Luis Miguel Comino | Semana Santa 31/03/2018
El Viernes Santo es el día más intenso dentro de la celebración de la Semana Santa en Alcázar de San Juan y la procesión del Silencio con la Virgen de la Soledad pone fin a este día, una procesión que este año se vio acortada por el mal tiempo.
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El Viernes Santo comienza en Alcázar de San Juan a las 7 de la mañana con la procesión de Jesús de Nazareno y María Santísima de los Dolores, que tiene su salida en la Iglesia de la Santísima Trinidad, aunque este año ha tenido que reducir su recorrido por las inclemencias meteorológicas. La procesión del Santo Entierro debería haber salido de la Parroquia de Santa María a las 9 de la noche, pero ha sido suspendida por las previsiones meteorológicas.

Una vez se ha producido el Entierro de Cristo, la Soledad de María es la protagonista de la noche, con la salida en procesión desde la Parroquia de Santa Quiteria, de Nuestra Señora de la Soledad a las 11 de la noche, también conocida como “El Silencio”, una procesión que pone en la calle la imagen de esta Virgen, una talla del imaginero sevillano, Antonio Castillo Lastrucci.

La Cofradía de Damas de Nuestra Señora de la Soledad es la encargada de organizar el desfile procesional que discurre en riguroso silencio, sin acompañamiento musical, por las calles de Alcázar. La Virgen es acompañada por Damas de la Cofradía vestidas con riguroso luto y mantilla, una representación de los nazarenos que han desfilado en todas las procesiones de Semana Santa, autoridades, devotos y pueblo en general, todos ellos en un silencio sobrecogedor.

El itinerario de la procesión ha sido reducido al tratarse de una noche muy fría y con malas previsiones meteorológicas, que ha quedado del siguiente modo: Iglesia de Santa Quiteria, calle La Feria (Hermanos Galera), plaza de la Aduana, Antonio Maura, Ramón y Cajal, Emilio Castelar, Plaza de España, Plaza de Santa Quiteria y templo.


También te puede interesar