manchainformacion.com | Castilla-La Mancha 15/10/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Si algo nos ha enseñado el coronavirus, es a cuidarnos; y, para ello, hay que tener muy en cuenta primero el cuidado de nuestro entorno. Y un pilar fundamental para que éste sea sano -especialmente en una pandemia- es cuidar su buena ventilación. En ocasiones podemos ver en los medios de comunicación noticias de fallecimientos relacionados con la carencia de ventilación en lugares cerrados y, además, se da la circunstancia añadida de que otras de las víctimas sufren daños al intentar rescatar a las personas que previamente han sufrido el desfallecimiento. Son los accidentes en espacios confinados.

Según expone la normativa un espacio confinado es el recinto con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables o puede haber una atmósfera deficiente en oxígeno, y que no está concebido para su ocupación continuada por los trabajadores.

Pero ahora surge una pregunta: ¿En qué actividades o centros de trabajo existen este tipo de espacios? Resulta complicado averiguarlo, ¿no? Aunque siempre aparecen nombres de lugares que están relacionados con ellos, tales como, pozos, alcantarillas, depósitos, silos...

Muchos de estos lugares están restringidos a personal cualificado, pero a otro tipo de espacios, utilizados habitualmente para otros fines, puede que las personas que accedan no sean profesionales, normalmente para hechos puntuales como una limpieza anual, un mantenimiento, la reparación de algún objeto roto...

En este tipo de lugares, y sobre todo en los más frecuentados, la prevención de accidentes es un eje fundamental, pero antes de ello es preciso conocer si el espacio al que se pretende acceder tiene la consideración de confinado, a través de tres preguntas básicas: ¿Está total o parcialmente cerrado? ¿Ha sido concebido y construido para una ocupación continuada? ¿Presenta o puede presentar atmósferas peligrosas (contaminantes tóxicos, sustancias inflamables o deficiencia de oxígeno)?

DOS TIPOS DE MEDIDAS PARA EVITAR ACCIDENTES: TÉCNICAS Y ORGANIZATIVAS

La lógica, en este tipo de casos, lleva a implantar una serie de medidas, por un lado técnicas y, por otro, organizativas. Ambos tipos de medidas deben utilizarse de manera combinada y prever si puede formarse una atmósfera explosiva; por ejemplo, al soldar en el interior de un depósito. O anticipar si puede existir una atmósfera deficiente en oxígeno con origen en algún proceso de fermentación o similar, como es el caso de depósitos o cubas.

MEDIDAS TÉCNICAS

Para copar la necesidad de medidas técnicas, pueden usarse equipos de respiración autónoma, sistemas de ventilación forzada, equipos de medición del nivel de oxígeno y otros gases, barandillas u otro tipo de barreras para impedir el acceso a personal no autorizado e, incluso, trípodes y sistemas análogos para eventuales situaciones de rescate de emergencia.

MEDIDAS ORGANIZATIVAS

Por otro lado, desde un punto de vista organizativo, el catálogo de medidas es igualmente amplio: en primera instancia, valorar si es viable la realización del trabajo desde el exterior, sin acceder al recinto o espacio confinado, a través de medidas alternativas. Si, no obstante, el acceso tiene que producirse, es procedente establecer un procedimiento de trabajo por escrito que detalle todas las fases a realizar y los puntos de especial peligrosidad, incluyendo la correcta utilización de los equipos, máquinas y herramientas que se emplean durante la realización de los trabajos. Asimismo, establecer un permiso de trabajo que garantice que la entrada al espacio confinado se realiza en condiciones seguras, evitando el acceso a personas no autorizadas, y disponer de vigilancia en el exterior. La correcta aplicación de estas medidas organizativas, así como las técnicas, ha de garantizarse a través de acciones de formación e información a las personas trabajadoras.

EN LA PRÁCTICA: ¿EN QUÉ LUGARES AFECTAN EN NUESTRA TIERRA MÁS ESTE TIPO DE ACCIDENTES?

Castilla – La Mancha es tierra de vinos, de excelentes vinos, producidos en bodegas que se distribuyen por la práctica totalidad del territorio. Y en dichas bodegas existe un elevado número de espacios confinados, como depósitos y cubas, a los que periódicamente es necesario acceder para su limpieza y otro tipo de tareas. No es necesario retroceder demasiado en el tiempo para tener recuerdo de accidentes de gravedad en este tipo de centros de trabajo. Tampoco es preciso un análisis muy concienzudo para tener claro que la tradición vitivinícola de la Región debe prolongarse en el tiempo, como actividad productiva, pero sobre todo como seña de identidad, aunque en ningún caso vinculada a lamentables sucesos.

LA JUNTA DE COMUNIDADES PLANTEA UNA SOLUCIÓN A ESTE PROBLEMA



Como solución a este problema, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Viceconsejería de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Laboral, se ha puesto como norma facilitar y contribuir a la prevención de los riesgos en espacios confinados. ¿Cómo?
Poniendo en marcha, en el marco de las acciones de difusión y divulgación de la cultura preventiva del Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales en Castilla – La Mancha, 2017-2021, una jornada técnica telemática con la participación de personal experto en esta materia, abierta a la participación de las empresas y personas, trabajadoras o no, interesadas en ampliar su conocimiento sobre esta materia.

UNA JORNADA GRATUITA

Además, se da el condicionante de que esta jornada es totalmente gratuita. La información está disponible en la página web de Seguridad Laboral de Castilla – La Mancha (www.seguridadlaboral.castillalamancha.es).

También te puede interesar