Globalcaja ico 697x90
Pleno
Pleno
manchainformacion.com | Alcázar de San Juan 18/02/2020
Bannercentral 1
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Es demasiado habitual el gesto de arrojar al suelo lo que queda de un cigarrillo apagado o sin apagar. Desgraciadamente, encontrarnos colillas de cigarrillos en nuestras calles y también en las inmediaciones de centros públicos, hospitales, ayuntamiento, instalaciones deportivas, etcétera. De hecho las colillas se han convertido en el primer residuo tóxico presente en el entorno.

Es una consecuencia más del tabaquismo que padecemos y que afecta activamente a la salud de muchas personas y pasivamente a la del resto de los que convivimos con este problema. Las colillas de cigarrillos ocupan las aceras de nuestras ciudades y nuestros espacios naturales, sobre todo los parques, las riberas de los ríos y las costas y playas de nuestro planeta. Se trata de una plaga extendida de la que va a ser muy difícil librarse.

El uso de filtro en los cigarrillos se origina en 1950 y surge como respuesta de las tabacaleras a las primeras señales de alerta ante los peligros del tabaco. Se quería incorporar esa novedad como un beneficio para la salud de los fumadores cuando en realidad lo único que procuraba era una facilidad para el momento de fumar y la consiguiente extensión del hábito a numerosas capas de la población que veían los cigarrillos con filtro con más glamour que los que no disponían de este complemento.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud y la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica han lanzado la voz de alerta y estiman que, de los 6,5 billones de cigarrillos que se consumen al año en el mundo, los restos de 4,5 billones de ellos —un filtro, un pedazo de papel y algunas hebras de tabaco junto con las sustancias y partículas que han quedado impregnadas en estos elementos fruto de la combustión— acaban en el medio ambiente.

Estas colillas están compuestas principalmente de acetato de celulosa, un plástico que tarda entre 8 y 12 años en descomponerse originando desperdicios tóxicos, puesto que los materiales presentes en las colillas se introducen en el agua y en el suelo contaminándolos.
En la Unión Europea, actualmente está en estudio una nueva normativa y se pide que los filtros se elaboren a partir de materiales biodegradables.

Por su parte, la Sociedad Española de Neumología propone luchar contra el tabaquismo con más ahínco, extender la información mediante campañas de sensibilización y regular los sistemas de recogida selectiva de colillas mediante ceniceros y contenedores.

Desde Alcázar queremos empezar a sensibilizar sobre dicho problema, proponiéndole al pleno de la Corporación municipal los siguientes acuerdos:

1. Que se extienda la información sobre los peligros derivados de la no recogida de colillas en espacios abiertos mediante campañas de sensibilización y concienciación.
2. Que, una vez concluida dicha campaña, se incluya sanción económica en la ordenanza de medio ambiente por la no recogida de residuos derivados del consumo de tabaco.
3. Que se equipe con ceniceros y contenedores los lugares de concentración de personas que incluyan a fumadores.
4. Que el Ayuntamiento coloque en las puertas e inmediaciones de sus edificios e instalaciones unos contenedores para depositar las colillas de cigarrillos que, tanto por suciedad como por impacto medioambiental, atentan contra la salud de las personas.

Equo Alcázar Vecinal

Banner 890x150 px   copia
También te puede interesar 
 
Coronavirus   mayores  728x90
loading...