Tobo
Tobo
manchainformacion.com | El Toboso 29/08/2019
Renting red talleres manchegos 1000x120
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Al final de la Eucaristía tuvo lugar la «Oración del Voto» que el misionero toboseño D. Miguel Ángel Lozano pronunció, en nombre de todo el pueblo y parroquia, a los pies de la imponente imagen de San Agustín, una flamante talla que se venera en la Iglesia Parroquial de El Toboso desde el siglo XVII.

La Parroquia San Antonio Abad de El Toboso (Toledo) celebró ayer, 28 de agosto, la solemnidad de San Agustín, Obispo y Doctor de la Iglesia, en el día grande de la Feria que la Patria de Dulcinea está disfrutando del 27 al 30 de este mes de agosto.

A las 20.00h de ayer tuvo lugar la Solemne Eucaristía en la seo toboseña. Presidió esta función solemne el párroco de la localidad, Rvdo. D. Juan Miguel Romeralo Santiago, quien ha dirigido un mensaje y saluda en el programa de fiestas con motivo de la Feria de San Agustín 2019 y que puede leer al final de esta noticia. Concelebró junto al párroco en al altar el misionero toboseño D. Miguel Ángel Lozano, quien además de hacer la proclamación del Evangelio de la Misa, fue el encargado de recitar la “Oración del Voto”, una plegaria con la que el pueblo y parroquia de El Toboso renueva su promesa de celebrar, año tras año, la fiesta del Santo Obispo de Hipona en agradecimiento al verse librado de una plaga de langosta desde tiempo inmemorial, motivo por el cual se celebran estas fiestas los últimos días del mes de agosto.

A este acto principal y religioso de la feria toboseña acudió la primera edil del consistorio, Dª. Pilar Arinero Gómez, acompañada de su equipo de gobierno en el Ayuntamiento de El Toboso y otras autoridades. Junto a ella, el pregonero de la Feria 2019, D. José Miguel Martínez Martínez. También, se dieron cita en la que es tenida como “La Catedral de La Mancha” las Dulcineas y damas, la mayores Ángela Cátedra Cano, Martina Gasco Alonso, Isabel Torrilas Carreño, y las infantiles Rocío Ortega Marchante, Alicia Medina Díaz y Amaia Carrasco Aparicio. La parte musical de la Misa en el día de San Agustín estuvo a cargo de la Asociación Musical Santa Cecilia de El Toboso, dirigida por su director y profesor D. Ángel Esquinas.

Los fieles toboseños abarrotaron las tres naves de la Iglesia Parroquial y entre ellos había un nutrido grupo de religiosos y religiosas, todos naturales de El Toboso, que, durante estos días, además de disfrutar unos días vacacionales en el pueblo, han tenido una reunión de convivencia.

Saluda del Párroco

“Conocerse de verdad a uno mismo no es otra cosa que oír de Dios lo que Él piensa de nosotros».

En los estudios sobre historia de la espiritualidad cristiana pacíficamente se afirma que hasta la publicación del libro “De la imitación de Cristo” de Tomás de Kempis (S. XV), y durante los mil años anteriores, la obra de espiritualidad que marcó la vida de la inmensa mayoría de los cristianos ha sido “Las confesiones” de san Agustín, diálogo abierto entre Dios y Agustín de Hipona pasados unos diez años tras su conversión.

Aunque propiamente no es un manual de espiritualidad sino un repaso a su propia vida intentando verla y valorarla desde los ojos del Omnipotente, no se puede negar que para muchos creyentes ha sido el camino por el que también han llegado a Dios, aprovechando los errores, aciertos, descubrimientos, pecados y gracias recibidas del hiponense, tan parecidos a los propios a pesar de la distancia espacio-temporal.

No se trata simplemente de un autoconocimiento, tan en boga en nuestra cultura secularizada, que se contenta, incluso cuando acude a la religión, con elevar la autoestima, llevarse bien con todos y alcanzar una felicidad intraterrenal que irremediablemente se esfuma y que de una manera simplona se identifica con una adolescencia perpetua. Todas esas piruetas quedan fuera del horizonte del santo obispo que tras su conversión sólo busca volver a colocar su corazón en el lugar del que nunca debió sacarlo, ese Corazón inmenso del Creador, si quiere que éste tenga esa paz que sólo el Resucitado puede dar. Sentirse bien, autorealizarse, vivir en la edad de pavo constante, encontrar el nirvana…no pasan de ser conceptos que llenan libros de moda, quedan muy bien en conferencias y son aplaudidos por los que buscan una pseudoreligión sin nada consistente, cierto ni duradero detrás de ella.

Ese “oír de Dios lo que Él piensa de nosotros” pasa por realidades, que éstas sí aparecen con toda claridad en el Evangelio, como: sacrificarse por amor ya que no hay verdadero amor sin sufrimiento, lucha contra el propio egocentrismo que no es sino una forma refinada de miopía, pureza de corazón como condición indispensable para ver a Dios (Mt 5, 8), amar hasta entregar la propia vida, imitando al Maestro, y no simplemente hasta que desaparezcan las “mariposas en el estómago”. Cuando un creyente ha entrado en esa batalla empieza a percibirse como es realmente, empieza a verse con los ojos de la fe, empieza a mirar con los ojos y el corazón de Dios, y empieza a descubrir que su existencia en este mundo no es un simple capricho del azar sino que ha sido soñado por Alguien a quien verdaderamente le importa la humanidad; no sólo porque es obra suya, no sólo porque seamos muy frágiles y se sienta realizado al prestarnos su ayuda, sino porque ama a cada uno como único e irrepetible y ofrece una vida plena que comienza en este mundo pero no se agota aquí.


Rvdo. Sr. D. Juan Miguel Romeralo Santiago

Cura Párroco de El Toboso
Manchainfo706x100b
También te puede interesar 
 
Mimq
loading...