manchainformacion.com | Tomelloso 11/09/2012
La experta en Nutrición del Hospital de Tomelloso, María Cobo Palacios, recomienda limitar el consumo de grasas hidrogenadas, muy utilizadas en la bollería industrial. En el caso de los niños, el consumo excesivo de grasas trans que eliminan los ácidos grasos esenciales puede derivar en retrasos en el desarrollo infantil.
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El área de Nutrición y Dietética del Hospital General de Tomelloso (Ciudad Real), dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, está desarrollando una campaña informativa con el fin de mejorar los hábitos saludables de los pacientes.

De esta forma, desde el centro hospitalario se pretende mostrar la importancia que implica una dieta sana en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Un factor fundamental para pacientes con patologías coronarias es “limitar el consumo de alimentos que contengan ácidos grasos hidrogenados, más conocidos como grasas trans, que generan un aumento del colesterol malo (LDL) y un descenso del bueno (HDL)”, advierte María Cobo Palacios, experta en Nutrición del Hospital de Tomelloso.

El aumento del LDH favorece la formación de placas de colesterol en las arterias y altera el endotelio o capa interna de las arterias determinantes de la enfermedad cardiovascular.


Grasas modificadas
Las grasas trans o grasas hidrogenadas no se encuentran en los alimentos de forma natural, sino que han sido modificadas para su uso.

Tal y como explica María Cobo Palacios, hay dos tipos de grasas, las grasas saturadas de consistencia sólida, como por ejemplo el sebo, el tocino y la mantequilla, y las grasas insaturadas de consistencia líquida y presentes por ejemplo en los diferentes aceites vegetales como el de girasol, oliva u otras semillas.

Las grasas modificadas se generan en la industria de la alimentación ante la necesidad de grasas sólidas para la elaboración de terminados productos como snacks salados, la bollería y los productos precocinados.

Debido al gran contenido de grasas saturadas que podían contener estos alimentos, la industria comenzó a modificar las grasas líquidas en sólidas, y en esta modificación aparecieron las grasas trans, explica la experta en Nutrición.

Es importante, añade, que los consumidores conozcan la manera de identificar estas sustancias en los productos que consumimos habitualmente ante el uso excesivo que realiza de ellas la industria alimentaria para aumentar la vida útil de los productos, potenciar su sabor y mejora la textura.


Desarrollo saludable
Las grasas hidrogenadas compiten con los ácidos grasos esenciales e inhiben el desarrollo infantil normal. Según la experta en Nutrición del Hospital de Tomelloso las 'grasas trans' pueden “retrasar el crecimiento y la maduración del cerebro ya que las grasas son muy importantes en la formación de las membranas de las células y la presencia de grasas hidrogenadas pueden dar lugar a la formación de células defectuosas”.
También te puede interesar