Regina principal ok
Regina principal ok
Marta Romero | En Profundidad 16/01/2016
Regina Leal, gerente del Servicio de Salud de Castilla La Mancha (SESCAM), ofreció a manchainformacion.com una entrevista en la que explicó el trabajo realizado en el último semestre del año, desde su toma de posesión del cargo, así como las acciones proyectadas para 2016. Junto al objetivo prioritario de “humanizar” la atención sanitaria, a través del ‘Plan Dignifica’, se encuentra la creación de Unidades de Gestión Clínica, como en el modelo andaluz, “para que sean los propios profesionales los que contribuyan a organizar la asistencia, garantizando su continuidad”.
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
P1
P1
P2
P2
P3
P3
¿Cómo se encontró la Sanidad en la región cuando llegó?

Regina Leal – Cuando me hice cargo de la gerencia del SESCAM me encontré con problemas relativos a las estructuras y a los profesionales, falta de diálogo con los agentes sociales y un presupuesto sanitario ejecutado en más del 80%, además de un sistema de información caótico y poco fiable.
En cuanto a obras, se habían paralizado todas las que estaban proyectadas, con un importante impacto económico en cuanto a penalizaciones, 17 millones de euros. Me encontré con algunos hospitales, como el de Toledo o Puertollano y muchos consultorios locales casi obsoletos, en los que en cuatro años no se han renovado los equipos. En cuanto a los profesionales, había una gran desmotivación porque en estos años no se ha contado con ellos. Ha faltado diálogo, participación, se les ha insultado y se ha dudado de su profesionalidad. Mi responsabilidad es contagiarles la ilusión por el cambio, por nuevos proyectos y recuperar su confianza.

¿Qué acciones se han llevado a cabo en este tiempo?

R.L. – Las primeras actuaciones que se han llevado a cabo han sido la recuperación de los sistemas de información, que no eran nada fiables, y ofrecer un Portal de Transparencia para que los datos lleguen a todos los ciudadanos y así mejorar la calidad de la asistencia. Además, los profesionales han vuelto a la jornada de 35 horas semanales y se está evaluando, hospital por hospital, servicio por servicio, cuáles son las necesidades y las prioridades para volver a contratar los profesionales que se requieran, ajustándonos a la realidad y consolidar los puestos -conforme a la Ley y las necesidades a largo plazo- de los eventuales que se han estado contratando, mes a mes, desde hace cuatro años, lo que es insostenible desde el punto de vista laboral, profesional y personal. A partir de la consolidación de derechos, es cuando podemos empezar a motivarlos y fomentar su participación, por ejemplo, a través de la ‘Red de Expertos’, un mecanismo de participación transversal para que todos los profesionales puedan gestionar los procesos asistenciales, con parámetros de calidad.

¿Se reactivarán los proyectos de obras que se paralizaron?

R.L. – Esa es nuestra intención. Ya se han reanudado las obras, por ejemplo, en el hospital de Cuenca y a finales de diciembre, principios de enero, se inaugurará el parking en el de Guadalajara y estamos hablando ya con la constructora para ver cuándo empezamos las obras. También en enero se empezará con el hospital de Toledo, aunque las obras en este centro no implican inversión por parte de la Consejería, ya que la concesión es público-privada, pero la constructora ya tiene licencia y se ha comprometido a iniciar las obras. El de Puertollano no está licitado, así que hemos hablado con el gerente para que desarrolle el Plan Funcional para poder licitar las obras este año. La reforma y ampliación de la antigua estructura del hospital de Albacete también se paralizó hace mucho tiempo, hay un túnel que lo une con la Facultad de Medicina a medio construir y sólo se reformó parte de la última planta, además están sin terminar los accesos al centro. Estas obras hay que acometerlas y se van a reanudar, aunque primero urge hacer una revisión del Plan Funcional porque es muy antiguo.

¿Y el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan?

R.L. – En cuanto al hospital de Alcázar, cuyo proyecto de ampliación se anuló en el año 2012, tenemos que sentarnos y hablar para desarrollar un nuevo Plan Funcional. Al tener que reiniciar todo el proceso, la ampliación no podrá comenzarse este año, pero pretendemos que pueda hacerse a medio-largo plazo. Lo que sí se está haciendo ya es evaluar sus necesidades, como en todos los hospitales, para contratar personal en los servicios que lo requieran y mejorar la calidad asistencial. También se aumentará el número de plazas de formación de post-grado para residentes.

