Diaregion 728x90
Portada
Portada
Nuria Villacañas | Castilla-La Mancha 31/03/2020
Bannercentral 1 ozono 70
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
En estos días en los que contagiados y fallecidos se cuentan por miles. En estos días en los que la desolación, la impotencia, la rabia y el dolor se apoderan de nuestros corazones y nuestras mentes porque ya ponemos cara a quienes han dejado este mundo en circunstancias dramáticas; porque vemos y oímos la desesperación de familiares y de sanitarios que hacen frente, con recursos insuficientes, a este enemigo invisible y porque vemos como este mal virus, este COVID-19, no entiende de edades ni de géneros, aportamos un poco de luz a tanta oscuridad.

No hablaremos de cifras de contagiados y ni fallecidos. Lamentablemente las conocemos y son demasiado elevadas y demasiado dolorosas para seguir haciendo hincapié en ellas. Hablaremos de esperanza y de las 296 personas hospitalizadas que ya han sido dadas de alta en nuestra región, así como de las otras miles que desde sus hogares han sido capaces de vencer al COVID-19.

Personas con nombre y apellidos. Personas como Agustín Clemente, quien a sus 99 años y tras estar una estancia en el Hospital de Villarrobledo, le ha ganado el pulso a este mal bicho que quiere apoderarse de una sociedad que no se dejará amedrentar por sus tentáculos. Personas, cuyos testimonios, abren esa puerta a la esperanza y dan aliento a quienes todavía hoy, lamentablemente, siguen librando su particular batalla.

“Yo vencí al coronavirus”

Agustín Clemente, natural de Villarrobledo, a sus 99 años, disfruta, tal y como nos ha contado su hija, Mª José, de un merecido descanso en casa, tras su paso por el hospital.
“El pasado 15 de marzo, tras varios días con molestias, llevamos a mi padre a urgencias. Una vez allí, activado el protocolo y realizadas las pruebas, el diagnóstico fue contundente y demoledor. Es positivo en coronavirus. Lo primero que pensé, tras sufrir un ataque de ansiedad, fue: mi padre es mayor y tiene coronavirus morirá…”. Un pensamiento muy común en la mayor parte de las personas contagiadas. Sin embargo, hoy Agustín es una de las personas que han salido victoriosas de este mal. Hoy, tal y como relata su hija, “vive en casa, goza de buena salud y mantiene un ánimo excelente, aunque mantiene y mantenemos todas las medidas de higiene y seguridad que marca el protocolo”. “Mi padre, su fortaleza mental y física, ha roto los esquemas. Él ha vencido al coronavirus”, asegura.



"Es duro pero no hay que perder ni la fe ni la esperanza"

Gregorio, Mª José, David y Gonzalo son una familia de Campo de Criptana donde tres de sus cuatro miembros han pasado el coronavirus en casa. Mª José, primera en contagiarse, cuenta como el 13 de marzo empezó a sentirse mal – fiebre, tos, ahogo y agotamiento-. “Una sensación de malestar, sumada a un miedo atroz, que se apodera de tu cuerpo y de tu mente sabiendo que estás contagiada”. “Cumplí con todo el protocolo y pese a ello mi marido y mi hijo también lo cogieron”. “Desde entonces vivimos recluidos en nuestra casa. Lo hemos pasado y lo hemos superado. Sin embargo y una vez que hemos conseguido salir de esta pesadilla, de la que se puede salir, es necesario que se hagan los test, a nosotros nadie nos los ha hecho. Es importante que se hagan y es importante extremar las precauciones”.

Ahora y después de 20 días, Mª José, todavía con recelo, lanza un mensaje de esperanza a quienes siguen padeciéndolo y espera que su caso y el de su familia puedan servir de ejemplo y, sobre todo, que su plasma pueda ser utilizado por la ciencia y la sanidad para encontrar un solución a este COVID-19.



“El ánimo es el 50% de la recuperación”

Otras personas con las que hemos contactado, en este caso una técnico en cuidados de enfermería del Hospital La Mancha Centro, quien por otro lado quiere preservar su identidad, asegura que “estar confinada en tu casa sin saber si eres positivo o no porque no te han hecho el test pero, como profesional sabes que estás contagiada, es muy duro. Es importante para todas las personas que lo hemos pasado y que hemos estado en aislamiento domiciliario cumplir estrictamente con el protocolo de actuación extremando todas las medidas”. En esta línea y ante el malestar físico y mental y las dolencias derivadas del virus, M, vamos a llamarla así, cuenta que “el ánimo es un 50% de la recuperación pues está comprobado científicamente que la ansiedad y el estrés merman nuestras defensas y por tanto perjudican notablemente nuestro sistema inmunológico. Por ello, aunque sea duro, hay que tener pensamientos positivos. “Para mí como sanitaria, al igual que para todo el personal del Hospital, es una alegría saber que pese a los casos que hay cada vez son más las altas de nuestros pacientes y eso es un estímulo tanto a nivel personal como colectivo”. “Podemos vencer al COVID-19”, asegura.



“Al hospital sólo cuando no puedas respirar”

Otra sanitaria, en este caso especializada en fisioterapia, quien también prefiere que no digamos su nombre, ha sido una de las afortunadas en contar con el test, al ser una de las primeras que presentó síntomas en el Mancha Centro. Ella, tras dar positivo y a la espera de un nuevo test que permita su reincorporación, lleva en aislamiento domiciliario desde el pasado 17 de marzo. Ella, la llamaremos S, asegura que “son sensaciones muy malas, tanto a nivel físico como metal. El miedo y la ansiedad se apoderan de ti. Sin embargo, ante esta situación y tras el confinamiento te das cuenta que lo mejor, siempre y cuando presentes síntomas leves, es estar en casa, por muy duro que resulte pensarlo y decirlo. Al hospital sólo hay que acudir cuando te falte la respiración y cuando notes que tu estado empeora notablemente”. “Digo lo de estar en casa porque al fin y al cabo puedes estar, aunque sea separados por una puerta, rodeada de tu familia. El estar acompañado por tus hijos y tu marido genera sensación de bienestar y eso es fundamental para hacer frente al virus. Hay que mantener pensamientos positivos, mantener la calma y cumplir al cien por cien las medidas de higiene y seguridad para ganarle el pulso a la enfermedad”.

“Es una enfermedad muy dura”, asegura, “Una enfermedad a la que no estábamos preparados pero es cierto que pese a las elevadas cifras de contagio y fallecimientos también hay cifras de altas y recuperaciones que nos abren una puerta a la esperanza”.



Son testimonios de personas que dan luz a la oscura situación que nos está tocando vivir. Una luz de superación y un canto a la vida que también se refleja en las muestras de solidaridad de la ciudadanía, en el esfuerzo y sacrificio de todo el personal sanitario y de tantos otros sectores de actividad que siguen en primera línea.

Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Manchainfo706x100
loading...