Javier Fernández-Caballero | Empresa y Formación 08/06/2022
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La EFA “Molino de Viento” de Campo de Criptana afronta un final de curso en el que sigue en el contexto de la celebración de sus 50 años como centro. Su director, Jaime Orejas, explica en la siguiente entrevista cómo se epiloga el curso en la EFA, cómo se afrontan los siguientes meses, las novedades principales que acogerán y cuáles son los retos de futuro que tienen en mente.

En primer lugar, ¿qué balance hace del curso pasado?


La verdad es que, tras las peculiaridades de los dos años anteriores con la pandemia, se podría decir que ha sido el curso de la vuelta a la normalidad. Eso nos ha permitido retomar actividades complementarias. Se han podido hacer visitas de estudio, culturales y también se han podido tener diversas tertulias profesionales y sesiones con profesionales y especialistas de las ramas que se imparten.

También hemos vuelto a lanzar algunos cursos propios que no se habían podido impartir. Uno de ellos fue el curso de Maestro de Almazara que ha traído a 26 profesionales de toda la comunidad autónoma durante cinco sábados y otro un certificado de profesionalidad sobre “Trazabilidad en la Industria" por el que se mostró bastante interés.

¿Cómo se están desarrollando las actividades del 50 aniversario de su EFA? ¿Con cuál se queda especialmente?

Sin grandes eventos, nos ha permitido retomar contacto con muchos antiguos alumnos, profesores y directores. Tenemos bastante ilusión con una cena el día 15 a la que hemos convocado varias promociones de los ciclos formativos de los últimos años.

Antes de fin de año trataremos de rematar con una feria del empleo con las empresas de nuestro entorno, tratando de lograr un punto de encuentro entre ellas y nuestros alumnos que consolide la empleabilidad de los ciclos formativos.

¿Qué nuevos grados se impartirán en la EFA el próximo curso? ¿Cómo puede acercarse a ellos alguien que esté interesado de la comarca?

Este próximo curso se mantienen los estudios que tenemos hasta la fecha, la ESO y la FP Básica de Agrojardinería y arreglos florales. Los Ciclos de Grado Medio de Gestión Administrativa, Explotaciones Agropecuarias y el de Elaboración de Vinos y Aceite. Y en Grado Superior el de Vitivinicultura y el de Calidad en la Industria Alimentaria.

En una región como la nuestra en la que gran parte de las profesiones con necesidad de cualificación se mueven en estos ámbitos, nuestra oferta de FP Dual en estas especialidades nos parece importante y adecuada.

¿Cómo sigue creciendo la EFA de Criptana como pilar de la educación de la comarca y eje de la formación de trabajadores en ésta? ¿Cómo ve el futuro en este aspecto?

La formación es clave como pilar de apoyo del crecimiento y arraigo de las personas en el entorno rural: es fundamental. Si además esa formación se adecúa al entorno laboral y profesional en el que se mueve y es Dual con el cien por cien de los alumnos, tenemos un instrumento eficaz.

Hay que seguir animando a los estudiantes a realizar estudios de Formación Profesional. Hay demanda de técnicos medios y superiores en muchas profesiones y es importante una buena conexión entre las empresas y las escuelas de Formación Profesional.

Por nuestra parte, la especialización en el mundo agropecuario y de la industria agroalimentaria creemos que se adecúa bien a nuestro entorno. Pero es importante seguir incidiendo en la importancia de formarse, y formarse bien en ese entorno, haciendo que suba la demanda de alumnos para FP. Es un gran camino de desarrollo profesional y de alta empleabilidad.
También te puede interesar