Sin t%c3%adtsgsdfgsdfgulo
Sin t%c3%adtsgsdfgsdfgulo
Pilar Atienza | Campo de Criptana 11/10/2017
La localidad ciudadrealeña de Campo de Criptana, a través de su alcalde Antonio Lucas-Torres, ha pedido a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que reconozca la existencia de una plaga de conejos que “ha destrozado no solo uvas, sino cepas enteras” en la pasada campaña de la vendimia, al igual que en la del cereal y que aplique medidas químicas.
Catadcentr17
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Lucas-Torres ha denunciado que no se reconoce la plaga de conejos oficialmente por parte de la Junta para erradicarla, y ha defendido que “no basta con echarles ese problema a los cazadores”. Concretamente los cazadores en Campo de Criptana “están haciendo una labor magnífica, vamos a ayudarles en un nuevo convenio en todo lo que podamos”, ha anunciado Lucas-Torres.

La Asociación de Cazadores, tal y como ha recordado Lucas-Torres, “está haciendo una labor muy buena, pero no es suficiente no porque ellos tengan la culpa, sino porque el problema se ha descontrolado”. Achaca el problema a que la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente “no ha puesto las herramientas encima de la mesa”. Estas plagas “no se pueden erradicar con unas simples licencias de caza. Los que están pagando los platos rotos son los agricultores”.

“LAS HERRAMIENTAS PASAN POR APLICAR QUÍMICA PARA ERRADICAR LA PLAGA”

En un momento del desayuno informativo, Lucas-Torres ha expresado que las herramientas para erradicar esta plaga “pasan por aplicar química. Esto levanta ampollas, pero los que están pagando los platos rotos son los agricultores”. Hay agricultores, según ha defendido el alcalde criptanense, “que este año no han cosechado ni el cereal ni en algunas parcelas de viña su vendimia porque los conejos se han comido no las uvas, sino las cepas y los sarmientos”.

A esta plaga de miles y miles de conejos que les están haciendo “la vida imposible a los agricultores”, hay que sumarle que el culpable no es el conejo autóctono de monte de Castilla-La Mancha, “sino que es un conejo que se implantó hace unos años por parte de unos señores para darle de comer a los linces con unas medidas muy superiores, que se sube a los propios árboles y que tiene una gran fortaleza”, ha defendido el alcalde.
Por último, ha exigido a la Junta tres aspectos en este campo: “que el problema lo declare plaga para poner instrumentos químicos y legales, que mientras tanto llega se haga una ayuda de agroseguro integral a los agricultores para paliar estos daños y que, tras los daños, haya una ayuda por esta situación catastrófica”, ha concluido Lucas-Torres.



Domancha