Manchainformacion 716x100px gracias 2020
Pa
Pa
Víctor R López Ruiz | Los Lectores 19/02/2020
Renting red talleres manchegos 1000x120
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Cuando no sabes, debes escuchar y atender de la experiencia, de esta forma la hormiga dando vueltas por el hormiguero entrevista para aprender de los que cada día se enfrentan a una realidad de maximizar producción con costes que no paran de crecer, a precios estancados por intermediarios y grandes superficies.

Desde la cultura de un país agrario en el pasado y una región aún dependiente del sector primario, siendo urbanita, me cuesta entender como una malla de tres kilos de patatas cuesta 4 euros en el ‘super’, quizá más aún, si echo la vista atrás y recuerdo mi pasado rural, como hace muy pocos años comprándola al agricultor del pueblo directamente por ese precio tenía un saco de 50 kilos, eso sí, quizá con un poco de tierra. Pero lo que aún me cuesta más es explicarles, a mis hijas, que son un tubérculo, y que el agricultor sigue percibiendo por producir esos tres kilos, con suerte, unos 60 céntimos. Aunque alguien las lavó para mí y les puso una bolsa de plástico con una foto en dónde se habla de sostenibilidad y ecología, nos hemos vuelto locos y mis hijas, claro, no lo entienden.

Algunas cosas que me han quedado más claras, hablando del tema, es cómo en estos últimos años de europeísmo hemos sido testigos mudos de una PAC que subvenciona pero de forma desigual, premiando a las grandes propiedades, a un sistema que busca maximizar producción ante oligopolios que marcan el precio, que provocan el exceso de consumo de agua, esa que se nos va a Murcia, fertilizantes, sulfitos, amarrando corderos en granjas para que engorden más aprisa, pudiendo entonces cobrar unos 40€, con un margen de apenas 3 kilos de patatas, pollos en jaulas o cerdos apiñados en macro-granjas, cebados a embudo.

El agricultor cuenta a su favor con un sindicalismo poco especializado, sin estrategias para enfrentar a las distribuidoras, que son las que marcan el precio dejando márgenes mínimos, cooperativas que poco a poco ceden ante el nuevo mercado de las grandes empresas, y mientras, desde la ciudad nos marcamos horizontes de sostenibilidad, e incluso estrategias sobre la España agraria, ahora ‘vaciada’, ante la que los propios agricultores claudican como última generación.

Los costes soportados siguen aumentando, pero los precios siguen controlados por intermediarios y grandes superficies, las inspecciones de trabajo hacen inviables prácticas cotidianas en cualquier otro sector, provocando la renuncia de muchos pequeños agricultores a continuar con su producción.

Algunas cuestiones pueden cambiarse y pocas salidas se ofrecen salvo la tan de moda fuerza bruta en revueltas, que, por cierto, tan buenos frutos le ha dado al independentismo al que se le saca de la cárcel impunemente y se le permite fijar criterios de gobierno en una mesa, pero esa es otra historia, ¿no?

Veamos el foco del problema, busquemos soluciones con otro tipo de economía, seamos de una vez sostenibles. El campo agoniza, al igual que el mar, y no se soluciona cobrando las bolsas de plástico al consumidor final.

PD: Dedicado al trabajo de tantos agricultores, entre ellos a mi amigo Benito.

Víctor R López Ruiz


Mimq
También te puede interesar 
 
loading...