertos, e incluso este año hemos conseguido abrir nuevos centros de salud en La Solana, Villarta de San Juan, Membrilla, Moral de Calatrava y ahora próximamente en Bolaños de Calatrava. Estos cinco centros tienen un importe de 21 millones de euros y están pagados, no se los dejamos a deber a nadie. Además vamos a iniciar las obras de un nuevo hospital en Puertollano, y eso es muy importante.

Además hemos conseguido pagarle a la Universidad y recordarán los carteles que había en las farmacias diciendo que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha no pagaba, y a día de hoy es de las comunidades autónomas de España que mejor paga a las farmacias. Por lo tanto una vez que hemos asegurado lo básico, tenemos que ir a nuestro mayor objetivo, y ahí es donde la ciudadanía va a notar que la crisis va agotándose, que es reducir las listas del desempleo. Los puestos de trabajo no los genera la Administración, sino los empresarios, los autónomos y los agricultores. En la provincia de Ciudad Real, el 83,5 por ciento de los puestos de trabajo que se crean, los generan las pymes, los autónomos y los agricultores y ellos han hecho que sea una de las cuatro provincias de toda España y la primera de Castilla-La Mancha que más ha exportado, en concreto 1.548 millones de euros. Ciudad Real está liderando proyectos muy importantes y lo están haciendo de la mano de este Gobierno que gobierna en coalición con la sociedad.





P.- ¿Cómo ve la sociedad esta forma de gobernar después de más de treinta años en los que ha estado un mismo partido político en el Ejecutivo de Castilla-La Mancha? En 2011 llegó un partido nuevo en el Gobierno de esta región, todo era nuevo y la ciudadanía se ha tenido que adaptar a unas nuevas formas. ¿Cómo perciben ustedes desde la posición en la que están ahora las inquietudes de los ciudadanos?

R.- Tenga en cuenta que hemos tenido que adoptar medidas que a nosotros no nos gustaban, pero que eran necesarias y sabemos que ha sido un esfuerzo y sacrificio de todos, que valoramos mucho. Unos le llaman recortes, otros ajustes, pero en cualquier caso es un esfuerzo de los castellanomanchegos y gracias a ello hoy por hoy estamos saliendo de la crisis.

Hemos conseguido tener buenos niveles en bienestar social, en sanidad, en educación y en generación de empleo, gracias única y exclusivamente a que este Gobierno ha marcado una hoja de ruta que son esos esfuerzos y que ha tenido la colaboración de los ciudadanos. Pero también hemos dado ejemplo desde el Ejecutivo. La presidenta Cospedal apostó por quitarle el sueldo a los diputados, porque cuando el CIS hace las encuestas, los ciudadanos dicen que el mayor problema es el paro, pero que uno de los siguientes mayores problemas es la corrupción. Los políticos y los partidos políticos no pueden ser un problema. Desde el Partido Popular de Castilla-La Mancha hemos entendido el mensaje y hemos decidido pasar a la mitad el número de diputados de las Cortes y hemos decidido quitarle los privilegios a los cargos de la Junta.

El día que yo deje de ser delegado de la Junta, volveré a mi empresa y tendré mi sueldo por mi trabajo, pero no tendré ningún privilegio como tenían los anteriores. Mi antecesor en el cargo, por el mero hecho de haber sido delegado, tenía un sueldo de 800 euros por parte de la Junta de Comunidades, es decir, que se lo pagábamos todos. Cospedal ha propuesto que los presidentes que dejen de serlo, dejen de tener conductor, secretaria, coche oficial, escoltas..., una serie de privilegios, que si me lo permite, son casi medievales. Esto al Partido Socialista no le ha parecido bien y ha votado en contra de que se elimine la mitad de los diputados. UPyD también está en contra de que se reduzca el número de diputados y de que se elimine el sueldo y yo estoy a favor de ambas cosas y de que se hayan quitado los privilegios, porque somos igual que el resto de la sociedad. El día en el que realmente estemos en igualdad de oportunidades, la sociedad dejará de pensar que la política y los partidos políticos son un problema.


P.- ¿Cómo es el día a día de su trabajo como delegado de la Junta de Comunidades en este caso en la provincia de Ciudad Real?

