manchainformacion.com | El Toboso 27/07/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El Servicio de Promoción de la Autonomía Personal (SEPAP) que se imparte en El Toboso ha retomado su atención presencial después del obligado parón por la pandemia de Covid-19.

Un total de 10 personas, con grado de dependencia I o II asisten a este servicio público y gratuito promovido y financiado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en colaboración con el Ayuntamiento de El Toboso.

Prevenir o retrasar el agravamiento del grado de dependencia, mediante el desarrollo de actuaciones de carácter preventivo y de rehabilitación, además de reducir el impacto que la dependencia provoca sobre quienes la padecen y quienes ejercen su cuidado, son los principales objetivos de esta iniciativa que lleva funcionando desde diciembre de 2017 en la localidad.

La alcadesa de El Toboso, Pilar Arinero, acompañada por la concejal de Servicios Sociales, Rosario Leo, ha visitado a los usuarios de este programa, ha intercambiado impresiones con los monitores sobre el desarrollo del mismo y se ha interesado por su funcionamiento.

Arinero ha resaltado que “es muy importante apostar por la prevención y ofrecer este servicio dentro de nuestro pueblo porque así evitamos que nuestros mayores tengan que desplazarse a otra localidad”. Asimismo, ha señalado que para el Ayuntamiento “ofrecer la mejor atención a las personas de la tercera edad y a las personas dependientes es una prioridad” y siempre estamos dispuestos a colaborar en cualquier iniciativa que beneficie a estos dos colectivos.
La alcaldesa ha recalcado que además de mejorar su autonomía personal o evitar que se agrave su dependencia, el SEPAP también ayuda a mantenerlos activos, a socializar y a mantener a raya la soledad, pero también supone un respiro para los familiares que están al cargo de una persona dependiente”.

Por su parte, la coordinadora del SEPAP en El Toboso e integrante de la asociación ASMICRIP, María Cruz, ha explicado que se trata de “darles herramientas a los beneficiarios para que puedan seguir siendo independentes el mayor tiempo posible”.

Cruz ha recordado que, aunque no se pudo prestar atención presencial, el SEPAP estuvo activo a través de las Nuevas Tecnologías durante el confinamiento y los meses más duros de pandemia. En este sentido, ha recalcado que durante ese tiempo se efectuaron más de 600 llamadas de seguimiento a los usuarios y, a través de sus familias, se les proporcionaba el material necesario para que siguieran realizando actividades.

El SEPAP se imparte en el Centro Social. Los usuarios asisten 20 horas al mes y reciben tratamientos de fisioterapia, psicología y logopedia. Entre las actividades, resaltan la gimnasia de mantenimiento para mantener la movilidad, ganar fuerza y equilibrio y así evitar caídas, puesto que “una de las cosas que más suele crear dependencia es una caída”, recalca la coordinadora.

Además, se trabajan los recuerdos, las emociones, las relaciones con la familia, las habilidades sociales, la salud o incluso los cálculos con folletos de la compra, entre otras muchas cosas.

También te puede interesar