Wilfrido Camacho | Fotos: Cargando La Suerte | Jorge Camacho | Toros 20/08/2018
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El diestro alcazareño Aníbal Ruiz reapareció en la tarde de este domingo en la plaza de toros de Ciudad Real en la última corrida de la Feria de la Virgen del Prado de la capital provincial. A pesar de cortar cuatro orejas, salir a hombros con Manzanares y haber hecho el paseíllo con Morante de la Puebla, Aníbal sufrió una fea cogida en el segundo ejemplar de su lote, un toro que lo cogió en los medios de la plaza de capote y se cebó con él, afortunadamente sin consecuencias importantes.

Además, un pinzamiento en la espalda en el día anterior le hizo tener que torear infiltrado. Ruiz ha señalado sobre el percance a manchainformacion.com que “estoy pendiente de estudio médico, de momento estoy magullado por todos lados. Quiero hacerme pruebas para descartar que no tenga ninguna lesión”, afirma.

Sobre el conjunto de la corrida, Aníbal Ruiz señala que “fue una tarde muy bonita. La gente estuvo entregada. Fue un día soñado”. En cuanto al segundo de su lote, declara que “ese toro lo toreé con el capote y ya desarrolló sentido. La primera chicuelina me lo pasé ceñido y luego me vio en la segunda hasta que me cogió. Se cebó conmigo en los medios, pasé mucho miedo y fue interminable. Pensaba que me comía, pero me pude reponer. Fue una tarde muy emotiva”.

Los toros lidiados fueron de Daniel Ruiz “que en teoría crees que te van a embestir, pero luego mi lote tuvo muchas teclas. El primero no era fácil, pero humilló mucho y transmitió. Estoy contento”, concluye, finalizando sus declaraciones afirmando que “de momento no quiero seguir vistiéndome de luces”.


También te puede interesar