R.- Por mi forma de ser y porque así me gusta, soy una persona que madruga mucho, sigo viviendo en mi pueblo, en Campo de Criptana. Todos los días me levanto a las 5 y cuarto de la mañana y bien temprano me voy a la Delegación y procuro llegar el primero. Hago la firma, tengo la reunión pertinente con los jurídicos y los jefes de servicio, tomo las decisiones que haya que tomar respecto a los problemas y al día a día, tengo las reuniones oportunas y en cuanto puedo salgo a estar con los ciudadanos de lunes a domingo. Yo recorro los 102 pueblos de la provincia de Ciudad Real diariamente. Me reúno con los alcaldes, visito a los empresarios, me voy al colegio, al centro de salud, hablo con quien tiene problemas... A eso me refería cuando decía que el Gobierno de Castilla-La Mancha gobierna en coalición con la sociedad. No se puede gobernar desde la moqueta del despacho o desde el coche oficial con los cristales tintados.

Yo estoy con el agricultor, con el bodeguero, con el empresario y con el parado. Me gusta que la gente me trasmita el problema directamente y no que lo haga ningún asesor, entre otras cosas porque desde que llegó Cospedal, los delegados actuales no tenemos tantos asesores como tenían los que había antes. A mí me gusta conocer los problemas in situ y eso es lo que hago. Todos los días procuro solucionar los problemas, hay veces que acierto y otras que cometo errores y cuando pasa esto último, no me duelen prendas en reconocerlo y en rectificar por el bien de los ciudadanos, porque el bien de los ciudadanos está muy por encima del orgullo de los políticos.


P.- ¿Y en base a su conocimiento in situ, cómo son las gentes de la provincia de Ciudad Real?

R.- Esta es una provincia muy grande en extensión, tiene 19.000 kilómetros cuadrados, 102 municipios, más tres EATIM y eso hace que en sus siete comarcas existan costumbres muy distintas. Nada tienen que ver las tradiciones de La Mancha, con las del Valle de Alcudía, la comarca de Almadén, Montes Norte, Montes Sur, Calatrava o Manzanares, y además cada pueblo es diferente. Yo soy un amante de la Semana Santa de Campo de Criptana. Si hay algo que me mataría sería no ver salir a Jesús Nazareno el Viernes Santo por la mañana y, sin embargo, entiendo que aunque para mí es lo más grande como criptanense, para cada alcalde, vayas al pueblo que vayas, su Semana Santa es la mejor y sus vinos son los mejores, y sus dulces son los mejores y sus tradiciones son las mejores. A pesar de que soy una persona muy joven, he aprendido a entender que es positiva la pluralidad de pensamientos, porque el pensamiento único es una barbaridad y que quien lo tenga, se equivoca, porque no siempre se tiene la razón y hay que tener la capacidad de saber escuchar y ponerse en la piel de las personas, porque para cada uno su problema es el más grande.

Ciudad Real es una provincia compleja en cuanto a extensión y por tanto en cuanto a formas de ser, pero por regla general, todos coinciden en que somos muy buenos anfitriones en todos los pueblos y en todos hay gente muy buena. Yo lo mejor que me llevo de esta legislatura es la gente de los pueblos. Yo he sido un delegado que ha trabajado por los pueblos, me ha gustado estar en ellos con sus ciudadanos y he disfrutado mucho, mucho, mucho, estando con todos y cada uno de los vecinos de la provincia.


P.- ¿Esto suena a despedida?

R.- No es una despedida. El político siempre tiene que tener las maletas hechas. Este no es un oficio, ni una oposición ganada. Nosotros estamos de elecciones a elecciones y el amo es el pueblo. Será lo que el pueblo decida y, por supuesto, mi partido político, pero por supuesto mientras que esté donde esté, daré todo lo que pueda.





P.- Además de delegado de la Junta, es secretario general del Partido Popular en la provincia de Ciudad Real y a pesar de su juventud, la experiencia en política es amplísima tanto a nivel orgánico, como miembro del Comité Ejecutivo Regional del PP desde el año 2000, presidente de Nuevas Generaciones o secretario general provincial desde al año 2008; como en tareas de Gobierno y oposición, como concejal del Ayuntamiento de Campo de Criptana, teniente alcalde, diputado regional, portavoz de Agricultura, diputado provincial, viceportavoz... ¿Un convencido de la política desde muy joven? ¿Por qué?

