Cura
Cura
Pilar Atienza | En Profundidad 30/08/2017
De Campo de Criptana, cuna cofrade de la diócesis de Ciudad Real, a dirigir todas las Hermandades y Cofradías de la provincia. Es el caso que experimentará Ángel Moreno, sacerdote que ha desarrollado en los últimos años su vida pastoral en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de la Tierra de Gigantes y que, hace tan sólo unas semanas, ha sido designado como secretario personal del obispo, Monseñor Gerardo Melgar.
Domancha
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Además, también ha sido nombrado por éste como delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, todo un reto para un puesto de nueva creación que se hace más ameno habiendo vivido los últimos años de su joven carrera sacerdotal en la cuna cofrade de la diócesis que es Campo de Criptana.

“Seré secretario personal del obispo de la diócesis de Ciudad Real. Lo acompañaré en los viajes y le gestionaré todos los papeles”, señala ilusionado Moreno a manchainformacion.com. Además, ocupará el cargo de delegado de Hermandades y Cofradías de la diócesis, algo que “exige, sobre todo, un trabajo en el campo espiritual y de formación de éstas. Intentaré cultivar a las hermandades para proponerles nuevos temas, medios para crecer como Hermandad”.

De Campo de Criptana confiesa llevarse una gran experiencia. “Aunque he llevado yo directamente las Hermandades de aquí, sino mi compañero Juan Carlos, sí he estado muy en contacto con ellas y he aprendido mucho. La gente vibra con las cofradías y es una maravilla”, admite el sacerdote. Se trata ésta de una delegación que no ha dado todavía su primer paso, puesto que antes de tomar las riendas Ángel Moreno no existía.

El obispo, al venir a la diócesis, vio que había una gran vida cofrade en todas las localidades y que se necesitaba dar un empujón a través de un grupo de personas “lideradas por mí, que soy el delegado, dedicadas a intentar ofrecer medios de información, a explicar a la gente que la vida de estas corporaciones no sólo se reduce a la procesión y al día de la Fiesta. Intentaremos que las Hermandades sean cauce para la evangelización, ayudando a la gente en ese sentido, apoyando a las juntas de gobierno, para que no se quede simplemente en algo externo”, explica Moreno.

De estos años, Ángel Moreno se lleva de Campo de Criptana “un recuerdo muy bueno a todos los niveles. He aprendido mucho como sacerdote. Es una parroquia muy viva en el sentido joven, puesto que hay sesenta catequistas que cuentan con 25 años. Eso no lo tienes en todos los sitios”, declara a este medio. Se lleva recuerdos del instituto, de los campamentos… “he estado muy centrado con el tema joven y he disfrutado mucho. Es lo que más me queda, además del resto de campos de la pastoral”, concluye el sacerdote.


Tman-716x100
 
Banner_audi_716x100-nuevo