¿Y la Unidad de Salud Mental? Las asociaciones de familiares y pacientes reclaman su ampliación y aseguran que consiguieron el compromiso del anterior Consejero de Sanidad

R.L. – No nos hemos encontrado reflejado ese compromiso en ningún documento, pero estamos estudiando con el actual gerente las necesidades de esta unidad. Parece que la planta ha nacido pequeña y 10 camas no son suficientes para atender la demanda de la zona. Pero hay otro problema importante que vamos a resolver, porque los profesionales que la atienden no están en plantilla y tienen contratos eventuales. Es necesario que en una unidad tan específica se consoliden estas plazas. Después estudiaremos la ampliación del número de camas, junto con las asociaciones con las que me pondré en contacto.

En cuanto al presupuesto sanitario para 2016, ¿podrá ampliarse la partida para realizar todas las obras que has comentado y contratar profesionales

R.L. – Estamos elaborando el borrador y tenemos buenas expectativas, a pesar que partimos de la base que estamos ejecutando un presupuesto, aprobado en 2014, que nace deficitario en 120 millones de euros. La Ley Presupuestaria de 2015 preveía un presupuesto sanitario de 2.344 millones de euros y en 2014 ya se gastaron 2.446. En los presupuestos de 2016 tenemos que contemplar los gastos que no se reflejan y consolidarlos. No se reflejan, por ejemplo, gastos como los 12 millones de euros del convenio Guadalajara-Toledo. Vamos a hacer unos presupuestos reales en los que se incorporen todos estos gastos que no estaban reflejados e incorporar la cantidad necesaria para la contratación de los 1.000 profesionales que tenemos previsto para 2016 y el desarrollo de las obras de los hospitales.

Para los próximos años, ¿qué nuevos proyectos se quieren poner en marcha?

R.L. – Queremos comenzar a implantar las Unidades de Gestión Clínica, para organizar de otro modo la asistencia y garantizar su continuidad, contando con los profesionales. Nos fijamos en el modelo sanitario andaluz. Comenzaremos a implantarlo en los hospitales y después en atención primaria, donde también queremos empezar a trabajar de manera seria. Se trata de incorporar a los profesionales en la gestión de sus centros y de los recursos que utilizan en su propia gestión clínica, implicándolos para reforzar la continuidad de la asistencia de primaria a especializada, mejorando la organización del trabajo y, finalmente, la calidad de la atención a los pacientes que en definitiva son para quienes trabajamos. Nos preocupa mucho humanizar la asistencia. Más que de pacientes tenemos que empezar a hablar de personas. Por eso se ha puesto en marcha el ‘Plan Dignifica’, para que los profesionales se impliquen con el trato a los usuarios y se mejoren algunas circunstancias que se estaban produciendo, como los hacinamientos en urgencias. Este es nuestro proyecto estrella y en el que más empeño se está poniendo desde la Consejería, para luchar por una asistencia más digna. Se están analizando los diferentes procesos y circuitos para ver dónde están los puntos débiles y mejorarlos. De momento se ha comenzado con las Urgencias, abriendo las camas necesarias y contratando personal para evitar que los pacientes esperen dos o tres días el ingreso en lugares que no reúnen las mejores condiciones. Una acción que al final sólo nos ha costado 60.000 euros mensuales y se ha resuelto un gran problema.

¿Hablamos de listas de espera?

R.L. – Ahora, gracias al Portal de Transparencia, como ya hemos hablado, cualquier persona puede conocer los datos reales. El número de pacientes en lista de espera está descenciendo pero, en cualquier caso, es más importante la reducción del tiempo de espera. En este sentido queremos desarrollar una Ley de plazos, ya que se derogó la Ley de garantías, que establezca unos plazos máximos para la atención de los pacientes.

Por último, durante la pasada legislatura dio mucho que hablar y se criticaron las derivaciones de la Sanidad castellano-manchega a clínicas privadas de otras comunidades autónomas. ¿Cuál es la filosofía del SESCAM actualmente respecto a este asunto?

R.L. – En muchas ocasiones es necesario realizar derivaciones cuando un hospital está saturado o no puede atender debidamente a un paciente, porque carece de los servicios necesarios. Ahora bien, nuestra filosofía es derivarlo primero a otros hospitales públicos de la región y, si no pudiera ser, y se tuviera que trabajar con clínicas privadas, lo haríamos siempre con clínicas de Castilla La Mancha, estableciendo las redes de colaboración necesarias. Es muy doloroso que hayan tenido que cerrar en estos años clínicas de la región y se hayan quedado profesionales sin trabajo por las derivaciones a otras comunidades limítrofes. La Administración Pública también tiene que proteger la creación de riqueza dentro de nuestra comunidad.


Manchainfo706x100
También te puede interesar 
 
Anun tman polo 716x100
Mimq