P. Atienza | manchainformacion.com | Fotos: Wilfrido Santiago Camacho | Puerto Lápice 25/11/2013
El Restaurante Venta del Quijote de Puerto Lápice (Ciudad Real) ha inaugurado un nuevo espacio expositivo dedicado al Ingenioso Hidalgo que pretende ser el primero de un conjunto temático cultural con obras de interés turístico. “Don Quijote de La Mancha, visiones” es una muestra en la que hay reproducciones de la obra de Cervantes, la recreación de la sala en la que Alonso Quijano leía, aunque destaca principalmente la tercera parte de la exposición en la que se muestra la serie “Don Quijote con alma búlgara”, del artista Valentín Kovatchev.
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Próximo a la celebración del 50 aniversario del afamado restaurante Venta del Quijote, su propietario Juan Ignacio Legorburu ha querido implementar el conocido servicio que ya tiene con una exposición sobre la figura del más destacado personaje que creara Cervantes. “Don Quijote de La Mancha, visiones”, es la primera iniciativa de una serie con la que pretende convertir este lugar en un “centro temático cultural con obras de interés turístico”.

La exposición se inicia con una cuidada selección de ilustraciones y ediciones del Quijote desde el siglo XVII al siglo XX a cargo de autores tan importantes como Doré, Schlotter o Dalí, y con una representación de la estancia del Quijote con muebles de la época y la presencia de una figura suya a tamaño real que muestra su locura por la lectura, tal y como explicó el comisario de la exposición, Juan Carlos Solís.

La tercera sala está reservada a la figura del Quijote Universal a través de una serie de representaciones que van desde un Quijote Samurai hasta uno mestizo representado por artistas cubanos. Pero el plato fuerte de la muestra es la obra del artista hispano-búlgaro Valentín Kovatchev y su serie "Don Qujote con alma búlgara”. Inspirado en la figura del rey Simeón de Bulgaria, sus pinturas evocan un Quijote realista que al mismo tiempo se acerca a figuras más espirituales y evocadoras, como puede observarse en los grabados que ha realizado al aguafuerte, con una técnica propia de este prestigioso autor que lleva más de 50 años pintando.

En presencia de numerosas personalidades y autoridades, entre las que se encontraban la alcaldesa de Puerto Lápice, María Jesús López o el cónsul y ministro consejero delegado de Bulgaria en España, Kovatchev quiso parafrasear al rey Simeón de Bulgaria para decir que “incrementar las relaciones culturales entre los pueblos es la mejor manera de crear vínculos de amistad y confianza”.

La alcaldesa subrayó la importancia de esta exposición permanente para Puerto Lápice, porque “nos proyecta no sólo a nivel nacional, sino también internacionalmente”, por lo que agradeció a Legorburu que continúe con el negocio familiar que ya llevaba su padre y que, además de conservar la tradición de un restaurante que es referencia y que va ligado a este pueblo, añada otras novedades como esta exposición. “Los porteños debemos agradecerle que siga adelante con la Venta del Quijote, porque eso es vida para esta localidad”.
También te puede interesar