Nuria Villacañas | Empresa y Formación 05/05/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
“Jóvenes aunque sobradamente preparados”. Una expresión popularizada hace unos años que hoy recuperamos a través de Manuela Mena, cuya formación y experiencia profesional la convierten en el mejor ejemplo de persona ‘JASP’.

Licenciada en Traducción e Interpretación (UCM), Máster en Neuropsicología (UNIR), poseedora del Certificate in English Language Teaching to Adults (CELTA) de Cambridge y Experta en Docencia Online por la UNIR, Manuela Mena comparte esta formación y sus conocimientos a través de la dirección de la consultora educativa www.feelthelanguage y de la escuela de idiomas ‘The Language House’ de Campo de Criptana. Dirección que compagina con la docencia en el Máster de Didáctica del español de la Universidad de Nebrija y en el Máster Internacional para Profesores en la Universidad de Lenguas Aplicadas del Múnich (SDI).

Un amplio bagaje formativo y profesional al que se suma el recién conseguido accésit en la modalidad de Educación y Nuevas Tecnologías en el Premio Estudios Financieros 2020 por su trabajo ‘Design Thinking: un enfoque educativo en el aula de segundas lenguas en la era pos- COVID-19’.

Con Manuela Mena hemos hablado para conocer su opinión sobre la formación en idiomas, su importancia y sobre la dificultad que entraña su aprendizaje.




¿Qué papel juegan las enseñanzas en idiomas dentro de la oferta educativa actual?

En una sociedad global e interconectada como en la que nos encontramos actualmente, el conocimiento de lenguas es la única opción de formar ciudadanos que aspiren a poder ejercer sus derechos y vivir de forma plena.

La globalización económica y tecnológica ha transformado notablemente diferentes aspectos de nuestra sociedad y ha generado una necesidad por recurrir a un idioma común que nos permita comunicarnos con individuos fuera de nuestras fronteras. En esta búsqueda por un idioma común que facilite la comunicación, la lengua inglesa se ha postulado como la más relevante y de mayor repercusión.

El conocimiento del inglés resulta determinante en la mejora de la empleabilidad y la productividad en una sociedad globalizada e inmersa en un proceso de reformas estructurales para hacer frente al desarrollo de un nuevo modelo social y económico. La competencia en idiomas deja de ser, pues, un valor añadido para convertirse en una necesidad esencial para hacer frente a los retos económicos, sociales y educativos actuales.

Esta realidad también se ha traducido en un esfuerzo por parte de los gobiernos por generar un sistema de enseñanza bilingüe, lo que, a su vez, ha hecho proliferar planes de estudios, centros de idiomas, currículos escolares y otras actividades formativas cuya misión principal es mejorar el nivel de competencia de inglés.

¿Es acertado la introducción de asignaturas curriculares en otro idioma dentro de la Educación Primaria?

Lo ideal sería implementar un sistema de enseñanza bilingüe cuanto antes para asegurarnos de que nuestros pequeños y jóvenes alcanzan un nivel de competencia que les permita comunicarse de manera fluida y natural durante los primeros años de vida. Este sistema de enseñanza bilingüe -que no bilingüismo, como popularmente se le denomina de manera errónea-, requiere, no obstante, de enormes esfuerzos por parte de los diferentes agentes de la comunidad educativa y de una gran inversión económica en planes formativos para el profesorado, así como contratos de profesores nativos para su correcta y adecuada implementación.

Aventurarse a decir si el sistema educativo bilingüe actual funciona o no sería un tanto arriesgado, pues hasta hoy no se han realizado estudios comparativos para determinar si realmente los estudiantes que se benefician de este tipo de enseñanza tienen un nivel de competencia superior a aquellos que optan por estudiar las asignaturas en español.

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo aprender un segundo idioma?

Las principales barreras que existen son de tipo cultural y educativo, no genético, como mucha gente tiende a creer. Uno de los principales factores que juega en nuestra contra es el gran sentido del ridículo que tenemos. La segunda de las razones por la que nos cuesta aprender es porque tradicionalmente la enseñanza se ha centrado en el estudio de la lengua y de su gramática, no en la comunicación. También, el hecho de que la mayoría de los canales de televisión y películas estén dobladas contribuye a crear una cultura monolingüe. Pese a que la tendencia a doblar parece estar desapareciendo progresivamente, esta actitud que hemos mantenido durante años es un reflejo de nuestro rechazo hacia todo lo que ‘viene de fuera’, lo cual evidencia una barrera cultura y psicológica que nos predispone a rechazar, de manera inconsciente, otras lenguas y culturas.



Actualmente dirige la consultora educativa www.feelthelanguage y la escuela de idiomas The Language House de Campo de Criptana. ¿Qué servicios ofrece al ciudadano en cada uno de los casos?

La empresa feelthelanguage.com ofrece servicios enfocados a la traducción e interpretación para empresas y particulares, a la formación a profesorado, a la consultoría educativa en materia de enseñanza de idiomas para aquellas empresas que necesiten orientación con la gestión de sus proyectos lingüísticos y a la organización de cursos de inmersión en España y en el extranjero.

The Language House, por su parte, ofrece cursos de idiomas (inglés, español, alemán y francés) con tres objetivos fundamentales; por un lado, mejorar la competencia comunicativa a fin de que los estudiantes puedan manejarse con soltura y fluidez en cualquier contexto y en cualquier idioma, acercarlos a la cultura de las lenguas objeto de aprendizaje y prepararlos para que superen con éxito las pruebas de acreditación lingüística a las que decidan presentarse para obtener una titulación oficial.

Recientemente ha sido galardonada con un accésit en los premios nacionales de investigación promovidos por CEF-UDIMA por su trabajo sobre Design Thinking, empatía y enseñanza en línea. ¿En qué ha consistido este trabajo? ¿Qué supone conseguir este reconocimiento?

Durante el confinamiento que se produjo tras el decreto del primer estado de alarma, las clases en The Language House pasaron a ser predominantemente online. Este cambio precipitado en el modelo de enseñanza me hizo reflexionar mucho sobre cómo debía producirse el aprendizaje en línea de una segunda lengua: el tipo de materiales, contenidos y herramientas que debían implementarse para que los estudiantes pudieran aprender de manera significativa.

De ese largo y meticuloso proceso de reflexión nació el proyecto con el que me presenté a los premios de investigación nacional promovidos por el Centro de Estudios Financieros en conjunción con la UDIMA, basado, fundamentalmente, en el desarrollo de la empatía y la competencia comunicativa en lengua inglesa en entornos de enseñanza online.

Ser galardonada con uno de los accésits confirma que, efectivamente, la línea metodológica que seguimos en The Language House en relación a la enseñanza en línea es la acertada y que es posible conseguir resultados muy positivos también cuando se estudia en entornos virtuales.

Por otro lado, el premio supone un reconocimiento al trabajo de investigación e innovación que venimos realizando en The Language House y un importante impulso económico que ya hemos empleado en la formación en competencias digitales de nuestro profesorado.


También te puede interesar