manchainformacion.com | Los Lectores 05/06/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
En noviembre de 2015 el Ayuntamiento se mostraba preocupado por el cambio climático por las consecuencias graves e irreversibles para el planeta a no ser que se comenzaran a tomar medidas urgentes. En la moción institucional Contra el cambio climático, se proponían los siguientes compromisos:

1. A la mayor brevedad posible, convertir en un municipio sostenible estableciendo entre otros objetivos que todos los suministros energéticos municipales estén basados únicamente en energías renovables.

2. Elaboren un plan de choque para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, realizando planes de actuación para reducir sus emisiones y poniendo en marcha medidas de impulso a la movilidad a pie, en bicicleta y en transporte público, reduciendo drásticamente el uso del automóvil.

3. Introducir en las ordenanzas municipales criterios de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático, no solo en la actuación municipal sino también en la adjudicación de servicios, de forma que se priorice estos criterios frente a los economicistas.

4. Se aumenten progresivamente las capacidades del ayuntamiento para hacer frente a las consecuencias del cambio climático que ya se está produciendo, adaptando el planeamiento urbanístico y ordenanzas municipales a esta nueva situación.

5. Formando parte de una red de ciudades contra el cambio climático.

6. Incluir la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones de la planificación municipal para el desarrollo de la estrategia de lucha contra el cambio climático y como mecanismo de control para la correcta puesta en marcha de las medidas.

¿Qué pasó con estas medidas? ¿El carril bici, las bicicletas públicas y el autobús urbano, es suficiente? ¿para cuándo los suministros energéticos con energías renovables? ¿Y lo de la participación de la ciudadanía no es ciencia ficción? ¿Qué opina el concejal de medio ambiente de estos compromisos? Una moción muy importante aprobada por todos los grupos municipales y que se encuentra dormida en un cajón. Eso que reconocimos que es el momento de actuar para frenar el cambio climático y los pequeños pasos como este, tienen mayor incidencia que los grandes acuerdos internacionales.

4 años más tarde, en octubre de 2019 el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan reconoce que el planeta, así como los seres vivos y los ecosistemas, se encuentran en grave peligro, y haciéndose eco de los recientes informes de la comunidad científica sobre el estado de la naturaleza del IPBES (Plataforma Internacional sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos) y sobre el Calentamiento Global del IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático). Se aprueba la moción presentada por EQUO a propuesta del movimiento ciudadano por el clima, declarando la emergencia climática que suponía iniciar un proceso de educación, formación y concienciación a toda la población sobre la gravedad de la crisis ecológica y el enorme cambio necesario para frenar la emergencia. Ante este desafío, el Ayuntamiento se comprometía a iniciar un proceso de transformación económica y social.

Se asumieron los siguientes acuerdos:

1. Establecer los compromisos políticos, dictar las normativas y desplegar los recursos necesarios para garantizar reducciones de gases de efecto invernadero de al menos el 40 % no más tarde de 2030, para poder conseguir el balance neto de cero emisiones en 2040. Así como abandonar progresivamente los combustibles fósiles, con el 42 % de cuota de energías renovables en 2030, como establece el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, aspirando a una energía 100 % renovable de manera urgente y prioritaria.

2. Avanzar, entre otras, en una economía local y de proximidad, que impulse la soberanía alimentaria, la agricultura y ganadería ecológicas y evite el derroche de alimentos.

3. Iniciar la necesaria adaptación de los municipios a la crisis climática, con las consecuencias del incremento de la temperatura global, las olas de calor, la escasez de las precipitaciones, el aumento del nivel del mar y otras manifestaciones del calentamiento global.

Y proponiendo que la ciudadanía sea protagonista en la vigilancia, el seguimiento y el control de las medidas adoptadas.

Las mismas preguntas: ¿Cómo se han concretado los acuerdos alcanzados? ¿Qué iniciativas ha realizado el Ayuntamiento para abandonar los combustibles fósiles en favor de la energía renovable? ¿Tiene el Ayuntamiento, el equipo de gobierno y el resto de partidos políticos previsto cumplir estos acuerdos en su agenda? Muchas preguntas y pocas respuestas en este día mundial del medio ambiente. Desde EQUO seguiremos insistiendo en el cumplimiento de los acuerdos. No olvidemos que estamos ante una EMERGENCIA.


EQUO Alcázar Vecinal


También te puede interesar