manchainformacion.com | Deportes 26/08/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La edición número XXXII de los Juegos Olímpicos del verano llevada a cabo este año ha dado mucho de qué hablar a lo largo de todo su desarrollo. Desde críticas por la realización del evento aun cuando la pandemia mundial sigue en curso, apoyo por su decisión de llevar el espíritu deportivo a los hogares abatidos por los eventos recientes, y como no, alegrías y decepciones para muchos representantes de distintas disciplinas alrededor del mundo. En este ámbito, España protagonizó una jornada envidiable en muchas de sus disciplinas, sus resultados finales así lo demuestran, sin embargo, un evento marcó de manera directa a los españoles, el partido de fútbol contra Brasil por el oro. El día de hoy, veamos un poco más de cerca el por qué de esta derrota.



Una triste derrota, España pierde contra Brasil en los olímpicos de fútbol

Una de las tendencias deportivas que más representa a los españoles, el fútbol, forma parte del espíritu profundo de todo el pueblo español, su amor por este deporte impregna cada rincón del país, y es tal su habilidad para la disciplina, que muchos de los actuales mejores jugadores de fútbol son de origen español. Un país que al lograr su primer campeonato mundial en Sudáfrica 2010 llevó a cabo celebraciones a lo ancho y largo de su geografía, después de un partido de infarto contra la “Naranja Mecánica” en Johannesburgo, el capitán Iker Casillas levantaba orgulloso junto a su equipo la deseada copa. Once años después de esta hazaña, en aras de llevar a su país la emoción de un nuevo galardón futbolístico, levantando así los ánimos de todo un pueblo atacado por la pandemia, España cayó ante la bancada brasileña.

Historia Olímpica

Un partido lleno de emociones, oportunidades, atinos y desaciertos, salvadas y aperturas, lo vivido en el último partido de fútbol de los Juegos Olímpicos no se borrara de la mente de los españoles en mucho tiempo. Un partido digno de la fama, con momentos de marcada superioridad española, la cual lamentablemente no fue acompañada de la mano del azar, y superioridad aplastante de parte de la bancada caribeña, la cual se mostró fuerte y tajante a lo largo de todo el partido. Poco antes del primer descanso, el conjunto canarinho logró marcar el primer adelanto del juego, no sin antes sufrir una jugada un tanto discutible, la cual desencadenó un penalti de la mano de Richarlisson el cual fue a parar a las nubes. En el minuto 45, Brasil marca su primer tanto y clava el primer clavo del ataúd español. Jugadas en las que intervinieron Cucurella, Pau Torres, Alves y finalmente Unai Simón, permitieron a los brasileros romper la defensa española la cual se mostraba confiada.



Segundo aire

El segundo tiempo favoreció notablemente a la bancada española, quienes después de unos buenos minutos de partido lograron marcar el empate tras una jugada magistral por parte del centrocampista Carlos Soler, quien centró la esférica a los pies de Mike Oyarzabal, el cual dejó el alma en el disparo que marcó la entrada al tiempo extra. En los últimos minutos de la segunda tanda, solo la mano de la suerte logró evitar en dos ocasiones el alce español de la medalla de oro. Primero con un disparo central de parte de Óscar Gil, y luego con un trallazo de Bryan Gil que el mismo larguero, cual caprichoso ente, repelió.

Últimos Minutos



La suerte no estuvo con el conjunto español en los minutos extras, puesto que tras un robo a Vallejo de parte de Malcolm, valiéndose este último de un momento de blandez del jugador español, se hizo con la esférica y logró adentrarse hasta la portería de Unai Simón, sentenciando así finalmente el resultado del encuentro. Una triste salida para esta generación de futbolistas españoles, la plata deja un sabor amargo en la boca de la representación española, la cual lejos de amilanarse, busca lograr hacer historia blandiendo la Absoluta.

Una jornada llamativa

Lejos de ser la única referencia española en esta edición de los Juegos Olímpicos, la totalidad de la representación del país logró terminar la jornada con resultados favorables, colocándose en la posición 22 de los países con total de galardones. Tres medallas de oro, ocho de plata y seis de bronce para un total de 17 medallas, dejan a España con ganas de mucho más para las próximas oportunidades.

Cerrando la jornada

Lejos de ser una representación negativa, el equipo español demostró la fuerza y garra necesarias para no rendirse y mantener la lucha aun en las circunstancias más adversas, solo la cruel mano de la suerte logró evitar una repetición de la edición del 92.



También te puede interesar