2018pruebatalon728x90
Hor
Hor
Víctor Raúl López Ruiz | Los Lectores 12/11/2018
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Ayer se celebraba un aniversario “fracasado”, el del armisticio de la Gran Guerra, que puso fin a tantos horrores, pero no a la forma de gobierno basada en el proteccionismo y nacionalismo. En poco más de dos décadas volvían a reproducirse desavenencias que llevarían a Europa y al mundo con ella, hacia el holocausto nazi.

Cuando Schumann, el perfecto hombre europeo por su condición germano-francesa, en 1950 pronunció las palabras: “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho”, dio con la oportunidad de progreso europeísta, el final de históricas contiendas de poder. La respuesta era la cohesión, la colaboración, el entendimiento y respeto a la integridad desde el ejemplo de un eje entre vencedor y vencido, soportado en un proyecto de colaboración franco-alemán. El espíritu Schumann es el que ha propiciado el desarrollo de Europa, pero ayer en París se revivieron historias del pasado que ojalá no propicien la repetición de su desenlace.

Macrom en los Campos Elíseos, bajo el Arco del Triunfo, que en el XIX festejara las victorias militares de franceses sobre rusos y alemanes, dio con otra gran frase para analizar “el patriotismo es exactamente lo contrario del nacionalismo”. Estupefacto Trump en su mirada muestra su clara distancia con la frase, la de un presidente que se aúpa en el poder sobre el eslogan de Monroe “América para los americanos” y arbitra por un nuevo mundo en desarrollo baja el continuo contrapeso de la estabilidad de los dos bloques a modo de renovación de una nueva guerra fría con Putin como singular coautor. Europa se tambalea con los nuevos nacionalistas y populistas y el mundo con la exclusión al desarrollo como bandera.

Macrom junto a Merkel saben que están más cerca del fracaso que hace unos años, la crisis económica de la deuda y la progresión de los nacionalismos junto a populismos están drenando el sueño europeo, por no hablar del invitado de excepción que nunca quiso serlo, así lo hizo ver una vez más May que marchó a Gran Bretaña tras una visita relámpago a su país vecino sin nada que decir en el ceremonial francés, salvo que no cree en el proyecto europeo y que el BREXIT va de veras.

Netanyahu también abandonó rápidamente la Conferencia de Paz, a la que Trump directamente renunció a ir, por la nueva incursión en Gaza de su ejército, mientras todos miran hacia otro lado cuando se habla de Ucrania, Líbano o Yemen, todas con un origen común en aquel armisticio y Gran Guerra de hace 100 años.

Sólo, desazonado, más allá de repetir errores del pasado, siempre desde niño me pregunté si las sociedades no se daban cuenta de aquellos líderes que las conducían inexorablemente a la ruina social y la destrucción, como Alemania en tiempos de Hitler, creo que la respuesta es que la sociedad busca a su líder dependiendo de hacia dónde quiere avanzar, por lo que estamos ante un momento en el que sólo hemos de analizar bien a nuestros dirigentes para conocer dónde vamos como sociedad. Concluyo diciendo que no me gusta nada lo que he visto en París.

Víctor Raúl López Ruiz


Anun2 tman 716x100bbb
También te puede interesar 
 
Banner 716 x 100b