Toros
Toros
manchainformacion.com | Toros 03/09/2019
Renting red talleres manchegos 1000x120
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
T1
T1
T2
T2
T3
T3
Tarde de tormenta que obligó a suspender la corrida de Feria en honor a la Virgen de las Cruces al encontrarse el ruedo impracticable tras la actuación del novillero local, Carlos Aranda. El daimieleño fue el único que tocó pelo con una oreja por su entrega y desparpajo ante la incesante lluvia que no paraba de caer en el coso. El Cid y Emilio de Justo fueron fuertemente ovacionados tras truncar sus trofeos con la espada.

Una fuerte tromba de agua provocó la suspensión del festejo taurino en Daimiel cuando ya se encontraba en su ecuador. La lluvia irrumpía al finalizar el segundo de la tarde, que deslució una faena cuajada de Emilio de Justo que fue de menos a más. Al salir el tercero, primer novillo para Carlos Aranda, la tormenta cobró intensidad y cientos de espectadores abandonaban sus localidades para cobijarse. Precisamente el daimieleño fue el único que tocó pelo consiguiendo una oreja como premio a su entrega y desparpajo ante el incesante chaparrón que se dejó sentir en el coso.

Poco a poco, Aranda fue creciéndose ante las adversidades meteorológicas, dejando algunos lances de mérito con los que consiguió meterse al poco público que quedaba en las gradas en el bolsillo. Una faena un tanto empañada por la espada, pero que no restaron ahínco en los pañuelos y los que fuertemente pidieron la oreja.

Por su parte, tanto El Cid como Emilio de Justo solo pudieron lidiar sus primeros toros. Así, Manuel Jesús no pudo despedirse de Daimiel como hubiera deseado, ya que el de Salteras se encuentra en el año del adiós, y en un año así, que está viviendo intensamente, dejó pasajes de calidad de su toreo. Templó por ambos lados a “Orador” que embestía con nobleza, aunque erró con la espada lo que hubiera sido un triunfo seguro.

Distinto fue el segundo de María Loreto Charro, que exigió a Emilio de Justo un mayor empeño para cuajar su faena. Un tercio con la muleta que fue de menos a más, su firmeza y temple le hicieron hilvanar varios derechazos profundos, empañados por algún pinchazo que también impedían el triunfo del cacereño.

El resto es historia porque, lejos de cesar, la lluvia fue a más, dejando el albero totalmente encharcado. Con la mayor parte del público en los vomitorios de la plaza resguardándose de la lluvia, las cuadrillas se marchaban a pie, en un festejo que dejaba un sabor amargo a las cerca de 2.000 personas que asistían a la plaza por un cartel y ganado que prometían.

El presidente del festejo, Plácido Sánchez, aseguró que “era una lástima que la lluvia hubiese empañado así el festejo, pero ante este tipo de inclemencias meteorológicas poco se puede hacer”. Además, el reglamento es claro, si los toreros no ven que el ruedo esté en condiciones óptimas no se puede seguir adelante, “y esta tarde la estampa que nos deja la fuerte lluvia no da cabida a ninguna duda ante la suspensión de la corrida”, concluyó Sánchez.

Manifestación antitaurina

Antes del inicio del festejo, una veintena de personas se concentraban a escasos metros de la Plaza de Toros para mostrar su postura contraria a la celebración de este tipo de festejos. Allí, uno de los organizadores, Luis Zamarreño, de la asociación antitaurina de Ciudad Real señalaba que su objeto es remover conciencias con el deseo de acabar con la muerte de unos 600 toros de lidia al año en toda la provincia en este tipo de eventos.

Asimismo, Zamarreño argumentaba que son un colectivo en contra del maltrato y asesinato de animales como los toros, reivindicando además su malestar y desacuerdo con las ayudas de la administración a este tipo de festejos.



Manchainfo706x100
También te puede interesar 
 
Mimq
loading...