manchainformacion.com | Empresa y Formación 23/07/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
En un mundo tan competitivo como el actual, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. El desorden y otros hábitos descuidados dentro del ambiente laboral, pueden ser perjudiciales para la productividad y el rendimiento de una empresa.

Sin embargo, no todas las personas tienen la misma facilidad a la hora de mantener una planificación y organización en su rutina diaria. Pero es importante insistir en ello, ya que son múltiples los beneficios que aporta el ser organizado en el trabajo, tanto para uno mismo como para el global de la empresa.

En muchos casos el origen de la desorganización radica en conductas y malos hábitos de trabajo por parte del personal o el directivo de una empresa, pero estos podrían tener una solución rápida simplemente implementando nuevas y mejores estrategias.

¿Qué significa ser organizado?

Ser organizado es sinónimo de ser eficiente, productivo y eficaz. Estas tres cualidades son cada vez más valoradas por las compañías, por lo que debes ver si tu manera de trabajar es la idónea o si debes hacer algunos cambios.

Y es que todos pensamos que, dentro de nuestro propio caos, nos organizamos a la perfección. Nadie discute que sea así, pero lo que deberíamos plantearnos es si podríamos aumentar nuestra productividad y eficiencia si implementamos nuevas estrategias y algunos cambios en la forma de organizar nuestras tareas.

Tips para ser más organizado

Ciertamente, algunas personas son más organizadas que otras. No obstante, esto no significa que alcanzar esta meta sea imposible. Se trata de un hábito que requiere de mucha práctica, tiempo y dedicación hasta convertirla en un estilo de vida más productivo.

Si sigues algunos consejos básicos, lo conseguirás:

• Diseña y mantén una rutina diaria, de acuerdo a tus compromisos y responsabilidades.

• Administra bien tu tiempo y sé puntual.

• Mantén tu área de trabajo limpio y ordenado en todo momento.

• Crea una lista en la que priorices tus obligaciones, compromisos y tareas más urgentes e importantes.

• La tecnología ha logrado crear diferentes herramientas de almacenamiento de datos como el disco duro, las tarjetas SD o los pendrives, capaces de facilitar la organización en la oficina, así como salvaguardar los documentos e informes de mayor relevancia. Aprovéchalos y haz uso de ellos.

• Aprende a delegar. A veces olvidamos confiar más en nuestro equipo de trabajo y, seguramente, están perfectamente capacitados para llevar a cabo diferentes tareas que te ayudarán a maximizar tu tiempo.

¿Cómo puede beneficiarte esto en tu trabajo?

Como hemos comentado al inicio, son muchos los beneficios que aporta ser organizado en el trabajo, y que además podrás notar de forma inmediata.

Mayor eficiencia

La productividad y el rendimiento son vitales para elevar los niveles de competitividad de una empresa. Con mayor organización, es posible invertir los recursos de forma óptima, de esta manera, existe menos probabilidad de perder tiempo en duplicar tareas.

Aumenta la calidad del trabajo

Diversos estudios han confirmado que el hábito de la organización tiene una influencia positiva en la concentración. Una persona organizada es menos propensa a cometer errores y a tener más claras sus metas y objetivos.

Menos estrés y ansiedad

Por último, pero no menos importante, ser organizado permite a los empleados y empresarios disfrutar de un ambiente laboral libre de estrés y ansiedad. Al estar concentrados, es más fácil asumir el flujo de trabajo.

En definitiva, ser organizado es posible si se asume como un hábito que requiere de constancia, disciplina y mucha práctica.


También te puede interesar