manchainformacion.com | Tecnología 09/07/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Las etiquetas energéticas A+++ en los electrodomésticos ya son cosa del pasado. A continuación te contamos cómo son las nuevas etiquetas energéticas. Sigue leyendo para conocer el nuevo formato de las etiquetas energéticas para los electrodomésticos analizado por los mejores expertos.

Cómo son las nuevas etiquetas energéticas

El nuevo etiquetado de eficiencia energética en Europa está vigente desde el mes de marzo del 2021. Este etiquetado distribuye los electrodomésticos de la A hasta la G. Los electrodomésticos con la A son los más eficientes, y de esta forma se simplifica la nomenclatura eliminando los signos "+" en la clasificación.

De esta manera, la A de momento estará libre de electrodomésticos, para que los nuevos modelos y la innovación ocupen esta alta categoría. Desde el mes de marzo del 2021, estas etiquetas energéticas pueden encontrarse ya en todo tipo de electrodomésticos como lavadoras, lavavajillas, lava secadoras, pantallas, frigoríficos y monitores. Ahora bien, en las bombillas y en las lámparas, el cambio de las etiquetas se realizará a partir de septiembre.

Por último, en 2022 se cambiarán también las etiquetas energéticas de las secadoras y de los aires acondicionados. De esta forma, puedes comprobar este nuevo etiquetado energético en cualquiera de los electrodomésticos eficientes que puedes adquirir en https://electrodomesticos.vip/, teniendo en cuenta que es importante recordar que al cambiar el etiquetado, los dispositivos más eficientes disponibles actualmente estarán etiquetados con la letra B.

De esta forma, los nuevos modelos de todo tipo de dispositivos aumentan de eficiencia cada vez, y sin duda los productos más novedosos, hasta hace poco tiempo, venían etiquetados con categorías superiores, como A++ o A+++. De esta forma, en lugar de añadir cada vez más signos a la clase A, las nuevas etiquetas energéticas se irán reescalando producto a producto a una escala mucho más sencilla, de la A hasta la G.

Del mismo modo, como nos explican los expertos en diferentes tipos de dispositivos top de MuyTop.top, al dejarse vacías las categorías superiores, se está fomentando la innovación y todavía queda margen para nuevos electrodomésticos con muchas más prestaciones y una mayor eficiencia a nivel energético, dejando lugar al progreso tecnológico que está por venir. De esta forma, en las nuevas etiquetas energéticas reescaladas, la clase energética de cada producto se determinará a partir de normas mucho más estrictas.

Otra de las novedades de estas novedosas etiquetas energéticas es que vienen con un código QR. Desde este código podremos acceder de forma directa a la información relativa al modelo del producto en la base de datos de productos.

Si adquieres un electrodoméstico en esta etapa de transición, es posible que te encuentres con dos etiquetas energéticas en su caja. Esto es así porque para preparar mejor esta etapa de cambio, la etiqueta energética actual y la reescalada aparecerán en las cajas de los productos durante un tiempo. Cuando ya todo el mundo conozca y entienda estos cambios, empezarán a usarse únicamente las nuevas etiquetas de eficiencia energética para los electrodomésticos y productos tecnológicos que deban incluirlas.

Al utilizarse normativas mucho más estrictas, con estas nuevas etiquetas energéticas, la clase de eficiencia energética de cada modelo de un producto es más que probable que caiga varias letras con el reescalado. Para que se entienda mejor, una nevera especialmente moderna con una clase de eficiencia energética A+++ con las antiguas etiquetas, es posible que se clasifique con la clase C en las nuevas etiquetas.

Es importante comprender esto porque son los mismos productos y cuentan con la misma eficiencia energética, pero con estas etiquetas mucho más estrictas con la clasificación de la eficiencia, es normal que los electrodomésticos pasen a llevar etiquetas con letras más bajas, sobre todo para dar lugar al progreso y a los nuevos dispositivos mucho más eficientes que están por venir.

Por este motivo, si tenemos pensado cambiar nuestros electrodomésticos en este momento, los expertos recomiendan que siempre que comparemos modelos y productos tengamos en cuenta en la actualidad que estamos haciendo la comparativa en relación al mismo tipo de etiqueta energética.

Asimismo, también es cierto que los valores de algunos productos cambian entre las etiquetas antiguas y las reescaladas. Esto es así porque las nuevas etiquetas de eficiencia energética incorporan diferentes ajustes en los diferentes cálculos de distintos valores. De esta manera, es normal que algunos valores cambien, incluso que lo hagan bastante, con estos nuevos estándares más estrictos.

Para que se entienda, el consumo de una lavadora con la etiqueta antigua se establece teniendo en cuenta el consumo anual, mientras que, con las nuevas etiquetas energéticas, este cálculo se realiza tomando como referencia 100 ciclos de lavado. En las televisiones, por ejemplo, deja de calcularse el consumo de energía como se hacía antes (en relación al consumo de la pantalla), y este cálculo pasa a hacerse también valorando el consumo de los componentes internos.

De esta forma, los expertos recomiendan recordar siempre que las nuevas etiquetas energéticas no son solamente una buena alternativa a modo de guía para poder reducir nuestras facturas y ahorrar dinero y energía, sino que también deben incluir información medioambiental, especialmente importante si queremos disfrutar de nuestro planeta durante mucho tiempo. Del mismo modo, algunas de estas etiquetas incluyen datos importantes como el consumo normal de agua de un electrodoméstico o el ruido que emite. De esta forma, al escoger de manera mucho más consciente y teniendo en cuenta muchas más variables, los consumidores conseguirán aportar su granito de arena hacia la construcción de una economía mucho más eficiente a nivel ecológico.



También te puede interesar