manchainformacion.com | Empresa y Formación 28/04/2022
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La Cátedra del Tajo UCLM-Soliss tuvo la oportunidad de participar el 20 de abril en la reunión convocada por el Ayuntamiento de Batres para poner solución a los problemas ambientales y sociales que sufre el río Guadarrama desde el puente de la M-501, en la Comunidad de Madrid, hasta la confluencia con el río Tajo en la provincia de Toledo. Desde la Cátedra se aplaude esta iniciativa y se anima a todas las administraciones competentes a una colaboración conjunta que permita que el río Guadarrama pueda aprovecharse de todos los medios y recursos puestos por cada una de ellas con el fin de lograr su recuperación.

A la reunión, celebrada en el castillo de Batres y convocada a iniciativa de Víctor López, alcalde de la localidad, asistieron representantes de los Ayuntamientos de Móstoles, Arroyomolinos, Villaviciosa de Odón, El Álamo y Carranque, así como la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) y la Subdelegación del Gobierno. La Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, invitada a participar por sus competencias en materia urbanística y ambiental, no asistió.

Tanto los Ayuntamientos como la CHT y la Subdelegación del Gobierno expresaron los graves problemas generados por las ocupaciones de las riberas por viviendas y construcciones, ocasionando problemas de vertidos y acumulación de basuras, así como el uso indebido del suelo en un espacio protegido.

Desde la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss se expusieron varios problemas adicionales de carácter estructural que sufre el río Guadarrama y que es necesario que sean abordados desde todas las administraciones competentes.

Altas concentraciones de contaminantes

Por un lado, la calidad de las aguas del río Guadarrama dista mucho de cumplir con los objetivos marcados por la legislación. Ya desde el municipio de Las Rozas, la concentración de nutrientes supera los límites marcados para alcanzar el buen estado. Según ha podido comprobar la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss, la situación va agravándose a medida que el río desciende su curso y recibe los vertidos de las localidades que encuentra a su paso.

Así, las concentraciones medias de nutrientes (nitratos, amonio y fosfatos) a la altura de Batres son más altas que las encontradas en el río Jarama en Aranjuez. Son también llamativas las altas concentraciones de fosfatos que se han encontrado en todo el recorrido del río.

El principal punto de contaminación del río Guadarrama se encuentra en la confluencia con el arroyo de El Soto, curso de agua donde vierte la estación depuradora de Móstoles. Aquí, el promedio de concentración de contaminantes es tres veces más alto en nitratos, casi dos veces más en fosfatos y treinta veces más en amonio que el promedio del río Guadarrama en la localidad de Collado-Villalba (en la cabecera del río). Se han medido picos de más de 80 veces de amonio que el marcado para alcanzar el buen estado de sus aguas.

Teniendo en cuenta que el principal origen de estas altas concentraciones de contaminantes son las aguas residuales de origen urbano, sería necesario ahondar en medidas que aumentaran la capacidad de depuración, así como poner control a distintos puntos de vertidos ilegales.

Ausencia de un régimen de caudales ecológicos

Por otro lado, desde la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss se señala la ausencia de dinámica fluvial como otro elemento perturbador de la calidad del río Guadarrama. Se trata de un río con un régimen de caudales alterados, en el que no se reproducen las variaciones de caudal, ni las crecidas habituales en invierno-primavera. El río lleva durante todo el año casi el mismo caudal, muy próximo al caudal mínimo en estado natural. Por ello, sería necesario establecer, con rigor, un régimen de caudales ecológicos con todos sus componentes en las masas de agua de la cuenca del río Guadarrama. Este régimen de caudales ecológicos puede, de manera adicional, ayudar a evitar o reducir los asentamientos ilegales en el dominio público hidráulico, recuperando parte del espacio fluvial usurpado.

Observancia de las normas de los espacios naturales protegidos

En un tercer lugar, teniendo en cuenta que la mayor parte del río se encuentra afectado por varias figuras de conservación (Parque Regional y Zona Red Natura 2000), desde la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss se considera necesario observar las disposiciones legales y directrices que se marcan desde las normativas europeas, nacionales y autonómicas para alcanzar los objetivos de conservación para las masas de aguas, sus hábitats fluviales y sus especies ligadas al medio acuático.

La Cátedra del Tajo UCLM-Soliss continuará poniendo a disposición de las administraciones implicadas todo su conocimiento y medios para, entre todos, ayudar a la recuperación ambiental del río Guadarrama. Recuperar este entorno es crucial también para el bienestar de la ciudadanía de la zona.
También te puede interesar