Lucila Menchén Fernández | Salud & Nutrición & Belleza 02/07/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Cada verano, a la hora de ponernos el traje de baño o bikini llega la eterna “lucha” con la celulitis.

La celulitis es la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas formando nódulos de grasa que también van asociados a retención de líquidos y toxinas.

Visualmente se observan pequeños edemas que con el empeoramiento de la misma aparece la conocida “piel de naranja”.

La sufren tanto hombres como mujeres, si bien según datos de la SEME (sociedad española de medicina estética) predomina entre las mujeres y más del 85% de las españolas la sufren. No siempre se relaciona con obesidad ya que muchas mujeres delgadas y deportistas también la padecen.

Las zonas más comunes donde se manifiesta son en piernas, abdomen y brazos. Con el paso de los años y el comienzo de la menopausia el descenso en estrógenos de las mujeres se traduce en más celulitis en abdomen. Los hombres la suelen acumular siempre en el abdomen.

El origen es multifactorial, hay dos causas primarias que son la carga genética y el factor racial. Otras causas secundarias como la hormonal y circulatoria.

Se desarrolla en diferentes etapas, la fase inicial se ve un tejido edematoso y gelatinoso más superficial. A medida que va avanzando los nódulos de grasa se hacen más consistentes y pueden llegar a ser muy dolorosos.

En una segunda fase donde aumenta el número de adipocitos es donde se observa la “piel de naranja” formada por hoyuelos al paso de la presión.

En la tercera fase es donde se empiezan a producir los problemas circulatorios.

Y por último en la fase cuatro empiezan procesos más dolorosos.

¿Cómo la podemos prevenir?

Los factores genéticos no podemos incidir en ellos, pero los factores externos si son controlables y podemos emplearlos como prevención: nutrición, deporte y uso de cosméticos adecuados que mejoren la percepción visual de la misma.

Nutricionalmente dieta adecuada en fruta, verduras, fibra consumo de agua en torno a los dos litros diarios. Se pueden consumir alimentos que contengan vitamina C, antioxidantes, evitar el consumo excesivo de sal, alimentos como el plátano fuente de vitamina K, etc.

Existen una serie de ingredientes que por sus propiedades lipolíticas, drenantes, tonificantes y activadoras de la circulación pueden ayudarnos en la lucha contra la celulitis: la piña, el te verde, o los omega 3, pueden ser buenos aliados.

Evitar la vida sedentaria, caminar ejercitar las piernas brazos, subir y bajar escaleras etc.

No utilizar prendas muy ajustadas, evitar los tacones altos. Realizar masajes que potencien la buena circulación al igual que baños de agua fría. Todos ellos son consejos efectivos a la hora de prevenir la celulitis.

¿Existen tratamientos?

Cuando la prevención no ha sido suficiente queda el consejo medico y tratamientos estéticos como son: mesoterapia, carboxiterapia, liposucción, presoterapia, ozonoterapia, cavitación etc, siempre bajo supervisión de profesionales.

Si somos constantes y llevamos a cabo los consejos de nutrición, ejercicio, y uso de cosméticos durante todo el año seguramente obtendremos los resultados esperados.

Lucila Menchén Fernández.
Farmacéutica comunitaria.Graduada en Nutrición y Dietética
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real