728x90
Sin t%c3%adtulo
Sin t%c3%adtulo
manchainformacion.com | Empresa y Formación 17/08/2020
Bannercentral 1
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La incertidumbre por la pandemia y las irregularidades del último curso auguran unas pruebas de acceso para el recuerdo.

2020 es un año que va a quedar para el recuerdo por la serie de catastróficas desdichas que ha traído consigo. La pandemia del coronavirus ha sido la gran protagonista en unos meses clave para los estudiantes, que han visto cómo los cursos académicos acababan con numerosas complicaciones por el confinamiento obligatorio.

Las medidas de seguridad han llevado al cierre de las escuelas antes de tiempo, y los rebrotes están llenando de incertidumbre lo que está por venir. Pero el tiempo avanza inevitablemente, y de forma crítica para los estudiantes de Bachiller que empezarán a dar sus primeros pasos en la Universidad cuando arranque el próximo curso.

La tradicional Selectividad, o EBAU, de junio tuvo que verse aplazada a julio para poder garantizar la seguridad de todos los que fueran a realizar las pruebas. El calendario, sin embargo, se mantiene igual para las pruebas de septiembre y esa segunda convocatoria disponible para todos los que quieran dar el salto a la enseñanza superior.

Salvo contadísimas excepciones como Euskadi o Asturias, la práctica totalidad de comunidades autónomas darán el pistoletazo de salida a las pruebas de acceso extraordinarias a la universidad en la primera o la segunda semana de septiembre. Días de tensión, de exámenes, de más nervios que nunca. Días con miles de ojos repasando notas de corte y de estudiantes replanteándose hacia dónde orientar su futuro académico y profesional.

La Selectividad más dura en años

La falta de una preparación adecuada por el confinamiento, a pesar de las alternativas digitales para seguir estudiando, ha supuesto flexibilizar un poco más los formatos a los que se enfrentan los estudiantes de todo el país. Sin embargo, la falta de jornadas lectivas, la ausencia de un sistema tradicional que siempre ha funcionado, se nota.

Se dan algunas facilidades, como por ejemplo la posibilidad de elegir bloques de preguntas para garantizar que el estudiante se enfrente a algo que haya trabajado durante el curso. Aun así, se sigue manteniendo la prueba única por cada materia que sea objeto de evaluación.

La diferencia principal este año, como ya sucediera en julio, está en que ahora los que se presenten a la prueba no tendrán un modelo A o un modelo B entre los que escoger cuando se examinen. Habrá un modelo único, pero con más preguntas que de costumbre para que puedan elegir los bloques correspondientes.

Por otra parte, la estructura de costumbre se mantiene, con la fase general y obligatoria para todos, la específica con asignaturas que varían en función de la rama de Bachillerato y la voluntaria para subir nota con exámenes de dos asignaturas adicionales. En este sentido, y a pesar de los cambios introducidos, la normativa no se ha modificado en ningún aspecto.

El problema está en que, a pesar de las facilidades, el alumnado ha sido víctima de un cambio improvisado en los métodos de enseñanza. Profesores que han tenido que aprender sobre la marcha a dar clases online, estudiantes que no tenían los medios para conectarse y, en resumen, un caos que ha llevado a buscar alternativas que no siempre han sido tan buenas como se deseaba.

El dilema de escoger estudios

Al estrés de superar las pruebas de acceso se suma la gran decisión de escoger hacia dónde orientar la carrera profesional. Internet ha ayudado mucho en este sentido, y es que páginas web como Dónde Estudiar son de gran utilidad ya no solo para poder aprender un poco más sobre las diferentes carreras universitarias, sino también para conocer los mejores centros y universidades del país.

Eso es algo realmente útil para el estudiante que se topa ante un mar de posibilidades y no sabe hacia dónde dirigirse. En un año en el que ha tenido que superar un confinamiento, cambiar su rutina diaria y, además, enfrentarse a uno de los desafíos académicos más importantes de su carrera, tiene también que pensar hacia dónde dirigirse y qué centro escoger.

Portales como el citado más arriba están logrando hacer este último proceso algo más sencillo. Con ellos se pueden consultar los diferentes centros universitarios del país entre los que elegir, algo importante además dada la subida de las notas de corte este año. También ayudan a ver todas las carreras y estudios que se pueden efectuar en cada uno.

En definitiva, un recurso que encaja como bote salvavidas en tiempos difíciles para los estudiantes que van a dar uno de los pasos más importantes de toda su carrera. La selectividad se acerca una vez más, y lo hace en un año que para muchos será digno de recordar mientras que, para otros, será mejor dejar en el cajón del olvido.


Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Tm gif
loading...