8 728x90
Portada
Portada
Nuria Villacañas | Castilla-La Mancha 29/05/2020
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Casi 42 años desde que el 15 de noviembre de 1978 el Boletín Oficial del Estado publicara, según datos recogidos del extracto del Estatuto de Autonomía, el Real Decreto-Ley sobre el régimen preautonómico de la Región castellano-manchega, documento del que se desprenden interesantes datos sobre la historia más reciente de nuestra Región.

En él se recogen informaciones relevantes como que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se reunía por vez primera un 11 de diciembre de 1978 en la Iglesia de San Agustín de la ciudad de Almagro, tras confirmarse la Comunidad Autónoma de acuerdo al artículo 143 de la Constitución. Una iniciativa que contó con la aprobación de 764 municipios, el no de 25 y la abstención de 126 de los 915 que conforman la Región.

Iniciados estos primeros pasos de la democracia en España y por tanto en Castilla-La Mancha, tenía lugar en Manzanares, un 21 de junio de 1981, la primera reunión para la elaboración del Estatuto de Autonomía, tras la constitución de la Asamblea formada por 160 representantes. Un proyecto de Estatuto aprobado en diciembre de ese mismo año para ser remitido a las Cortes Generales y su consecuente tramitación como Ley Orgánica.

Tras varios debates, no exentos de polémica, y su posterior paso por la Comisión Constitucional del Congreso, el Pleno, con 244 votos favorables, 18 negativos, 4 abstenciones y 1 voto nulo, aprobó el 10 de agosto de 1982, según la Ley Orgánica 9/1982, el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, entrando en vigor el 17 de agosto de ese mismo año.

Con el Estatuto de Autonomía en vigor el 15 de septiembre, la disolución del Ente Preautonómico, la convocatoria de elecciones generales del 82 y las elecciones del 8 de mayo del 83, las Cortes de Castilla-La Mancha celebraron su sesión constitutiva el día 31 de mayo de 1983, invistiendo como Presidente de la Junta de Comunidades a D. José Bono Martínez el 6 de junio.

37 años de Estatuto de Autonomía. 37 años de historia de una región, Castilla-La Mancha, que está inmersa en su décima legislatura siendo Emiliano García Page, presidente de la Junta de Comunidades, y Pablo Bellido el de las Cortes Regionales.

CORTES DE CASTILLA-LA MANCHA



PREGUNTA -Décimo presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha. Desde su posición al frente de esta Institución, ¿cómo ha visto su evolución en estos casi 40 años?

RESPUESTA- La evolución ha sido muy positiva. Si echamos la vista atrás podemos afirmar con rotundidad que hoy vivimos mejor que entonces y que Castilla-La Mancha tiene voz en el conjunto de España. Gracias al esfuerzo y al trabajo hoy nuestros pueblos están mejor. La democracia, la autonomía y la integración en Europa han sido elementos fundamentales para el desarrollo de la sociedad castellano manchega.

P.- Vivimos tiempos convulsos en los que hay voces críticas en torno a la función de determinadas instituciones. En esta línea y en defensa de la que preside, ¿qué papel juegan las Cortes de Castilla-La Mancha en nuestro devenir?

R.- Las Cortes regionales son el órgano que representa a la sociedad. Son los representantes del pueblo. El Gobierno es elegido por las Cortes: los ciudadanos eligen a sus representantes, a sus delegados y nos dan la función de tomar las decisiones más importantes que afectan a los servicios públicos encomendados y, por tanto, nuestra función es responder ante esas cuestiones. Somos además la Cámara legislativa, hacemos las leyes que afectan a la región en materias tan importantes como la Sanidad, la Educación, los Servicios Sociales, Medio Ambiente, infraestructuras energéticas… Los 33 diputados y diputadas somos unos privilegiados porque representamos a 2 millones de personas de nuestra tierra, siendo además, que muy pocas veces se dice, las Cortes más baratas y austeras y las más productivas, porque somos las Cortes que más leyes ha aprobado en lo que llevamos de legislatura y las que más han salido adelante por unanimidad, algo que habla muy bien de nuestros representantes públicos.



P.- En materia legislativa y en medio de la crisis sanitaria que atravesamos, ¿qué leyes se han aprobado en este tiempo y qué papel ha tenido la Cámara?

