Sim
Sim
Nuria Villacañas | Campo de Criptana 19/09/2019
Manchainfo706x100a
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
S1
S1
S2
S2
S3
S3
Hasta una veintena de personas, doblando con ello la plantilla habitual, trabajan estos días a pleno rendimiento en Cooperativa Nuestra Señora de Criptana – Bodegas Símbolo. Una cooperativa a la que dan vida los más de cuatrocientos cincuenta socios, quienes, con su producción, contribuirán a alcanzar los veinticinco millones de kilos, según las primeras estimaciones de la junta rectora.

Una cantidad que pese a la merma generalizada en cuanto a la producción es muy positiva tal y como afirma el presidente de Bodegas Símbolo, José Manuel Díaz-Ropero, quien asegura “que la rebaja con respecto a un año normal, ya que 2018 fue atípico en todos los sentidos, estará en torno al 15%”. De igual forma y pese a tener menos cantidad, “la calidad de la uva que está entrando es excelente. Hasta el momento y con un 40% de entrada en bodega la media del kilogrado es de 11,35 -y subiendo- frente a la media del pasado año que fue de 10,7”.

En relación a esta calidad de la uva, José Manuel Díaz-Ropero ha hecho especial hincapié, además de por las condiciones meteorológicas, al cambio de mentalidad de los agricultores, quienes, según explicaba, “cada vez tienen un mayor cuidado a la hora de utilizar tratamientos y sobre todo a la hora de la recolección del fruto”. Factores que “permiten la entrada de la uva en óptimas condiciones facilitando con ello el trabajo de técnicos y enólogos”.

Un cambio de mentalidad que también se está notando en el incremento de la entrada de varietales. Y es que, en los últimos años, según apunta, las medidas relativas a la reestructuración del viñedo están llevando a muchos agricultores a invertir en nuevas variedades como el verdejo, macabeo, petit verdot o chardonnay. Variedades que, como recuerda, “aún en alza están lejos de alcanzar al airén, variedad que predomina en nuestra zona”.



Balance y retos

Por otro lado y al margen de la intensa actividad que estos días se vive en la Cooperativa, Díaz-Ropero ha hecho un balance de los proyectos acometidos hasta ahora, así como de los éxitos conseguidos con vinos Símbolo, haciendo especial hincapié en los numerosos premios cosechados en los distintos certámenes celebrados tanto a nivel regional como nacional e internacional. Además de estos premios, recuerda que a lo largo de este año se han puesto en marcha proyectos tan importantes como la propia estación de servicio, aportando un nuevo servicio tanto a los socios como a todos los ciudadanos, la renovación de la junta rectora, la incorporación de nuevos servicios de venta ligados a otros cultivos como el cereal o ahora los frutos secos, en tanto que Bodegas Símbolo también ha entrado en esta sección en DCOOP, la propia venta de suministros y fitosanitarios o la apuesta por la tienda gourmet de la propia cooperativa. Medidas impulsadas a lo largo de este ejercicio 2019 que, como manifiesta, tendrán una continuidad en 2020. “Es nuestra intención y un objetivo en firme llevar a cabo una remodelación de nuestras instalaciones, ampliándolas e incorporando nuevas tecnologías. Queremos que Cooperativa Nuestra Señora de Criptana –Bodegas Símbolo, que actualmente está entre las diez primeras de la región, sea una referencia en Castilla-La Mancha y una bodega adaptada a las necesidades y demandas de los socios y consumidores del siglo XXI”, añadía.

Retos que José Manuel Díaz-Ropero y su junta rectora, inmersos en plena campaña vitivinícola esperan ver cumplidos “antes que después”.
A3 septiembre red talleres manchegos 716x100 noria
También te puede interesar 
 
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
Mimq