manchainformacion.com | Empresa y Formación 11/11/2022
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Dentro del mundo empresarial, no existe un negocio o emprendimiento que ofrezca una garantía total de ser exitoso. Actuando sobre los análisis y las proyecciones que se realicen sobre el mercado donde actúa el negocio en cuestión, se pueden sacar conclusiones sobre su viabilidad y, en base a ello, se decide si realizar la inversión o no.

Lo cierto del caso, es que ningún negocio puede considerarse como algo seguro, ya que en toda inversión hay un riesgo, y es normal asumirlo cuando se crea que vale la pena la inversión. Lo que se recomienda en estas situaciones, en abocarse y emprender en la rama sobre la que se tenga mayor conocimiento y habilidades.

Así mismo, un mercado que viene creciendo con bastante rapidez y que ha sido objeto de análisis en el campo empresarial recientemente, es el de las lavanderías autoservicio, debido al desarrollo de negocios de este tipo. Actualmente, abrir un negocio exitoso es fácil con Bloomest, un innovador y vanguardista concepto ubicado en el mercado como la lavandería autoservicio, misma que se enfoca en incorporar aspectos tecnológicos para asimilar la acción en cuestión, lo cual, lo ha posicionado a la cabeza del sector.

Ahora bien, como suele suceder, es natural que en muchas personas, aparezca la duda sobre si esto en realidad puede traducirse en un negocio que pueda ser viable, ya sea a corto, mediano o largo plazo. En toda industria, tener esta suspicacia es más que válido.

Sobre todo, en estos tiempos, donde, con el auge de las vías digitales, suelen posicionarse como tendencia infinidad de prácticas, mismas que, luego de un tiempo, pasan de moda, alejándose del foco mediático, pero, logrando, en su momento, llamar la atención de la gente, haciendo que sean varios quienes apuesten por opciones de este tipo que, como bien se mencionó, obedecen más a un patrón de llamar la atención del público más que de tratarse de algo en realidad viable desde el punto de vista económico.

Al final de cuentas, muchas de estos ‘emprendimientos’, se alinean más por el beneficio personal de alguien, que intenta obtener la visualización de un público numeroso y, a partir de allí, generar algún tipo de provecho, en su mayoría, económico.

Por lo tanto, cuando aparece una opción como esta, que en poco tiempo es muy nombrada y abordad en la web, muchos la observan con cierto escepticismo. No obstante, en el caso puntual y específico de las lavanderías autoservicio, según los estudios y proyecciones realizadas sobre el ámbito donde converge este servicio, invertir sobre esto es bastante fiable.

Una de las primordiales características que hacen posible la viabilidad de este emprendimiento, es que ofrece una rápida recuperación del capital invertido y, por lo tanto, una acelerada gestión para empezar a obtener ganancias, mostrando una alta rentabilidad en comparación a su tiempo de dedicación.

Hablando justamente del capital invertido, también se debe mencionar que, haciendo una analogía con otros negocios que ofrecen una alta rentabilidad en poco tiempo, la realidad es que la inversión es relativamente moderada.

Entre estos gastos, lo principal es, obtener un local (ya sea propio o alquilando) y adquirir la maquinaria.

De resto, lo demás son trámites en su mayoría, como, las licencias comunes a cualquier negocio y la reforma y mobiliario del local, aspectos que, más allá de suponer gastos, es más la preocupación por el tiempo que se puedan tardar, que el dinero a gastar como tal.

Seguidamente, entre los múltiples beneficios que promueve, debe destacarse, con mayor minuciosidad, lo indicado anteriormente sobre la recuperación del capital.

Y es que los emprendimientos de lavanderías autoservicio, se estiman que recuperan la inversión inicial desde el segundo año desde su apertura, siempre y cuando, claro está, sea atendido de la manera adecuada, además, de disponer de un retorno medio del capital mínimo de 3 años y máximo de 4 años.

Así mismo, una vez se realice el gasto grueso, lo demás no se limita a grandes sumas, sino más bien, a facturas corrientes como en cualquier caso serían, servicios de luz, agua, internet, la cancelación de impuestos en base a la producción del negocio y, por supuesto, el mantenimiento y sanidad que requiere un lugar con estas características.

Como ha quedado evidenciado, todo riesgo tiene su recompensa, pero, de igual manera, no hay negocio que tenga una rentabilidad asegurada, por ello, al momento de querer realizar un desembolso para invertir, lo mejor es estudiar el mercado lo mejor posible.

Ahora bien, también debe destacarse, que en poco tiempo, las lavanderías autoservicio han logrado internarse dentro del entorno empresarial, como un emprendimiento de garantías, donde, si se realizan los pasos correctos para su apertura y posterior consolidación en el medio, las probabilidades de lograr hacer de esto un negocio rentable son bastante altas, apoyándose en la necesidad de la gente para utilizar un servicio de esta clase.



También te puede interesar