manchainformacion.com | Daimiel 12/05/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Estos pozos aportarán un caudal de 1 m3/s durante ocho horas diarias a lo largo de los próximos diez días para ralentizar la desecación de la zona inundada entre el Molino de Molemocho y el Ojillo

La tendencia descendente de la superficie encharcada del Parque Nacional -220 hectáreas actualmente- se debe al incremento de la evapotranspiración provocada por el aumento de las temperaturas


Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha ha acordado la puesta en servicio de la batería de sondeos de emergencia del Parque Nacional Las Tablas de Daimiel desde hoy y durante los próximos diez días, con el objetivo de ralentizar el proceso de desecación de la zona inundada comprendida entre el Molino de Molemocho y el Ojillo.

La puesta en marcha de estos pozos, que aportarán un caudal de 1 m3/s durante ocho horas diarias, permitirá que se completen los ciclos biológicos de la biocenosis presente en este espacio natural, tanto de la fauna como de la flora.

UNA ESCASA SUPERFICIE INUNDADA

En estos momentos, el Parque Nacional presenta una escasa superficie inundada: 220 hectáreas focalizadas en la zona de turbas asociadas al cauce del río Guadiana. A esta situación se suma la tendencia descendente de la superficie encharcada, causada por el incremento de la evapotranspiración provocada por el aumento de las temperaturas.

En la zona inundada comprendida entre el Molino de Molemocho y el paraje del Ojillo han aflorado praderas de carófitos (plantas acuáticas conocidas como ovas) y una buena nidificación de aves acuáticas como pato colorado (Netta rufina), porrón común (Aythya ferina), focha común (Fulica rufa) o morito (Plegadis falcinellus), entre otras.

De mantenerse la tendencia descendente de la inundación, se comprometería la nidificación de las aves presente en la zona y la posibilidad que las plantas acuáticas finalizasen su ciclo vital, produciendo esporas que permitan su regeneración futura.


También te puede interesar