Elis
Elis
Elisa Díaz, concejala de Equo Alcázar Vecinal | Alcázar de San Juan 18/06/2019
A3 suenos red talleres manchegos 716x100
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Las palabras que no pude pronunciar porque la recién elegida alcaldesa nos quitó la voz a toda la oposición. Las palabras que contienen las bases y los deseos para este tiempo nuevo que se inicia ahora. Hagamos de Alcázar una ciudad donde sea posible otra política.

DISCURSO PARA LA TOMA DE POSESIÓN DE CONCEJALES Y DE INVESTIDURA DE LA ALCALDESA (15 junio de 2019, Auditorio Municipal)

Señora alcaldesa, compañeros concejales y concejalas, ciudadanos y ciudadanas de Alcázar:

Comienza hoy un nuevo periodo para nuestro Ayuntamiento y para nuestra ciudad. Tenemos por delante cuatro años, un plazo inmediato para trabajar por Alcázar, consolidando las fortalezas y reformando las debilidades, uniendo esfuerzos para que Alcázar crezca y siga mejorando en todo aquello que se pueda. Felicitamos a Rosa Melchor por su investidura, que la vuelve a poner al frente de este trabajo colectivo.

En la Corporación que hoy nace, la correlación de tendencias políticas no ha variado, pero sí hay una novedad: la mayoría para gobernar solo depende de un grupo municipal. Las mayorías que se basan en un solo partido tienen beneficios para ese partido, pero no siempre son buenas para el conjunto de los ciudadanos. En ese contexto, la labor de la oposición política es determinante y una característica de la oposición aquí representada es la pluralidad.

En el Ayuntamiento de Alcázar hemos visto algunos comportamientos inadecuados. Hemos asistido a plenos en los que la burla del adversario era habitual, el desprecio era frecuente, los insultos eran demasiados, y los recordatorios de errores pasados o muy pasados han sido el único argumento. Hemos visto en ocasiones un trato despótico y pretendidamente hiriente en numerosos debates, y siempre, siempre, un afán solo electoralista en las intervenciones de quien tenía la tarea de conducir el intercambio de ideas con ecuanimidad y neutralidad.

Hemos conocido prácticas de gestión que solo buscaban el beneficio propio, y no el de la ciudad. ¡Cuántas propuestas de la oposición se han banalizado bajo una lluvia de improperios, para luego realizarse como si fueran propias! ¡Cuántos acuerdos se han sellado, sin que después se hayan querido llevar a la práctica por puro desinterés, por puro tacticismo de partido!

Se había comenzado el periodo 2015-19 con la promesa de llevar a cabo la recuperación para la ciudad de Aguas de Alcázar. En lugar de eso, se ha trabajado incansablemente para que esto se postergara. En lugar de eso, se han desbaratado todas las posibilidades de conseguirlo. En lugar de eso, se han pasado cuatro años de cambiantes promesas, siempre incumplidas. Si algún día se consigue esta remunicipalización, será por una obligación judicial, y nadie podrá decir que este Gobierno haya liderado el esfuerzo, sino que será evidente para todos que solo lo habrá hecho forzado por una sentencia y por la lucha constante de muchos alcazareños y alcazareñas.

Nuestro voto no ha sido, por tanto, para Rosa Melchor, nos ha defraudado muchas veces y nuestra confianza en ella ha ido diluyéndose hasta desaparecer.

En la otra parte del arco ideológico, los grupos de la derecha seguirán defendiendo sus posiciones sociales. Desde su perspectiva, cada persona es la única responsable de su circunstancia, ya sea muy buena, ya sea mala, ya sea muy mala. De su horizonte de planteamientos han desaparecido la solidaridad, la acogida, la integración, la lucha contra la desigualdad. Nuestras bases ideológicas están en el otro extremo y por eso mismo nuestras posiciones ideológicas serán diferentes, buscaremos la inclusión y la cohesión social, pero siempre mantendremos el respeto en la confrontación de ideas.

Durante los próximos cuatro años tendremos una voz minoritaria en la Corporación. Pero no olvidamos que esa voz tiene que transmitir el apoyo que nos han dado muchos ciudadanos. Y no olvidaremos que su voto tiene que ser no solo representado, sino también escuchado y respetado en el Ayuntamiento. Desde esta minoría vamos a desarrollar una oposición activa, de propuestas, de colaboración al bien común de nuestra ciudad.

La democracia tiene unos principios sólidos, entre los cuales destacan las formas y el respeto a las minorías. La tiranía es la eliminación de la minoría, es el encierro de su voz en una caja dentro de la cual no se puede hablar. La tiranía es no querer que se oiga la voz de todos, la imposición de la mayoría mediante el desprecio y la anulación de las minorías. Reivindicamos hoy y reivindicaremos siempre el papel activo de esa minoría, que es la palabra de muchos ciudadanos.

Y siempre fieles a su mandato, trasladaremos esa palabra a la institución municipal. Participaremos en toda la labor del Ayuntamiento, haremos que se nos escuche, pelearemos por la democracia real, tanto en la forma como en el fondo. Entendemos además que es deber del gobernante no solo permitir esa participación y esa escucha, sino provocarlas, buscarlas y añadirlas al esfuerzo de todos.

La Alcázar que nosotros defenderemos es una ciudad que sabe adaptarse a cada momento, que no tiene miedo a las transformaciones, que abraza lo que de bueno tiene el presente. Una ciudad que sabe despedirse de lo viejo, si eso viejo es también caduco. La Alcázar que propondremos es solidaria con los que la necesitan, y es integradora con los diferentes.

Hoy no podemos dar la espalda al futuro que tiene en cuenta y respeta la naturaleza. Pero sin caer en palabras vacías ni en medidas sin alcance. Queremos una ciudad que sepa ser ecologista. Solo así seremos los dueños de nuestro presente. Queremos ser autónomos en la gestión de nuestras empresas públicas, en la gestión de nuestras fuentes de energía, en la gestión de nuestra economía. Basarlo todo en las decisiones que llegan de fuera es el pasado, es adoptar posturas serviles. No creemos que solo se pueda mejorar recibiendo aportaciones subsidiarias de otras instituciones mayores.

Nosotros vamos a luchar por un futuro verde y un crecimiento integrador. No hay hoy más solución que esa, si queremos de verdad salir de la modorra en la que viven las ciudades, saltando de una fiesta a otra con la esperanza de que otros nos lo vayan pagando. Eso lleva únicamente a la dependencia. Nuestro empuje de ciudad, tantas veces demostrado, es el tesoro que nos garantiza que el empeño será exitoso.

Con estos principios, queremos ahora desear a todos los concejales y concejalas, al Gobierno y a los alcazareños y las alcazareñas, cuatro años de progreso y de transformación. Suerte y ánimo para todos.

Elisa Díaz, concejala de Equo Alcázar Vecinal


Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Anun tman polo 716x100
Mimq