San
San
Víctor Raúl López Ruiz | Los Lectores 26/07/2019
Manchainfo706x100
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Son apenas cuatro años de efectivo multipartidismo, que ha logrado convulsionar al ejecutivo y cuyas reglas sobre su investidura están dictadas en el ahora famoso artículo 99 de nuestra Carta Magna. La estabilidad parlamentaria que depende ahora de los acuerdos o pactos, ha dejado paso a tres investiduras fallidas, repetición de elecciones, moción de censura e incluso cesiones entre oponentes con la abstención como resultado. Todos estos acontecimientos tuvieron como denominador común al socialista Pedro Sánchez.

Cuando en 2016 se aliaba con Rivera, a un lado Podemos y al otro el PP, truncaron toda posibilidad de investidura, fueron entonces 131 votos a favor, sumando el de Coalición Canaria en la segunda vuelta. Ahora, sin embargo, una reedición de aquel pacto de gobierno daría mayoría absoluta y estabilidad, pero el cordón sanitario de Albert por la pugna en liderar el bloque de la derecha, lo han hecho inviable a pesar de los continuos acercamientos del PSOE, que sí que han aceptado el pacto, sin embargo, en alcaldías de Castilla-La Mancha como por ejemplo, Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

Retomando la actual situación Sánchez conocía las condiciones de sus declarados socios preferentes, ya Iglesias pidió un gobierno de coalición en 2016, primera razón de su negociación fallida. Lo de meter el zorro en el corral propio ha quedado claro después de escuchar las acusaciones en ambos sentidos, que sí el interés de Iglesias reside en un gobierno paralelo para controlar al propio gobierno, decía Lastra, o que lo que nos pretenden dar son meros ministerios decorativos lejos de la proporcionalidad conseguida en votos, por parte de Echenique.

En este cruce de acusaciones, he visto sin embargo a un Sánchez de Estado, que huye de acercarse al independentismo y reitera ahora a la derecha en sus dos vertientes moderadas que les dejen gobernar con su abstención, a cambio de pactos de Estado en la legislatura. Parece obvio que el pulso para un nuevo intento en agosto/septiembre tenderá más hacia esta vertiente. Pero el enroque de Ciudadanos no tiene ya razón de ser, ni se entiende en sus filas, han abandonado su postura de centro al perpetuar y extender sus acuerdos con VOX y cerrar todo tipo de diálogo con el PSOE, que ofrece sin éxito diversas posibilidades incluso la de la abstención que le podría dar el gobierno. El olor a tierra quemada y el desprestigio de un interés personal o al menos familiar en tocar poder, ha hecho de Iglesias otro cadáver político que sólo podría salvar a consta de una cesión en septiembre para llegar a una coalición subalterna. Sobre Casado nada hay de cómodo en la postura, el espectáculo bochornoso que se visualizó ayer le declaraba vencedor, pero sin poder constatar que es una verdadera victoria, como no tardaba en recordar Abascal tras la votación.

A pesar de contar con dos meses, la cosa no pinta bien, sólo la vuelta imposible de ciudadanos traería un gobierno factible y estable, pero pienso que muy a pesar de las presiones, sólo Podemos reculará y abrirá consultas en unas semanas para tratar una nueva investidura a fines de agosto o los primeros días de septiembre, pues el independentismo no puede reclamar un estado catalán en la diada, recuperando a sus “presos políticos” y votar en Madrid a favor de sus “verdugos” políticos.

Si me preguntan nada tengo claro, pues pude contemplar con estupor cómo Iglesias no es de fiar, con las competencias que pretende y el poco rubor que le plantea ponerlas sobre la mesa sin negociación, incluso contemplé a un PSOE que se contagiaba en esta pugna dialéctica. Por otra parte, Ciudadanos ha quedado fuera de lugar, es ya una nueva derecha y no el centro que quería liderar, el PP anda con pocas ganas de creer que las elecciones son una posibilidad, por mucho que les aseguren que habrá una gran abstención entra la población, y de Vox, pienso como Sánchez que mejor no hablar, con escuchar es suficiente.

Aún pienso que el próximo 10 de Noviembre será un día sin elecciones, pero el bloqueo de sus contendientes y la ausencia de alternativa acercan más la probabilidad. En este nuevo escenario, sin embargo, los más dañados serían Podemos y Ciudadanos, no cabe ninguna duda, por lo que el retroceso al bipartidismo sería un hecho, y la aritmética caprichosa podría conducirnos de nuevo a otro día de la marmota.

Visto lo visto, en dos semanas, no más, tendremos respuestas.

Veremos si la hormiga puede tomar vacaciones.

Víctor Raúl López Ruiz

Anun 716x100
También te puede interesar 
 
Mimq