Portada
Portada
Pilar Atienza | Fotografía: Wilfrido Camacho | Provincia Ciudad Real 02/05/2019
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Peq1
Peq1
Peq2
Peq2
Peq3
Peq3
Quedan pocas horas para que Ciudad Real vuelva a convertirse en el referente mundial del vino con la celebración de FENAVIN 2019, organizada cada dos años por la Diputación Provincial y que en esta edición se celebrará entre el 7 y el 9 de mayo en la capital provincial. El vicepresidente de la Diputación, Gonzalo Redondo, ha narrado en una entrevista para manchainformacion.com todos los detalles referentes a la feria que está a punto de comenzar y que cuenta con nuevas instalaciones y mejores servicios para el expositor.

PREGUNTA.- FENAVIN, como ha venido demostrando desde la primera edición, tiene un importante impacto económico, es una feria eminentemente de negocio y una cita muy importante no sólo para la provincia de Ciudad Real, sino para el mundo entero, ¿qué cifras esperan para este 2019?

RESPUESTA.-
FENAVIN este año supera todos los registros anteriores. Parecía casi imposible superar las cifras del año 2017, pero hemos hecho de la necesidad, virtud: el Pabellón Ferial de Ciudad Real está en obras para mejorar las instalaciones y hemos incorporado nuevas carpas, en este caso diez, más el Pabellón Central, lo que facilitará que incrementemos el espacio expositivo en un 10%, con unos 33.000 metros de espacio. Eso nos va a permitir que en esta edición haya una presencia superior que hace dos años, exactamente 1.993 bodegas y cooperativas presentes.

Aun así, en la edición de 2017 se quedaron fuera 400 bodegas y cooperativas. Este año van a entrar más de 200 nombres más, aunque se han quedado fuera en torno a 350. Eso muestra que FENAVIN es una historia de éxito, porque quien prueba repite y cada año hay más solicitudes.

FENAVIN es la mayor feria de negocio del vino español y el incremento de expositores así lo acredita. Están presentes todas las comunidades autónomas, todas las denominaciones de origen y quien quiere conocer y comprar vino español, sabe que la cita de referencia es esta feria.

P.- ¿Cuál es la clave del éxito?

R.-
La clave del éxito fue cuando en 2001 Nemesio de Lara tenía claro que esta feria era de negocio: quien viene a comprar, compra, y quien viene a vender, vende. No es como otras ferias comerciales que fijan toda la estrategia en atender al expositor: nosotros no nos quedamos ahí, sino que mimamos y cuidamos al comprador, ya que éste tiene una serie de herramientas para facilitarle su tarea y las reuniones comerciales.

Esta cita bate todos los récords en cuanto a números: 1.993 expositores, 18.000 compradores y 14.000 de ellos nacionales. Se estima que se superen las 100.000 visitas de hace dos años y entendemos que de manera directa FENAVIN puede repercutir en más de 15 millones de euros y de manera indirecta, estimamos que el 10% del conjunto del vino de la provincia se puede gestionar en FENAVIN. Por tanto, es una cita que no se puede perder nadie del sector del vino, porque no solamente queremos que se haga negocio, sino que se avance en las nuevas tendencias en el mundo vitivinícola.

P.- Además de generar negocio, hay distintas actividades que se vuelcan en otros aspectos del vino, como la modernización del sector o la cultura del vino, ¿cuáles son?

R.-
Hay más de 100 actividades paralelas dentro del programa en el propio recinto de FENAVIN. Además, los meses previos ha habido actividades lúdicas que han repercutido en el conjunto de la provincia, en total 30. Estas actividades acercan el vino a no consumidores habituales a través del humor, de la moda, de la música… FENAVIN tiene actividades propias que intentan que la gente que se dedica al mundo del vino conozca las nuevas tendencias, por lo que queremos ser esa gran escuela que nos ayude a todas las personas del sector para que hagamos más músculo, para que seamos mejores y para que podamos seguir incrementando las cifras de exportación de vino.

P.- La Diputación es la que ideó FENAVIN y la que está detrás de la feria durante estos años. Como institución que es no hace negocio, pero sí contribuye a que se genere, ¿por qué mantiene el interés por promover esta feria?

R.- El vino es la joya de nuestra corona. Somos la comunidad autónoma con mayor producción de vino del país, y nuestra provincia tiene la mitad de esa producción. En el año 2001, nuestra provincia exportaba al exterior vino por un importe aproximado de unos 100 millones de euros; en estos años, hasta ahora, las exportaciones de nuestro producto estrella al exterior se han multiplicado por más de cinco gracias a FENAVIN. Por tanto, esa es la esencia de por qué la Diputación está detrás.

Nosotros no hacemos negocio con el vino, pero yéndole bien al vino, nos irá bien al conjunto de la provincia. Uno de los objetivos principales planteados en 2001 y que sigue siendo principal es que tenemos que impregnar de valor al vino, vendiendo vino de calidad, embotellado, y que el valor añadido se quede en la provincia. Ese era uno de los grandes proyectos y gracias a lo que se está innovando en la promoción de nuestro vino, a la apuesta decidida por la comercialización exterior, estamos dando la vuelta a esa dinámica y ese concepto que había de los vinos de La Mancha.

