manchainformacion.com | Estilo de Vida 02/12/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Los tatuajes están tremendamente popularizados, por lo que el problema de su perdurabilidad cuando no se quiere seguir llevándolos también, siendo además infinidad las razones que pueden hacer desear su eliminación, desde por motivos profesionales hasta porque hayan envejecido mal, estén pasados de moda, traigan malos recuerdos o simplemente porque quien lo tenga esté ya cansado de él, algo que resulta perfectamente lógico ya que lo raro sería lo contrario en un mundo en que todo cambia constantemente.

Los procedimientos láser facilitan la eliminación de tatuajes

Aunque existe la alternativa de hacerse otro tattoo que tape el viejo, la solución más anhelada suele ser no dar una patada a seguir y poder eliminarlo radicalmente, algo que se puede hacer perfectamente a día de hoy con láser en pocas sesiones, de manera indolora y obteniendo resultados muy satisfactorios con independencia de la modalidad de tatuaje que se tenga.

Así, se trata de una técnica totalmente eficaz tanto si el tatuaje se hizo con micropigmentación como de modo traumático, lo realizó un profesional o un amateur, y sin que importe tampoco que el grado de profundidad sea mayor o menor. Al igual, que también se consiguen unos excelentes resultados aunque haya otros condicionantes como el grosor de la zona de la piel donde se encuentre o el tipo coloración que tenga, ya que en principio los los tattos polícromos serían más problemáticos que los monócromos.

El láser de picosegundos garantiza una óptima eliminación de los tatuajes con independencia de su complejidad

Con todo, aunque los procedimientos láser actuales sean eficientes con cualquier modalidad de tatuaje, en función de las características concretas que presente se aplicará una técnica u otra, y serán precisas más o menos sesiones para su completa erradicación.

El tratamiento para eliminar tatuajes más vanguardista que existe a día de hoy es el láser de picosegundos (Picosure), que gracias a su pulso ultracorto aumenta exponencialmente la eficacia en la eliminación de las partículas de tinta más minúsculas, provocando que estallen en fragmentos microscópicos que resultan mucho más sencillos de desechar.

Además, la técnica láser Picosure funciona muy bien incluso con los tatuajes más recalcitrantes (como por ejemplo los de colores difíciles como el el verde loro o el azul turquesa, es totalmente respetuosa con la piel y acorta a la mitad el número de sesiones necesarias para conseguir una completa erradicación.

Otras ventajas de los tratamientos con láser Picosure

Asimismo, el tratamiento con láser de picosegundos o nanosegundos solo requiere de la utilización de anestesia tópica, aplicándose después de la realización del barrido del tatuaje una pomada antibiótica sobre la zona afectada. La reparación de la piel suele completarse a los diez días, aunque con posterioridad ha de protegerse la zona del sol y aplicar también crema regeneradora.

Por todas sus ventajas, Picosure es sin duda la mejor técnica láser para eliminación de tatuajes que hay actualmente en el mercado, haciendo factible la plena erradicación de cualquier tattoo por muy complicado que sea en pocas sesiones y de manera completamente indolora para el paciente.


También te puede interesar