Nuria Villacañas | Castilla-La Mancha 03/12/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El 10 de agosto de 2022 se cumplirán 40 años de la aprobación en las Cortes Generales del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha. Una efeméride cuya celebración comienza este viernes, 3 de diciembre, con un acto en la localidad conquense de Alarcón, lugar donde se aprobó el texto del Estatuto de Autonomía que posteriormente se remitiría a las Cortes generales. Un primer acto al que se sumarán más de 300 a lo largo del próximo año, culminando la celebración de este aniversario, el 31 de mayo de 2023, coincidiendo con el Día de Castilla-La Mancha y a aprobación de la primera constitución del Parlamento regional.

Pablo Bellido, presidente de las Cortes Regionales, aborda en esta entrevista sus recuerdos sobre los inicios de este Estatuto y la construcción de Castilla-La Mancha como autonomía, sobre el papel de la Constitución, la evolución social, cultural y económica y las previsiones de futuro para una de las regiones más prósperas de España, “haciendo partícipes al conjunto de la ciudadanía del éxito colectivo de estos 40 años de autonomía”.




Cómo presidente de las Cortes de CLM, ¿Cómo vive y está viviendo Pablo Bellido la preparación de los actos conmemorativos de estos 40 años de Estatuto de Autonomía?

Los estamos viviendo con enorme ilusión, porque constituyen una gran oportunidad para reconocer los enormes avances que hemos experimentado en nuestra región en estos cuarenta años y para dar un nuevo impulso a nuestra región. Celebramos cuarenta años de una región joven, pero que a la que todo este tiempo recorrido le ha conferido ya cierta madurez.

Desde las Cortes de Castilla-La Mancha teníamos claro que debíamos implicarnos en estas celebraciones porque estas cuatro décadas son la historia de un éxito colectivo: si echamos la vista atrás, comprobamos que hoy los hombres y mujeres de la región vivimos mejor que entonces y eso ya es un motivo de celebración. Pero además tenemos que celebrar que formamos parte de una autonomía que es una parte que construye Estado y que estamos orgullosos de ser castellano-manchegos y, por ello mismo, españoles y europeos.

Hemos construido una identidad regional inclusiva, forjada entre todos y todas, considerando que no somos más que nadie, pero que tampoco consentimos ser menos, con la igualdad como la palabra clave de la esencia de nuestra identidad como región.

¿Qué ha supuesto para Castilla-La Mancha este Estatuto?

El Estatuto de Autonomía abrió las puertas a la conformación de nuestra comunidad autónoma como un territorio en el que sus ciudadanos y ciudadanas disponen de un autogobierno, de unas instituciones propias y, de este modo, de la capacidad para tomar decisiones sobre asuntos que nos son muy próximos.

La autonomía reside en que decidimos si queremos abrir escuelas o centros de salud. Y tenemos un parlamento que sirve para debatir sobre los asuntos que nos quedan más cercanos y que nos tocan administrar, pero sin discutir nunca la soberanía nacional. De este Parlamento han salido normas importantísimas de igualdad o pioneras sobre violencia de género y despoblación.

Pero la autonomía también nos ofrece una voz en el conjunto del país para posicionarnos en favor de los intereses de nuestras gentes en asuntos en los que tenemos un criterio y un interés particular, aun no siendo competencia autonómica, como ocurre con la financiación autonómica o con el agua. El transcurso de estos cuarenta años nos demuestra que la autonomía ha resultado un acierto y que hemos disfrutado de muchísimos avances.

Usted era muy niño en 1981, pero ¿Qué puede destacar del proceso de aprobación del Estatuto?

Sobre todo, tengo un sentimiento de agradecimiento hacia los hombres y mujeres que formaron parte de la Asamblea Mixta y de la comisión encargada de redactar el Estatuto.

Demostraron que, a pesar de los muy diferentes puntos de vista de los que partían, tenían un objetivo común que era más importante y una manera de hacer las cosas a través del acuerdo y del entendimiento. Estas figuras son las que también homenajeamos ahora, porque forman parte del proceso de la Constitución del 78, que resultó modélico en su forma de organizar la convivencia y el modo en que queríamos desarrollar nuestras libertades y nuestros derechos.

Yo reivindico esta Constitución frente a quienes ahora la critican o degradan con comentarios ofensivos.

Llevamos algunos años hablando de la reforma del Estatuto. Desde su punto de vista, ¿conviene reformarlo? Si es así, ¿Qué cuestiones son las más urgentes de modificar?

Antes que nada, está cómo hacerlo, y es que si hacemos una reforma del Estatuto debe de ser con un amplio consenso. No podemos regresar al modelo de 2011-2015, cuando tanto en Castilla-La Mancha con Cospedal como a nivel nacional salió adelante una reforma que no se pactó, lo que resulta profundamente antidemocrático y contrario al espíritu de la Constitución del 78.

A partir de aquí, son los grupos parlamentarios quienes tienen que tomar la iniciativa, porque como presidente de la asamblea legislativa mi papel es ante todo de arbitraje. Sí me gustaría que una reforma contuviera un blindaje de los derechos sociales básicos como la sanidad y la educación, para que quede claro que, gobierne quien gobierne, hay aspectos, algunos que hemos valorado muy especialmente a raíz de esta pandemia, que nadie puede eliminar.



¿Sobre qué asuntos y/o sobre qué se incidirá en la programación de los actos conmemorativos?

Los actos que se van a desarrollar en esta programación, puesta en marcha gracias al apoyo conjunto del Gobierno regional, las Cortes de CLM y las diputaciones provinciales, tienen una gran amplitud de ejes y contenidos.

La programación, que fue presentada recientemente en un acto en Fuensalida en el que puede participar junto al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro, incluye más de 300 actividades desde este mismo viernes, en que arrancamos con un acto institucional en la Iglesia de Santa María de Alarcón, en la misma fecha y lugar en que hace cuarenta años se aprobó el Proyecto de Ley de Estatuto que se remitió a las Cortes Generales para su tramitación y aprobación definitiva en agosto de 1982.

Por eso durante todos estos meses, hasta la primavera de 2023 en que celebraremos los cuarenta años de la constitución por vez primera de las Cortes de Castilla-La Mancha, la primera elegida democráticamente por la ciudadanía de nuestra región, vamos a llevar a cabo un recorrido por los diferentes hitos y lugares que tienen un significado especial en la construcción autonómica.

Habrá actos en ciudades y pueblos, para todos los grupos de edad, algunos con un componente más lúdico y otros volcados en la reflexión sobre estos cuarenta años de evolución. Además de este acto institucional en Alarcón, habrá otros en lugares que han supuesto hitos fundamentales en el proceso de creación de la autonomía como Almagro, Manzanares, Guadalajara o Toledo, así como actividades deportivas, culturales y educativas en municipios grandes y pequeños.

Lo verdaderamente importante es hacer partícipes de esta celebración al conjunto de la ciudadanía, ya que lo que celebramos es precisamente cuarenta años de un éxito colectivo.


La redacción del Estatuto se inició en Manzanares, medios de la época llegaron a denominarlo “El Estatuto de Manzanares"

También te puede interesar