P.- Aunque ha habido momentos en los que se ha querido hacer la competencia a FENAVIN o se le ha querido restar importancia, esta Feria sigue adelante, ¿cómo se ha conseguido?

R.-
Y no sólo desde la región. Otras ciudades del país están deseando que saquemos FENAVIN de Ciudad Real y nos la llevemos, por ejemplo, a Madrid. Yo creo que tenían algo de Quijotes cuando decidieron hacer una feria en Ciudad Real, en medio de una zona productora. Es de las pocas ferias de vino que se celebran en una zona productora. Por tanto, era un reto realizarlo en la capital provincial. En su día, había en torno a siete ferias importantes de vino en el conjunto nacional, pero año tras año han ido cayendo porque a los compradores les tenía cuenta ir a FENAVIN.

Actualmente, solamente queda una sección de vino dentro de Alimentaria –que se celebra en Barcelona- y FENAVIN. Esa sección puede tener 400 expositores de vino; sólo FENAVIN tiene casi 2.000, con la mayor galería del vino del mundo, la mayor sala de catas internacional, algo que no hay en ningún sitio. De hecho, otras ferias de Italia o Alemania han copiado la estrategia de FENAVIN. La galería se ideó para que los compradores y vendedores cumpliesen las expectativas lo más rápidamente posible y de una forma anónima, sin tener la presión directa, lo que hace que las gestiones sean más fluidas.

P.- Hablando de cifras, ¿supongo que FENAVIN no se cuenta en la Diputación como un gasto, sino como una inversión?

R.-
Es una inversión muy importante teniendo en cuenta el presupuesto de la Diputación. En ocasiones mantenemos reuniones con otros dirigentes políticos y afirman que la Diputación funciona muy bien, pero tiene un presupuesto limitado, de en torno a los 110 millones de euros, muy pequeño en comparación con otras administraciones. Nuestros antecesores gestionaron bien los recursos y esa es nuestra suerte.

FENAVIN tiene un coste importante para las arcas de la Diputación, pero como dice nuestro presidente, José Manuel Caballero, no hay que confundir el valor con el precio, ya que la rentabilidad que se obtiene es muy relevante. Cada euro invertido, pueden obtener cuatro o cinco de manera directa. Por la feria pasan más de 100.000 personas que comen, que duermen… por lo que es una feria que seguiremos haciendo a pesar de que somos conscientes de las limitaciones que tiene la feria en cuanto a la estructura. Por ello, se hará desde la Diputación una inversión potente de 10 millones de euros para mejorar las instalaciones del Pabellón Ferial de Ciudad Real y, en una tercera fase, lo que haremos será invertir y crear un nuevo edificio en los terrenos colindantes. Somos conscientes de que una de las principales limitaciones es el espacio físico expositivo. Son carpas muy bien preparadas, pero no dejan de ser carpas.

La Diputación genera sinergias en lo económico, tanto para la gente que participa en la compra y venta de vino, como en el resto de la provincia y pone en el mapa a la provincia de Ciudad Real en todo el mundo. Todas las cadenas de distribución de vino del país están en FENAVIN. Siempre se celebra de martes a jueves después del puente del Primero de Mayo. En este año, se están reservando los hoteles para la edición del 2021. Es imposible encontrar una habitación en Ciudad Real capital y provincia, ya que son muchos los compradores que ya, o se van a Toledo, a Madrid o a Córdoba para alojarse porque el volumen de personas es impresionante.

P.- Además, muchos nombres importantes también participan de forma directa o indirecta en FENAVIN, como directores de medios de comunicación nacionales, escritores, artistas…

R.-
Siempre hemos querido que FENAVIN rompa la barrera del propio sector, a través de los medios de comunicación. Es importante que hablemos bien del vino y para eso necesitamos a los mejores comunicadores de nuestro país. Desde la primera edición se celebra un encuentro llamado “Los Embajadores del Vino” en el que nombramos a una serie de personas relevantes que tienen capacidad de influir en otros. En esta ocasión, habrá escritores, músicos, deportistas, comunicadores… pretendemos asociar su imagen a nuestro vino y que ellos se impregnen de él.

P.- ¿Qué retos hay por delante?

R.-
Uno de los retos que tenemos es intentar incentivar el consumidor interno, ya que somos los mayores productores y estamos a finales de los diez primeros en cuanto a consumo. Para ello, estos “influencers” nos ayudan a vender esa imagen.

P.- ¿FENAVIN ha conseguido incrementar ese consumo interno?

R.-
Muy poco. Desde el año 2017 es un aspecto que venimos trabajando. Hace unos años se puso de moda el mundo del vino, pero desde un punto de vista mucho más elitista, y eso lo que hace es que la gente normal que entendemos de vino sabiendo el que nos gusta y el que no, dé un paso atrás en cuanto al consumo de vino.

Es más fácil pedir en un bar una cerveza que pedir un vino. Tenemos que volver a adquirir las costumbres antiguas de irse de chatos antes que irse de cañas, siempre dentro de un consumo moderado de alcohol. Es importante que vayamos metiendo el vino entre los consumidores en el público en general. Para ello, citas como “1.000 no se equivocan” en Alcázar de San Juan o las catas previas de FENAVIN son fundamentales.


Manchainfo706x100 %282%29
También te puede interesar 
 
Mimq