R.- Mi padre me lo inculcó y he creído siempre en la política como un medio para cambiar las cosas y para mejorar la sociedad. No soy una persona a la que le gusten los extremos, por eso no soy de extrema derecha, ni siquiera podría decir que soy una persona de derechas, sino que mi ideología es de centro-reformista. A mí me gusta el consenso. Sinceramente no creo que nadie esté en el pleno derecho de tener la propiedad de la razón, y eso me lo enseñó también mi padre.

Me gusta la política con mayúsculas, el municipalismo, trabajar día a día con los ciudadanos, estar cerca. He disfrutado mucho la política municipal cuando he pasado por ella y por mi paso por el Gobierno de Castilla-La Mancha, por la Diputación de Ciudad Real o por las Cortes regionales, pero tengo que decir que lo que más me ha gustado es estar con mis ciudadanos y creo que la política con mayúsculas está entre el anonimato de los concejales y la responsabilidad del alcalde. Se puede hacer mucho desde todos los puntos de vista de la política, tanto desde un cargo orgánico como institucional, pero siempre la vida municipal es muy enriquecedora.


P.- Llevamos un tiempo en el que están surgiendo nuevos partidos políticos, otros se han renovado, otros se quieren fusionar. Ha cambiado el panorama político en general y el bipartidismo parece que corre cierto peligro. ¿Cómo ve la situación política actual? ¿Cómo puede repercutir en las Elecciones Municipales y Autonómicas en las que los ciudadanos votan más a las personas que a las siglas?

R.- Yo estoy muy tranquilo y el PP de esta provincia también, porque hemos hecho las cosas bien y siempre hemos elegido a los mejores candidatos. Hemos tenido errores y hemos sabido reconocerlos. A mí no me preocupa que llegue ningún partido nuevo, pero sí me preocuparía que se engañase a la sociedad, pero gracias a Dios, los ciudadanos saben discernir entre quién vende humo y quién está realmente dispuesto a hacer un programa serio.

Para poder ejercer una serie de políticas en cualquier administración, hay que tener presupuesto, porque no se puede hacer lo del pasado de ir prometiendo como los Reyes Magos y que no pague nadie, porque al final tienen que pagar los ciudadanos. A mí sí me preocupa que Podemos se dedique a hacer promesas que no tienen detrás una viabilidad económica. El propio Pablo Iglesias ha reconocido que su programa económico es inviable, por lo tanto no se puede engañar a la ciudadanía a estas alturas, con la que nos ha caído. Hay otros partidos como UPyD que no han tenido responsabilidades de Gobierno y que cuando las tienen, aquellas promesas que hacían al principio, se le van cayendo. Yo creo que el PSOE es un gran partido político y le tengo mucho respeto. Posiblemente el gran error que tenga en este momento, sean sus dirigentes.

El PSOE es necesario en España y es bueno para la sociedad, porque ha tenido muchos errores y algún acierto, y ha sido bueno para la generación de la Democracia. En cuanto al Partido Popular, creo que hemos hecho las cosas bien. A mí no me preocupan ni los Podemos, ni los Ganemos, ni los que vengan, a mí lo que preocupa son los problemas de los ciudadanos y si el Partido Popular se preocupa en cada pueblo de los problemas de los ciudadanos, no tendrá ninguna dificultad en ganar las elecciones para poder hacer realidad un programa electoral que cumpla con las expectativas de la gente.





P.- ¿Qué tipo de factura cree que pueden pasar los ciudadanos a cualquier partido, pero especialmente a los que han gobernado, PP y PSOE, con respecto a la corrupción, en relación a los recortes o por los cambios que han hecho en los propios partidos?