R.- Las Cortes se adaptan a las necesidades de la sociedad en cada momento. Gestionamos la crisis anterior encaminando nuestras acciones hacia la recuperación y ahora tenemos que adaptarnos a la nueva crisis que ya está aquí. Una de las funciones de las Cortes ha sido el control al Gobierno, pero además de eso lógicamente tenemos muchas materias que abordar y dentro de poco veremos leyes muy importantes para afrontar nuestra recuperación social y económica. Las Cortes, desde la perspectiva legislativa y normativa, tendremos que adaptar nuestro marco a la nueva situación, ya que éste es un bache que no esperábamos. Pensábamos que iba a ser una legislatura de recuperación económica más dulce pero desafortunadamente no va a ser así.

P.- Destaca la unanimidad y la cantidad de leyes aprobadas lo cual es satisfactorio. Sin embargo, a menudo el debate bronco de las sesiones deja en segundo plano esas medidas. ¿Cómo actúa en estos casos el presidente y cómo ve la imagen que a veces vemos en los medios?

R.- Vivimos un momento de crispación política que a mí personalmente me desalienta. Los que estamos en política con el ánimo de ayudar a las personas a las que representamos, la crítica por la crítica nos desalienta. Hemos tenido una parte de legislatura muy positiva, y teniendo en cuenta que el Gobierno podría no escuchar a nadie con su mayoría absoluta, ha sido generoso y ha escuchado a los demás. En este momento el clima ha cambiado y lamentablemente desde una parte de la oposición se está más en servirse de la pandemia, en aprovecharse de esta situación tan dramática para beneficio propio, algo que me duele y me irrita. Agitar la calle y crispar en la prensa es muy desaconsejable y quien no esté para ayudar no tiene en este momento encaje. No es el momento de la crítica por la crítica sino de las propuestas concretas.

P.- ¿Esa crispación en el debate se traslada también fuera del propio salón de plenos?

R.- Lógicamente la relación es muy educada y cordial y los afectos nada tienen que ver con las discrepancias. Cada uno de nosotros tenemos familiares y amistades que no comparten nuestra ideología, y sin embargo no por eso dejo de quererles, todo lo contrario. Tengo una magnífica relación personal con otros políticos porque, ante todo, somos personas. Eso sí, cuando defendemos nuestras ideas lo hacemos con pasión pero también con respeto. La sociedad espera de nosotros la gran revolución del respeto, sin intolerancia y sin crispar a la sociedad.

P.- Cómo presidente de las Cortes, ¿de qué se siente orgullo Pablo Bellido?

R.- Principalmente de cómo ha sido el año 2019, destacando la generosidad de la oposición haciendo propuestas, ya que hemos demostrado que otra situación es posible aquí en la región. No hay que dejarse atrapar por bajas pasiones o intereses personales o partidarios. Yo me siento muy orgulloso de que eso ha sido así durante una buena parte de este pequeño tramo de legislatura y creo que quienes están en la oposición ganan cuando hacen propuestas y viceversa. Hay una parte de la oposición, Ciudadanos, que ha unido su mano a la del gobierno regional para construir y hay quien ha contestado con un manotazo a la mano tendida. Yo quiero que nos pongamos a buscar soluciones, porque hay espacio para la esperanza y para salir adelante.



P.- Finalmente, el futuro es incierto pero como en todo siempre hay que tener esperanza. ¿Qué mensaje puede trasladarle a la sociedad castellano manchega ahora que celebraremos nuestro Día de la Región?

R.- Se puede conciliar un mensaje de duelo y respeto con un mensaje de esperanza porque nuestra región tiene mucho futuro y mucho que mostrar. Estos años hemos demostrado que se puede hacer un milagro entre todos. Una región históricamente pobre y olvidada ha dado un enorme salto de calidad, ¿por qué no pensar que en próximos años seguiremos avanzando en respeto y oportunidades para nuestros jóvenes, en mayor autonomía para nuestros recursos naturales, en mejor turismo y calidad de vida? Yo tengo mucha esperanza en la región porque tenemos razones para confiar. Hace falta que dejemos de lado las diferencias y que recuperemos la esencia por la que nos dedicamos al servicio público. Si unimos nuestras fuerzas, Castilla-La Mancha tiene un gran futuro.





Manchainfo706x100a
También te puede interesar 
 
Mimq
loading...