Wilfrido Santiago Camacho | Fotografía: Jorge Camacho | Toros 28/04/2018
En la sexta edición de la corrida benéfica de Tomelloso se han repartido un total de siete orejas en la que lo más destacable ha corrido por cuenta de los toreros actuantes, ya que los toros lidiados han estado ayunos de bravura y han imposibilitado que hubiera un lucimiento real de los diestros.
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Con más de media plaza cubierta y un tiempo primaveral se ha celebrado la tradicional corrida benéfica de Tomelloso, coincidiendo con las fiestas y romería en honor a su patrona la Virgen de las Viñas.

Dicen que “el hombre propone y Dios dispone…” y en esto de los toros el aforismo continúa con “y el toro lo descompone…”; y esto precisamente es lo que ha ocurrido esta tarde, ya que la corrida de Castillejo de Huebra no ha permitido que los toreros pudieran lucirse en condiciones por su falta de casta, fuerza y clase.

Con este material tan a contraestilo los diestros han hecho lo que han podido, poniendo ellos lo que les faltaba a sus oponentes, aun así y gracias a una presidencia bondadosa, han salido en hombros por la Puerta grande Munera, Garrido y Lorenzo.



Ha abierto la tarde el rejoneador Juan Manuel Munera con un toro de El Madroñal, que ha embestido a arreones y con el que el manchego ha intentado aprovechar sus embestidas. Con las banderillas cortas y la rosa fue cuando el público se ha metido más en la faena.



Fernando Tendero dentro de lo malo, se ha llevado lo peor, con un lote que no ha tenido recorrido ninguno y así poco ha podido hacer salvo pasaportarlos con eficacia. Los escasos pasajes lucidos de sus trasteos han venido tras extraerles los muletazos de uno en uno, por lo que sus faenas nunca han llegado al tendido.



José Garrido ha ejecutado el mejor toreo de capote de la tarde, tanto en el saludo por verónicas y la media a su primero como en el quite por chicuelinas y revolera del quinto. Con la muleta también lo ha intentado aunque siempre ha estado queriendo e imprimiendo torería, pero torear sin toro está reñido con la emoción del tendido. Con el descabello ha pegado un sainete en su primero y ha recetado una buena estocada en su segundo.



Y Álvaro Lorenzo ha tenido el lote menos malo, con algo más de fuelle, lo que le ha valido para calentar algo los tendidos, sobre todo en la faena del primero de su lote, faena que ha estado fundamentada en el toreo al natural pero que no ha durado mucho. Con el último de la tarde, el de más presencia, ha hecho una faena pulcra aunque sin terminar de atacarle ante el temor de quedarse sin toro en las primeras de cambio.



FICHA DEL FESTEJO

Sábado 28 de abril de 2018. Plaza de toros de Tomelloso (Ciudad Real), VI Corrida benéfica con motivo de la celebración de la Romería de la Virgen de las Viñas.

Un toro (primero) de El Madroñal para rejones, bravucón, y seis de Castillejo de Huebra, desiguales de presentación, descastados y faltos de fuerza.

Juan Manuel Munera: rejonazo trasero y atravesado, dos orejas.

Fernando Tendero (marfil y oro): estocada trasera y tendida, oreja; pinchazo, estocada y cinco descabellos, silencio.

José Garrido (blanco y azabache): pinchazo, entera caída y trasera y quince descabellos, dos avisos y silencio; buena estocada y dos orejas.

Álvaro Lorenzo (grana y oro): estocada trasera y caída y siete descabellos, aviso y saludos; estocada trasera y tendida, dos orejas.

Al final del festejo salieron en hombros Munera, Garrido y Lorenzo por la Puerta Grande.




También te puede interesar