manchainformacion.com | Ocio & Turismo 23/07/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
No en vano el blackjack es un juego que ha evolucionado a lo largo de más de 400 años. En la era digital la versión online de este afamado juego, presenta una diversidad de modalidades que se pueden practicar desde la web. También es una oportunidad para desarrollar habilidades y estrategias de juego.

El blackjack tal como se juega en la actualidad, así como toda la teorización y análisis de las estrategias se iniciaron en la década de 1950. El desarrollo de ciertas destrezas y la sagacidad de algunos jugadores, los hacía expertos en el método de contar cartas. Los primeros jugadores que comenzaron a desarrollar la técnica y aplicarla, aparecieron en dicho periodo. En 1957 Baldwin, Cantey, Maisel y McDermott, publicaron el libro "Playing Blackjack to Win”, el cual postulaba técnicas para hacer seguimiento a las cartas.

El impacto del método de conteo

En la medida en que la tecnología ha avanzado, también la posibilidad de realizar simulaciones, el registro de los datos obtenidos y el análisis probabilístico del resultado de cada movimiento. Todo ello condujo a establecer algunas reglas y algunas jugadas tácticas de conteo.

El padre de este método fue el profesor de matemática Edward Oakley Thorp, quien en la década de 1960 observa la probabilidad de ganar usando dichas estrategias y publicó un libro con las técnicas más efectivas. El manual se llamó “Beat the Dealer” (Vencer al crupier), y se convirtió en un ‘best seller’.

Este evento disparó las alarmas de los casinos de todo el mundo, establecieron nueva reglas y procedimientos, llegando incluso a restringir algunas apuestas. Obviamente, su primera reacción fue de pavor al imaginar los jugadores aplicarían el método y quebrarían los casinos. Aunque algunas de las medidas más drásticas se minimizaron, otras se mantuvieron como el uso de la carta de corte.

Una mente matemática y excelente atención

Los casinos pronto notaron que la afluencia se incrementó considerablemente. Se trataba de jugadores que querían probar sus destrezas con base en las enseñanzas del popular libro de Edward Oakley Thorp, pero también se evidenció que una cantidad muy ínfima de personas lograban manejar el método. Se requiere una mente matemática y mucha práctica para lograrlo.

Obviamente el método no es tan sencillo como se ve en las películas, pero es real y posible. Prueba de ellos fueron los estudiantes del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) quienes, en 1990, junto a Bill Kaplan, aprovecharon el boom de los megacasinos.

Crearon un equipo de 80 jugadores de blackjack que terminó desplumando varios casinos en Las Vegas y otras partes de Estados Unidos. Algunos iban siendo detectados y les prohibían jugar. Además, las ganancias repartidas entre tantos socios no eran significativas, por lo que el equipo se disolvió en 1993. Esa evidencia de lo que podían lograr un equipo con mente matemática y la eficacia del conteo de cartas ha hecho más vigilantes a los paranoicos casinos que temen a una apuesta devastadora.

La predilección por los sitios online

Así como en la vida cotidiana muchas personas desarrollan empresas online y se centran en la satisfacción del cliente, en la actualidad muchos juegos de blackjack son operados electrónicamente, es la era de los juegos online. La tecnología que subyace a este tipo de juegos implica el uso de generadores de números aleatorios, que, con base a complejos algoritmos acercan el juego a la mayor condición de azar.

No obstante, los avances tecnológicos también han dado paso a la aplicación de innovaciones sofisticadas para desarrollar el juego de blackjack en vivo. En esta modalidad los jugadores apuestan con un crupier real. La experiencia interactiva en directo proviene del desarrollo de novedosos software y sistemas de transmisión de vanguardia.

Las transformaciones y evoluciones del blackjack no son de extrañar, a pesar de ser un juego cuyos orígenes datan de centenares de años atrás, sigue vigente. En su historia más cercana, con el nombre de 21, el juego se difundió en Estados Unidos en el siglo XVIII a expensas de los colonos franceses que se arraigaron en la región.

Alrededor de 1820 este tipo de juegos era muy popular en New Orleans, donde era legal, mientras que en Francia estaba prohibido. Proliferaron los juegos en los salones que eran una versión de los casinos adaptada al viejo oeste. Los salones para atraer jugadores ofrecieron bonos y apuestas favorecedoras, las más alta era de un pago 10 a 1 a quien ganara con una mano con un As y dos Jotas, solo que todas las cartas debían ser negras. Esta particularidad y el alboroto que ocasionó esta apuesta, hicieron que el juego terminará llamándose Blackjack.

El blackjack, adoptado en Norteamérica, se propagó por el mundo, aún conserva su nombre y su preferencia en los juegos online que predominan en estos tiempos de tecnología digital.



También te puede interesar