manchainformacion.com | Daimiel 04/08/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El martes comenzaron parte de los trabajos previstos en el yacimiento arqueológico daimieleño y que afectan a la zona exterior del poblado, un área de hábitat en la que, según ha explicado el arqueólogo municipal, Miguel Torres, podría detectarse una línea de muralla más externa de cumplirse el pronóstico de los últimos análisis geofísicos. El alcalde de la localidad, Leopoldo Sierra, junto a la concejal de Cultura, Lourdes Rodríguez de Guzmán, han visitado la fortificación desde donde se han interesado por las tareas que ocupan a los ocho alumnos que participan de la campaña.

El alcalde de localidad, Leopoldo Sierra, junto a la concejal de Cultura, Lourdes Rodríguez de Guzmán, han visitado a los alumnos e investigadores que han iniciado ya la campaña de excavación en la Motilla del Azuer gracias a las subvenciones aportadas por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Daimiel y la UCLM. El martes comenzaron los trabajos que se están desarrollando en la zona exterior del poblado, en el área del hábitat, una ubicación que se ha elegido tras los últimos análisis geofísicos efectuados en el yacimiento que infirieron la posibilidad de haber una línea de muralla más externa. Se confía en que de los resultados obtenidos pueda alcanzarse nueva información sobre el modo de vida de los habitantes del lugar, las casas o la necrópolis.

El Ayuntamiento de Daimiel tiene concedida la gestión de este Bien de Interés Cultural datado de la Edad del Bronce. Desde la administración que rige Leopoldo Sierra se considera prioritaria su puesta en valor, razón por la que el primer edil entiende que es fundamental la aportación de este tipo de proyectos. Una apuesta firme que justifica la involucración municipal en esta campaña. Sus avances resultan importantes por la valiosa información histórica que proporcionan y porque, simultáneamente, aportan interés al turista y contribuyen a incentivar las visitas al propio municipio, comentó Sierra.

“Para nosotros, es un paso hacia delante de cara a conocer el futuro de nuestro yacimiento”, relataba. De ahí que quiso agradecer tanto a los diferentes organismos implicados en esta iniciativa como a los propios alumnos voluntarios que hayan hecho posible que vuelva a excavarse en la Motilla del Azuer más de una década después, algo que desea “pueda mantenerse en el tiempo”.

El profesor del área de Prehistoria de la Universidad de Castilla-La Mancha y coordinador del Grado de Historia, David Rodríguez, que también ejerce como codirector del proyecto, explicó que éste “se gesta a tres bandas entre el Ayuntamiento de Daimiel, que aporta la mayoría de la financiación, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a través de la las ayudas a la investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico, y la Universidad que aporta parte de la financiación y también a lo alumnos voluntarios y coordinación científica”.

En los once días de excavación, se obtendrán datos y registros necesarios para la investigación, además de ofrecer la oportunidad de formación a alumnos del grado de Historia de la UCLM. El proyecto continuará con el estudio de materiales, una parte en la que los alumnos también estarán implicados, y que será la recta final antes de presentar los datos y conclusiones obtenidas a final de año.



También te puede interesar