manchainformacion.com | Los Lectores 18/10/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Puede parecer algo de lo más habitual, como es la realización de diferentes actividades en un centro educativo, la colaboración familia-escuela, la puesta en marcha de un proyecto en la que se pide ayuda a aquellos que quieran…sin embargo, tras la vuelta a las aulas después de la pandemia, algo que motiva tanto a los alumnos/as, algo que en muchos colegios es imprescindible, se ha visto mermado, o casi anulado.

El curso pasado pasó a ser un curso sin colaboraciones, sin ayudas, sin actividades especiales y en el que el trato con las familias, algo que en edades tempranas es muy importante, pasó a ser más impersonal que nunca.

De manera paulatina algunos aspectos van volviendo a su ser, y en este mes de octubre en el CEIP Santa Clara hemos vuelto a recibir a las familias, a abrir las puertas para que puedan involucrarse en actividades que sin duda les ayuda a conectar con sus hijos fuera del hogar. Desde el ciclo de Educación Infantil, la propuesta realizada por los tutores de las clases de 5 años con motivo del inicio del proyecto “La vuelta al mundo” no ha podido tener mejor acogida.

Unas niñas y niños que apenas pudieron realizar escasas actividades fuera de su aula durante un gran periodo de tiempo, se encuentran que, de repente, un número extraño está llamando al móvil de su profe y al otro lado de la llamada unos personajes misteriosos nos invitan a recibirlos y… ¿cómo decir que no? no todos los días vienen de Francia, Hawaii, Estados Unidos, Perú, el Polo Norte, Sudáfrica, China o del desierto del Sáhara a nuestro cole a contarnos una gran cantidad de cosas como por ejemplo, de que parte del mundo vienen, como son sus vestimentas, o insisten en enseñarnos algo representativo de su zona.

Es en ese preciso instante cuando uno ve como las caras de los niños irradian una gran felicidad, una ilusión y unas sonrisas que se perciben de manera total debajo de las mascarillas, unas sonrisas y unos momentos que merecen de verdad la pena y nos ayudan a los maestros/as y a las familias a seguir queriendo hacer cada vez más y más actividades motivadoras que, sin duda, les ayudarán a conectar y a conseguir aprendizajes de verdad, experiencias que con el paso de los años van a recordar.

Son los primeros pasitos hacia una nueva normalidad, a volver a tener la oportunidad de poder dar lo mejor de nosotros como profesionales, y eso, con la ayuda de las personas más cercanas a los peques es algo mucho más fácil, mucho más bonito, mucho más real.

Óscar Agenjo Moreno.

Maestro/tutor del aula de 5 años B del CEIP Santa Clara de Alcázar de San Juan.
También te puede interesar