R.- Todo pesa, pero el electorado es listo y sabe discernir. Para empezar y dejárselo meridianamente claro, a mí me dan asco los corruptos, creo que hay una inmensa mayoría de políticos que creen en los valores de la Democracia y que no son corruptos, sobre todo en los ayuntamientos. El político corrupto tiene que estar en la cárcel y me da igual que se llame como se llame, que sea del partido que sea, porque en estos días hemos visto como un señor que se llama Errejón se ha estado llevando 1.800 euros de dinero público, todos los meses, sin ir a trabajar y eso también es corrupción y me da asco. Y me da asco cuando veo las fotos de Paco Granados, que parece ser que ha sido otro golfo, y me dan asco todos los que han hecho los ERES falsos en Andalucía, igual que todos los que han metido la mano en el cajón de Cataluña... , pero es que hay muchos más políticos honrados que corruptos. Me siento muy orgulloso de tener el presidente del Gobierno que tenemos, porque ha sido el primero de la Democracia que ha hecho lo que tenía que hacer para que el que la haya hecho, que la pague y me da igual que se llame Paco Granados o Íñigo Errejón, o que sea el socialista que decapitó la CCM.

Si nosotros lo sabemos explicar y hablamos con claridad, porque muchas veces el problema de los políticos es que no hablamos con la nitidez suficiente, los ciudadanos volverán a dar la confianza al Partido Popular. Es cierto que el PP ha cometido errores a lo largo de la historia y uno de los mayores, es que en política de comunicación hemos sido siempre un desastre, no hemos sabido contar bien las cosas. Corruptos ha habido en el PP y están en la cárcel, ha habido en el PSOE y algunos están en la cárcel, otros ya veremos cuando pasan; en Podemos ya empieza a haber corruptos y corruptela; en CiU hay corruptos... y esa gente es una lacra que hay que eliminar.

En cuanto a cómo pueden afectar los ajustes, la gente sabe que gracias al esfuerzo de todos los ciudadanos, hoy por hoy podemos decir que en Castilla-La Mancha y en Ciudad Real cada vez hay menos paro y que cada vez las empresas contratan más y la gente va a saber valorar esas cuestiones.


P.- ¿Cómo ve a partir del 25 de mayo la situación política de Castilla-La Mancha y de las principales ciudades de esta comunidad y de esta provincia?

R.- A nivel autonómico, yo creo que la gente va a saber valorar el trabajo de Cospedal, y creo que va a volver a ganar las elecciones incluso con mayor diferencia que las anteriores, porque ha hecho un gran trabajo, la gente ha sabido apreciar las dificultades con las que nos hemos encontrado y ha visto que hay un resultado en los esfuerzos que se han hecho y que hemos avanzado en muchas cosas, que hemos hecho leyes muy importantes como la Ley de Discapacidad, que le hemos quitado los privilegios a los políticos, que le hemos quitado el sueldo a los diputados, que le hemos pagado a los farmacéuticos, que le estamos pagando a todo el mundo, que mantenemos nuestro sistema de salud público, que están creciendo nuestras empresas y que hay una natalidad empresarial que no había hacía tiempo, y que el último mes de noviembre ha sido el mejor de los últimos 19 años.

La gente no es ignorante y todas estas cosas las ve, y aunque la última decisión la tienen los ciudadanos, nosotros percibimos con mucha humildad, que en base a lo que se ha hecho, estamos en una buena posición para poder volver a ganar las elecciones. En cuanto al nivel municipal, yo creo que el Partido Popular en la provincia de Ciudad Real está en su momento más dulce en cuanto a gobernabilidad. Creo que no sólo vamos a continuar gobernando en la inmensa mayoría de los pueblos en los que estamos gobernando, sino que además vamos a gobernar en municipios importantes en los que hoy por hoy no gobernamos, por dos cuestiones, porque somos un partido más fuerte y unido que ha estado nunca, con las cosas muy claras, un programa de Gobierno, serio y cierto y unos equipos fantásticos.

Frente a esto, la opción más fuerte que podría ser el PSOE tiene un partido dividido, con hasta cinco familias políticas distintas y sin líder, y eso es malo. Nosotros lo sabemos por experiencia. Hoy en día el Partido Socialista es un reino de taifas. Lo veíamos estos días, aquí viene Emiliano García-Page y no le acompaña ni el secretario provincial, Josele Caballero, ni Nemesio de Lara... Tienen un problema serio dentro del PSOE, es como el camarote de los hermanos Marx y yo espero que, por el bien de todos, se recuperen pronto y tengan un liderazgo. Por ejemplo, nosotros como gobierno necesitamos tener un interlocutor con el partido de la oposición y es muy difícil saber con quién hay que hablar en esta provincia. ¿Hay que hablar con el alcalde de Valdepeñas, con la alcaldesa de Puertollano, con Josele Caballero, con Nemesio de Lara, con los de Page, si es que tiene alguien aquí, con los que apoyaron a Madina, con los que apoyaron a Pedro Sánchez, con quién hay que hablar? En nuestro caso para encontrar al interlocutor, está claro. Hay una jerarquía con un presidente provincial que es Carlos Cotillas y hay un secretario general que soy yo, y no hay ningún problema para localizarnos, tenemos nuestros teléfonos siempre abiertos. Yo cuando tengo un problema, dependiendo cómo sea, llamo a unos o a otros, pero es complicado saber con quién hay que hablar en el PSOE.





