Banner pid
Hor
Hor
Víctor R López Ruiz | Los Lectores 22/01/2020
Bannercentral 1
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
En el hormiguero ahora se han levantado revolucionados sobre quién ejerce en último lugar la potestad de dictar el currículo educativo de las hormiguitas, en el fondo, la sombra del adoctrinamiento y de las ideologías, algunas ciertamente retrógradas.

Malos tiempos para el uso de la educación como arma arrojadiza entre pensamientos radicales, cuando lo deseable sería un pacto por la Educación con una reforma necesaria en métodos, objetivos, ayudas, e incluso en las básicas infraestructuras tecnológicas en un país desarrollado como se le supone a España.

La actual Ley Wert de 2013 de Educación es clara en cuanto a que es el Consejo Escolar, en dónde por cierto se encuentran representados los padres, el que tiene potestad sobre la aplicación de la línea pedagógica, incluyendo desarrollo, programación e información de actividades complementarias curriculares y de las extraescolares. En este caso, nos situamos en una idea de VOX sobre el cambio de dicha potestad hacia los padres, sobre materia curricular con una autorización firmada que permita o no su desarrollo al centro con los alumnos en determinadas “materias sensibles” que literalmente extraídas de su llamado “pin parental” son: “ideología de género, así como educación afectivo sexual” o también “cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad”, con lo que los docentes tendrían mermada su capacidad de enseñanza en materias troncales y específicas como por ejemplo, y entre otras: “ciencias sociales”, “biología”, ”valores éticos”, “valores sociales y cívicos”.

Triste retroceso para el desarrollo personal sesgar los contenidos consignados en la declaración de derechos humanos de la mano de un atribuido derecho familiar, en la que se solicita además, por escrito al centro, el señalamiento de los autores del taller o actividad, para poder hablar de igualdad entre hombres y mujeres, de la sexualidad o de cuestiones anejas entre su libre elección.

Insisto que esta cortina de humo de unos y otros va en detrimento del fin último, la educación. Quizá pueda imaginarme cuestiones prohibidas del pasado, en cuanto al derecho al voto, el racismo o el valor único de determinada religión que sufrieran de acciones políticas en educación con los costes sociales que acarreó.

En las respuestas tampoco se ha sido muy prudente, pues se ha tachado a los padres de “interesados propietarios”, cuando al menos la potestad y responsabilidad de los actos de los menores sí les corresponde, por ley. Así, por ejemplo, se informa y solicita autorización para salidas del centro, pues son los padres los responsables finales.

Finalizo, no es una cuestión menor, pues invade la competencia y autoridad del docente, que se preguntará si no resultará mejor recurrir a técnicas del pasado como eran “saltar” los temas controvertidos en historia o en ciencias, eliminar determinados autores en filosofía o literatura,… “censurar”, en una palabra, para evitar problemas a corto plazo, pero creando uno fenomenal que deriva en evitar el libre pensamiento de escolares, poniendo vetos a su desarrollo personal (ver nota). Ya dije que los pensamientos radicales a izquierda o derecha nunca son deseables.

Nota. Artículo 27.2 de la CE: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”.

Víctor R López Ruiz


Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Manchainfo706x100b
loading...