Cristina Jorreto Coya | Salud & Nutrición & Belleza 14/05/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Las dietas, como tantas cosas hoy en día, también pueden ser tendencia. Actualmente, seguimos el día a día de la gente, a través de redes sociales y cuando alguna dieta empieza a tener muchos seguidores se pone de MODA.

Aunque en la actualidad se habla de un número interminable de dietas, indiscutiblemente las que ocupan el top son dos: el ayuno intermitente y la dieta ceto.

AYUNO INTERMITENTE

Lo primero es aclarar que no es ninguna dieta, sino una ESTRATEGIA NUTRICIONAL, que consiste en limitar las horas en que se pueden ingerir alimentos.

Es decir, se establecen ventanas de alimentación a lo largo del día en las que comemos. Se puede adaptar a cualquier tipo de dieta, y de ella va a depender comer bien o mal y adelgazar o no adelgazar, no las horas de ayuno.

Si en las horas en las que comemos lo hacemos continuamente y sin ningún tipo de control no adelgazáremos.

Existen varios tipos de ayuno intermitente:

- 12/12 (12h de ayuno y 12h ventana de alimentación). Está bien para iniciarse en el ayuno. Ej: a las 8h de sueño le unimos 2h por delante (adelantando la cena) y 2h por detrás (retrasando el desayuno) y obtenemos las 12h de ayuno.

- 16/8 (16h de ayuno y 8h ventana de alimentación). Este es el que más se practica.

- 24h de ayuno sin ingesta sólida. Se suele hacer 1/semana, 1/mes....

- Ayuno en días alternos, 1 día dieta normocalorica – 1 día de 500-800Kcal en ingesta única.

- Eat-stop-eat, ayuno de 24h en días alternos.

- Semiayuno, baja intensidad calórica durante 4-5 días (1 día 1100Kcal y 2º,3º,4º 5º 700Kcal) y repetir 1/mes, 1/2-3 meses...

Durante el ayuno se puede tomar agua, café, té, infusiones sin azúcar, caldo de carne o verduras (sólo caldo).

El ayuno intermitente puede reportar beneficios para la salud como una mejora del perfil lipídico y de la sensibilidad a la insulina, así como una reducción de la inflamación.

No hay que olvidar sin embargos sus potenciales inconvenientes como carencias nutricionales, cefaleas, mareos y deshidratación

DIETA CETO

Consiste, básicamente, en una ingesta MUY BAJA en hidratos de carbono (5-10%), ALTA en grasas (60-75%) y MODERADA en proteínas (20-30%).

Al reducir tanto los hidratos de carbono, desaparece el combustible principal de las células, de forma que el metabolismo se ve obligado a utilizar las grasas para obtener energía. Estas grasas generan cuerpos cetónicos, que son la fuente de energía alternativa a los hidratos de carbono para las células.

Esta dieta ayuda a perder grasa porque, aunque es una ruta metabólica lenta, necesita grandes cantidades de grasa para obtener la misma energía que obtendría de los hidratos de carbono.

Se trata de una dieta desequilibrada en la que se eliminan grupos de alimentos importantes (cerales y derivados, legumbres, la mayoría de las frutas, verduras y tubérculos).

Se ingieren, sobre todo, alimentos de origen animal, de elevado contenido en grasa y proteína (carne, pescado huevo, marisco leche entera y queso) y vegetales altos en grasa (aceite de oliva, frutos secos, semillas y mantequilla de cacahuete).

Es una dieta saciante, ya que los cuerpos cetónicos en sangre tienden a disminuir el apetito.

Puede presentar una serie de riesgos: carencia de vitaminas y minerales, cetoacidosis (disminuye el pH y puede afectar al transporte de oxígeno), estreñimiento, mal aliento e irritabilidad.

Podemos concluir diciendo que el tipo de dieta que llevemos va a influir directamente en nuestra salud, por eso, no es inteligente dejarse llevar por una MODA, y no por lo que los expertos nos puedan recomendar.


Cristina Jorreto Coya
Farmacéutica comunitaria y nutricionista de Almagro
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real



También te puede interesar