P.- Antes hemos dado algunas pinceladas pequeñas, pero ¿quién es Antonio Lucas-Torres? El ciudadano que lo ve como delegado del Gobierno regional, como secretario general del PP de Ciudad Real, pero ¿cómo es la persona?

R.- Llevo muchos años en política y he tenido la suerte de trabajar muchos más años en la empresa privada, que nadie piense que soy un asalariado de la política, porque no es cierto. En política llevo mucho tiempo y estoy muy a gusto. Soy una persona comprometida con los valores del Partido Popular, pero sobre todo soy un joven agricultor que me gusta mi tierra, que me gusta mi pueblo, que me gusta vivir por las gentes de esta provincia, y me gusta ir a solucionar problemas o a aprender nuevas experiencias, a conocer a la gente, porque yo creo que la gente también quiere que haya políticos que se comprometan con ellos y a mí, me encanta.

Tengo muchísimos defectos, posiblemente más que la media, pero una de mis poquísimas virtudes es que me gusta escuchar y a eso hay pocos políticos, de cualquier partido, que me puedan ganar. Soy una persona de consenso y me gusta llevarme bien, cuando hay razones para hacerlo, con otros partidos políticos o con otros gobernantes. Yo en esta legislatura no he tenido ningún problema en llamar las veces que he tenido que llamar a Nemesio de Lara y hacer lo que haya sido preciso por el bien de la sociedad. Soy una persona de consenso, me gusta trabajar y valoro los principios de la familia agraria y el pequeño empresario.


P.- ¿Faltan políticos de ese tipo, que más que velar por los intereses de su propio partido, antepongan los de los ciudadanos y no le duelan prendas en dar la razón a quien supuestamente no se la tiene que dar porque es su contrario políticamente?

R.- Posiblemente, pero tal y como están las cosas, aquel que no adopte las medidas que yo acabo de describirle, probablemente en breve dejará de ser político. Yo creo que hay que escuchar a la sociedad, que es un ejercicio precioso que puede ayudar a los políticos de hoy y a los del futuro. No se puede trabajar pensando que uno mismo tiene la razón sin contar con los demás. Hay que saber escuchar. Yo no sé si faltarán o no más políticos que escuchen a la gente, lo que sí sé es que hay gente muy buena en todos los partidos políticos y en el Partido Popular yo he conocido a gente muy buena que está dispuesta a escuchar y a trabajar por los ciudadanos.


P.- La sociedad ve a los políticos como personas que están en otra posición, ¿no sé si esta forma de trabajar, de cercanía con la gente y de escucharlos, cambia la percepción? Hay encuestas que sitúan a la clase política como uno de los principales problemas de los ciudadanos ¿Se está trabajando desde dentro para que la clase política deje de ser un problema e incluso para que no se vea como una clase aparte, sino como personas iguales al resto?

R.- Yo lo hago a diario y a mí no me gusta que me traten como un problema y ni siquiera me gusta que a mis colegas los traten como un problema, pero allá cada uno. Yo sé lo que tengo que hacer, seguiré madrugando y visitando los pueblos, seguiré estando con la gente y con los autónomos que generan trabajo. Yo tengo esta forma de ser y el día que no me quieran, me iré a mi casa y no tengo ningún problema, pero estoy encantado de hacerlo así y dentro del proyecto de la presidenta Cospedal, que siempre me ha abierto las puertas de este partido y me ha permitido aplicar todo esto que le estoy diciendo, dentro de su proyecto. Yo no soy un hombre de coche oficial, ni de moqueta, ni de despacho. Soy un hombre de día a día, de trabajar con los ciudadanos, de escuchar, y he tenido la suerte de que mi jefa, la presidenta Cospedal, me ha dado el visto bueno.


