Rain 2538429 1280
Rain 2538429 1280
manchainformacion.com | Turismo & Salud & Ocio 11/04/2018
Como se ha podido ir constatando en las últimas semanas, este 2018 ha abierto las puertas a una primavera especialmente lluviosa.
Domancha
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Ante esta situación, son muchos los que no se vienen abajo y planean echarse la manta a la cabeza y viajar, sin embargo, hay quienes prefieren quedarse en casa, echando una tarde tranquila viendo la televisión o jugando a plataformas como Gaming Club ruleta. Internet se ha llenado de vídeos y de comentarios de personas que, con tono humorístico, se quejan de la lluvia y el frío y de otros que recuerdan con resignación el clásico refrán “en abril, aguas mil”. Pero, ¿Tiene el tiempo efecto sobre nosotros? ¿Cómo puede afectarnos en nuestro estado de ánimo?

La lluvia, el viento… y el mal tiempo

El concepto de “mal tiempo”, frente al del “buen tiempo” que sería el sol y el calor, deriva precisamente de los efectos que el frío y la lluvia tienen sobre nuestro estado de ánimo. Pero no solo eso, numerosos estudios han comprobado que además de condicionar nuestro estado emocional, el tiempo influye también sobre nuestros comportamientos en la sociedad. Entre los factores que mayor nos condicionan se encuentran la temperatura, las precipitaciones, la luz y el viento.

Por ejemplo, en el caso de la luz solar, esta nos aporta vitamina D que incide sobre los sistemas hormonales. Concretamente, sobre la llamada serotonina cuyos niveles varían según la luz solar. Esto es importante ya que la serotonina ayuda a la inhibición de elementos como la ira, la agresividad, el humor, el sueño, etc. Cuando los niveles son bajos, tenemos tendencia a estar más tristes, irritados, etc. Y al contrario, cuando los niveles ascienden, nos sentimos con más facilidad alegres, contentos, entusiasmados, motivados… Esta constatación nos permite entender por qué, por ejemplo, sufrimos etapas en las que nos encontramos especialmente cansados y, también, por qué de repente en un día soleado nos levantamos con más energía que nunca.

La meteorosensibilidad

Por otra parte, muchas veces escuchamos a personas de nuestro entorno decir que el tiempo va a cambiar, porque experimentan algún cambio en su cuerpo. Un ejemplo al que estamos acostumbrados es a oír decir a personas generalmente ancianas que el tiempo cambiará porque sienten dolor en alguna parte de su cuerpo, con frecuencia las zonas en las que se localizan las articulaciones. Aunque es muy habitual en personas de avanzada edad emitir estas “predicciones”, los jóvenes también pueden experimentar este tipo de molestias. Son lo que se denominan personas “meteorosensibles”. Acostumbran sufrir patologías relacionadas con el sistema circulatorio o respiratorio y hay estudios que demuestran la relación entre sus dolores y la situación atmosférica.

Más concretamente, la razón reside en la presión atmosférica, que no es otra cosa que el peso que produce una columna de aire en un punto de la atmósfera. Nuestro cuerpo también siente ese peso, que varía, de igual modo que lo hace la propia presión. Si, por ejemplo, el tiempo empieza a cambiar y llega una borrasca, se manifiesta lo que se conoce como bajada de la presión atmosférica que hace que la presión de las articulaciones se incremente. Si padecemos artrosis o artritis se traducirá en inflamaciones que nos provocarán dolor.


Anun tman 716x100
También te puede interesar