Pilar Atienza | Fotos: Wilfrido Santiago Camacho | Alcázar de San Juan 25/01/2015
Los cohetes, los caballos, la pólvora, las tortas en sartén, las hogueras, la comba en el Arenal, muchísima gente y, por supuesto, el buen tiempo. Ninguna de las tradiciones ha faltado este año 2015 para celebrar la fiesta de San Sebastián en Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Tras la función principal ha subido en procesión hasta su ermita.
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
En este lugar permanecerá hasta la tarde y allí recibirá a los numerosos alcazareños y visitantes que participan en esta fiesta para besar el pie al Santo. Antes de volver a Santa Quiteria en procesión de nuevo, se rifarán los regalos que concede la hermandad a los propietarios de las papeletas ganadoras, jamones y material informático, principalmente.

Aliado con el buen tiempo, como siempre sucede, San Sebastián ha vuelto a hacer que brille el sol y que la temperatura sea agradable, a pesar de estar a finales de enero, una circunstancia que unida a otras anima a numerosas personas a acompañar al Santo en su procesión desde Santa Quiteria hasta la ermita situada al final de la calle que lleva su nombre. Durante todo el recorrido las calles han estado llenas de gente, además de las muchas personas que iban detrás de la carroza.

Más de una treintena de caballos con sus respectivos jinetes anticipaban la llegada del Santo y cientos de cohetes anunciaban esta tradicional fiesta del mes de enero. Varios niños han ayudado, una vez más, a llevar la carroza de San Sebastián hasta la ermita y también han acompañado al Santo las autoridades municipales, además de las eclesiásticas. Entre ellos el alcalde, Diego Ortega; los concejales del equipo de Gobierno, Ángel Montealegre, Ángel Puente, Laura Alaminos, Mariano Ormeño y Antonio Montealegre; así como los de la oposición, Rosa Melchor y Gonzalo Redondo.

Entre la noche del sábado y la mañana del domingo, no han faltado las tortas en sartén en las casas alcazareñas. Las hogueras iluminaron la noche y muchos han saltado a la comba en el Arenal, han comido barquillos y han tirado cohetes como manda la tradición.
También te puede interesar