Tiempo
Tiempo
Ángel Escudero Martín | Los Lectores 18/04/2017
Las últimas reformas laborales y la proliferación de las contrataciones a tiempo parcial, por puestos que deberían de ser a jornada completa, esconden en realidad jornadas no declaradas, con el consiguiente fraude a la Seguridad Social, situaciones precarias para los-as trabajadores-as que en definitiva repercuten de forma muy negativa sobre su vida y el sistema de pensiones.
Banner 728 x 90
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La Unión General de Trabajadores (UGT) exige la modificación urgente del artículo 35 del Estatuto de los Trabajadores (ET) en materia de jornada laboral para que los trabajadores y trabajadoras tengan justificación real de la jornada y de las horas extraordinarias que realizan en sus empresas, en línea con lo argumentado por el Tribunal Supremo en la sentencia conocida hoy y que, revocando otra anterior de la Audiencia Nacional, interpreta que la legislación actual no lo clarifica.

Desde UGT consideramos que la reforma laboral ha facilitado la explotación laboral y el aumento de las horas extraordinarias no declaradas, que sólo en el periodo entre 2010 y 2015, ha supuesto una pérdida de 12.500 millones de euros en salario para los trabajadores y trabajadoras y de 3.500 millones de euros en cotizaciones a la Seguridad Social por horas no pagadas.

La sentencia dictada por la sala IV del Tribunal Supremo reconoce textualmente que “Convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar registro horario y facilitara al trabajador-a la prueba de la realización de horas extraordinarias”, porque interpreta – en contra de lo dictado con anterioridad por la Audiencia Nacional, que actualmente no existe la obligación por parte de las empresas de llevar un registro de la jornada laboral diaria de la plantilla de una empresa. Por otro lado, se reciben innumerables quejas o demandas de trabajadores y trabajadoras, que son obligados a realizar horas extraordinarias, por encima de lo estipulado en sus contratos, ya sean estos a jornada completa o a tiempo parcial y que en muchos casos, superan con creces lo permitido legalmente y que ni se abonan, ni se declaran.

UGT considera que es imprescindible clarificar esta situación, en línea con lo que establece el Tribunal, y no dejarlo sujeto a diferentes interpretaciones de la norma, máxime cuando la reforma laboral está facilitando la explotación laboral y la realización de horas extraordinarias no declaradas ni pagadas. Incluso, en ocasiones, con amenaza de despido, si las horas extras no quieren ser realizadas.

Según el último informe realizado por UGT, entre 2010 a 2015 el número de horas extraordinarias pagadas se han reducido en un 13,8 % y las horas extra no pagadas han crecido un 33,5 % (797 millones de horas extra no pagadas en este periodo). Esta última circunstancia ha hurtado a los trabajadores y trabajadoras de unos salarios que legítimamente deberían de haber percibido que sumarian más de 12.500 millones de euros en ese periodo, lo que también ha mermado las arcas de la Seguridad Social en unos 3.500 millones de euros en formas de cotizaciones no pagadas.

Debido a la situación de nuestro mercado laboral, los trabajadores y trabajadoras, se ven obligados-as en muchas ocasiones a aceptar condiciones laborales cada vez más desfavorables por el miedo a no salir de la situación de desempleo o a caer en ella. Además, la reforma ha dado más poder a los empresarios desequilibrando la realización de fuerzas en la negociación colectiva y en muchas ocasiones tras una jornada a tiempo parcial se esconden jornadas no declaradas a tiempo completo, como ya se ha manifestado.

Ángel Escudero Martín.

Secretario de Política Sindical de la UGT de Ciudad Real.



Domancha