Sagrario Pérez de Agreda Galiano | Salud & Farmacia 25/09/2022
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Las vacunas están presentes en nuestras vidas, desde la edad infantil hasta nuestra etapa adulta evitando enfermedades y muertes. El desarrollo de vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19 ha sido un paso crucial para ayudarnos a retomar nuestra vida previa al comienzo de la pandemia y se sigue trabajando para desarrollar, fabricar y desplegar vacunas seguras y eficaces.

¿Qué son las vacunas y cómo funcionan?



Las vacunas son medicamentos que se administran a las personas sanas para estimular la producción de defensas contra un microorganismo determinado, sin los peligros que supone la infección natural.

Las vacunas ponen en marcha las defensas naturales del organismo y, de ese modo, reducen el riesgo de contraer enfermedades. Actúan desencadenando una respuesta de nuestro sistema inmunitario, que:

• Reconoce al microbio invasor (por ejemplo, un virus o una bacteria).

• Genera anticuerpos, que son proteínas que nuestro sistema inmunitario produce naturalmente para luchar contra las enfermedades.

• Recuerda el modo de combatir la enfermedad. Si en el futuro, nos vemos expuestos al microorganismo contra el que protege la vacuna, nuestro sistema inmunitario podrá destruirlo rápidamente.

Nuestro sistema inmunitario está diseñado para recordar. Tras la administración de una o más dosis de una vacuna contra una enfermedad concreta, quedamos protegidos contra ella, normalmente durante años, décadas o incluso para toda la vida. Por eso las vacunas son tan eficaces: en vez de tratar una enfermedad cuando esta aparece, evitan que nos enfermemos.

Las vacunas son una forma ingeniosa e inocua de inducir una respuesta inmunitaria sin causar enfermedades.

¿Qué podemos encontrar dentro de una vacuna?



Dentro de una vacuna podemos encontrar distintos ingredientes, cada uno de los cuales cumple una función específica.

• Ingredientes que proporcionan o ayudan a mejorar inmunidad

Los primeros son los antígenos que pueden ser una pequeña parte del organismo causante de la enfermedad, por ejemplo, una proteína o azúcar, o bien el organismo completo atenuado o inactivado o o las ‘instrucciones’ para hacer esos fragmentos del microorganismo (vacunas de RNA y DNA).

Los adyuvantes, son sustancias que ayudan al sistema inmunitario a responder mejor a la vacuna. Uno de los mas utilizados son las sales de aluminio.

• Ingredientes mantienen la seguridad y larga duración de las vacunas

Algunos ingredientes ayudan a que las vacunas no se contaminen y mantengan su actividad.

Los conservantes, protegen a la vacuna de contaminaciones. En la actualidad, los conservantes solo se utilizan en viales de vacunas que tienen más de 1 dosis. La mayoría de las vacunas también están disponibles en viales de dosis única y no contienen conservantes.

Los estabilizantes, como el azúcar o la gelatina, ayudan a que los ingredientes activos de las vacunas no pierdan actividad durante su fabricación, distribución y almacenamiento.

• Ingredientes que se utilizan durante la producción de la vacuna

En algunas vacunas se pueden encontrar trazas de ciertos ingredientes como el huevo que se ha utilizado como material de cultivo o antibióticos que se han usado para evitar contaminaciones durante su producción.

Recordemos siempre que las vacunas son seguras y eficaces, que evitan enfermedades graves y salvan vidas

Sagrario Pérez de Agreda
Farmacéutica. Colegio Oficial de Farmacéuticos Ciudad Real
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real


También te puede interesar