P.- ¿María Dolores de Cospedal ha sido la persona que ha puesto orden o ha marcado unas líneas claras en el Partido Popular de Castilla-La Mancha, ya que dice que antes el PP estaba como dice que está ahora el PSOE, un poco desmembrado? ¿Cospedal ha sabido encauzar este partido hasta el punto de que ha sido la primera que ha ganado las elecciones en Castilla-La Mancha?

R.- Sí, ha sido una mujer valiente que ha tenido muy clara la hoja de ruta del Partido Popular de Castilla-La Mancha y ha aguantado carros y carretas. Le han dicho que se iba a ir, que iba a durar un mes en el Gobierno, que cuando perdiese las elecciones también se iba a ir... y no se ha ido ni cuando perdió las elecciones en 2007, ni cuando ha ganado; porque le gusta y además ya ha dicho que su intención es volver a presentarse a las elecciones. Está con los ciudadanos y tiene las cosas muy claras. En el caso de Castilla-La Mancha es cierto, ¿para qué vamos a decir que esto era un camino de rosas? Era un desastre, era un reino de taifas y Cospedal ha puesto orden en este partido y ahora mismo no hay cinco partidos de cinco provincias, sino que hay un sólo partido regional en torno a la presidenta. Que nos digan lo que quieran sobre nuestra forma de actuar, pero aquí no se mueve nadie sin contar con la dirección del Partido Popular de Castilla-La Mancha. Hay un orden que ha marcado la presidenta Cospedal y desde las provincias, todos estamos muy satisfechos con este orden, después de haber conocido ese desorden que desgraciadamente vive hoy el Partido Socialista.





P.- ¿Cuáles son sus planes futuros tanto a nivel político como personal?

R.- Seguir trabajando por los ciudadanos. Estaré donde quieran los ciudadanos que esté, donde me mande mi partido y lo haré con mucho gusto. Se lo he dicho antes, yo siempre tengo la maleta hecha para volver a casa o ir donde sea necesario. He estado muy a gusto en la Delegación de la Junta y si es necesario que siga siendo delegado, seguiré siendo, y si tengo que estar en otro puesto, estaré, y si no es necesario porque haya otra persona que seguro que lo pueda hacer mejor, pues con mucha humildad, me iría a mi casa a seguir en mi trabajo y con mi familia. Estoy muy a gusto con mi partido, con el trabajo que estoy haciendo y no descarto ninguna posibilidad, pero no es sólo una decisión mía, que lo será, sino que también es una decisión de mi familia, de mi partido y posteriormente de los electores, ¿de qué ámbito?, pues Dios dirá.


P.- Lo que sí está claro es que en política va a seguir, pero supongo que la política es algo que cansa mucho, ¿no?

R.- En un principio me gustaría continuar, no por seguir en política por seguir que es una tontería, sino que me gustaría seguir, porque me gusta formar parte de un proyecto que no está agotado y que hay que terminarlo, un proyecto que va en lo municipal y en lo provincial dentro de un marco autonómico. Sí quiero seguir en política si mi familia me deja, que creo que sí, porque siempre he contado con su apoyo. Y si mi partido quiere, que hasta ahora tengo más amigos que enemigos, no sólo en mi partido, yo diría que tengo pocos enemigos en política, y si luego quieren también los electores.


P.- Y por último, ya que ha nombrado la familia, ¿cómo lleva la familia de un político el hecho de no estar prácticamente nunca con él, de sacrificar muchos momentos?

R.- La familia es consciente de los sacrificios que tiene que hacer uno en estos cargos y me ayuda mucho. Yo sin el apoyo de mi familia, sin el apoyo de mi mujer, no podría estar en política y tengo ese apoyo y ese respaldo con mucho esfuerzo y sacrificio, pero como el resto de ciudadanos, porque cuando un camionero se va el lunes y vuelve el sábado por la noche y ha pasado toda la semana fuera, también supone un gran esfuerzo personal y familiar y nadie le pregunta. Yo no soy más que un camionero, ni que un agricultor, esos esfuerzos los tenemos en todos los oficios.
Anun 716x100
También te puede interesar 
 
Mimq