Feria
Feria
Francisco José Atienza Santiago | Feria de Alcázar 27/08/2018
A3 suenos red talleres manchegos 716x100
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La vida es como una noria, da vueltas y vueltas y cambia, aunque a veces da la sensación que siempre sigue en un mismo eje, lo mismo le pasa a la feria, que aunque pasen los años, hay cosas que cambian, pero hay otras que sin darnos cuenta se mantienen en su sitio.

Todas las personas vivimos estas fiestas de una manera u otra cada uno a su ritmo, algunos asistiendo y participando en casi todas sus actividades que puede, otros viendo desde la lejanía y añoranza tiempos pasados, pero todos tenemos en nuestra retina esta feria u esta otra, donde alguna de sus actividades a quedado en nuestro recuerdo perenne.

Recogiendo la metáfora del principio y haciéndola realidad, la noria físicamente llegó por primera vez a Alcázar de San Juan cuando la feria se ubicaba en la plaza del Arenal en los años 60 como bien nos contaba hace algunos años una mujer, que la vivió en primera persona, fue un acontecimiento para la época ya que se veían “hasta los tejados de las casas”. El paso del tiempo ha conllevado también cambios en la fecha, antiguamente eran solo tres días, y modificaciones en el espacio, destacándose cuatro principales ubicaciones de la feria a lo largo de su dilatada historia, la actual plaza de España, la conjunción de plaza de Santa Quiteria- Calle La Feria- Plaza la Aduana y Arenal, la zona conocida como “el Orujo” y la actual ubicación con su correspondiente remodelación en los últimos años.

Aunque la feria de hace un siglo era diferente en muchos aspectos, el periódico local Tierra Manchega de donde hemos cogido de referencia para la realización de este artículo, y que se publicaba semanalmente los domingos, dirigido por aquel entonces por Ricardo Lizcano Barco recogía en su primer artículo que normalmente como este, se hacía con anterioridad a la celebración de la misma, donde decía literalmente: Amigo lector, cuando este número llegue a tus manos será feria. Habremos olvidado los días tristes, interminables de trabajo y de fatiga y buscaremos en estas horas de expansión y regocijo el desquite de aquellas que pasaron y de otras venideras… es curioso este primer párrafo porque se puede asemejar a cualquier saluda, que encontramos en algunos artículos y en la visión que algunas personas pueden tener de la celebración de estas fiestas en la actualidad, aunque hace un siglo en 1918 la visión era la misma, Alcázar a nivel de ocio estaba creciendo exponencialmente, pese a que estábamos en los últimos coletazos de la primera guerra mundial, el Círculo de la Unión creado en 1915 se cambiaba de ubicación, sus instalaciones se les habían quedado pequeñas, en ese mismo enclave que abandonaba La Unión, este mismo año de 1918 se inauguraba el Círculo Mercantil en el antiguo Paseo de la Estación actual Álvarez Guerra, el de La Unión bajaría unos metros para situarse en el actual Casino de Alcázar. La ciudad ya contaba con dos teatros “el Principal” situado en el ayuntamiento actual y “el Moderno” lo que luego con el tiempo cambiaría el nombre a cine Crisfel.

La feria de 1918 era de 8 a 10 de septiembre tan solo tres días, a diferencia de la actual de una semana incluyendo dos fines de semana, el cambio es sustancial en cuanto a la duración, pero la de 1918 venía protagonizada por la banda del regimiento de infantería de Asturias, que fueron los encargados de amenizar prácticamente toda la feria de este año, comenzaron a las 6 de la mañana del día 8 a tocar Diana por las calles de la población, hoy se hace a las 8 de la tarde del 1 de septiembre por la Agrupación musical de la localidad “El Perdón”, en 1918 el primer día de feria se hacía un reparto de 800 panes a los pobres de la localidad a través de una figura ya desaparecida en Alcázar como eran los Alcaldes de barrio, este año la ciudad estaba dividida en ocho distritos y cada demarcación tenía su representación institucional. A este acto le seguía la tradicional función religiosa en la Parroquia de Santa Quiteria en honor de Nuestra Señora del Rosario a cargo del cura ecónomo de la referida iglesia Miguel Alderete y Heredia.

Por la tarde del primer día de feria, se celebraba un concierto a las 6 de la tarde del citado Regimiento de Asturias en el desaparecido kiosco de la Feria que este año se celebraba en la actual Plaza de España, antigua Plaza Vieja, a las 8 de la tarde la procesión de la Virgen del Rosario que este año recorría las calles San Francisco, Canalejas, Castelar, Marina (actual Ramón y Cajal), Arjona, Aduana y Feria.

Al día siguiente se realizó otro concierto por la referida banda esta vez en el Teatro Principal, cumplimentándose el día con una corrida de novillos de la ganadería de Valentín Flores lidiados por Corcito, Cocherito de Madrid y Montañesito. Terminando el segundo día de feria, con otro concierto en el kiosco de la feria por la citada banda de Asturias, pero esta vez amenizada la velada con una preciosa colección de globos aerostáticos que se situaron frente al antiguo ayuntamiento hoy desaparecido.

El último día de feria se despidió con otros dos conciertos de la citada banda asturiana, uno por la mañana en el Teatro Moderno (cine Crisfel) y otro por la tarde en la plaza con también globos aerostáticos como en la noche anterior. También se celebro otra corrida de novillos con los diestros Pablo y Marcial Lalanda famosos en la época y la ganadería de Ildefonso Gómez de Madrid, en la ya desaparecida plaza de toros de “La Covadonga”.

Pero a este programa se cumplimentaba con varietés y actuaciones teatrales y zarzuelas en los diferentes centros de recreo “La Unión”, “Mercantil”, Teatro Principal y Teatro moderno.

Este año de 1918 según la prensa de la época había sido malo un invierno cruel, en que el pan o trigo iba a estar caro y escaso, y en el que el carbón iba a escasear también, de ahí que la feria se mostrara pobre, según el redactor de Tierra Manchega no había buenas corridas de toros, no había banda de música local y según él no había animación y alegría natural, de ahí que la feria había que vivirla desde el prisma que cada uno mire. Se suele decir siempre, que dentro de una misma ciudad hay varias ferias en una sola feria y siempre desde el punto de vista de la persona que lo haya vivido. La visión de un niño soñando la noche de antes con el juguete más codiciado o subirse en esta u otra cosa, no es la visión de unos padres o abuelos que tienen que comprarlo y sacar adelante el mes con la vuelta al cole. La visión de los niños de hace un siglo no era muy diferente a la de ahora, todos pensaban en divertirse saltando en su día sobre los tablones de la casetas que se destinaban para la feria, comer el turrón o el helado a perrilla dos, también eran comunes las celebres vistas de Cristóbal y Periquillo, los camarones, los barquillos, el tío vivo, etc.

También había gente disconforme con la situación de la ciudad incluso se hizo una cancioncilla de feria protesta este año de 1918 que decía así:

No le compres a tu novia
ni pulsera ni pendientes;
cómprale un kilo de alubias
y estará tan ricamente.
Verás como mamá suegra
si no te quiere por yerno,
rectifica desde entonces
ante obsequio tan tremendo.
No montes en los columpios
que te puedes marear
ni andes mucho por la plaza
¡porque te puedes matar!
Si vas a ver los Lalandas
mira bien los tendidos
¡como están un poco rotos…
me alegro de verte recibido…
En fin diviértete mucho
y prepara bien la bolsa
que en tiempos de guerra
están muy caras las cosas.

Feliz Feria y Fiestas 2018.

Francisco José Atienza Santiago


Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Anun tman polo 716x100
Mimq