manchainformacion.com | Quintanar de la Orden 18/08/2020
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Se trata de una actividad organizada desde la Hermandad-Mayordomía de la Virgen de la Piedad y el Cristo de Gracia y propuesta expresamente por el historiador Mario López-Barrajón, encargado de ofrecer al público esta interesante charla sobre la decoración de la ermita de intramuros, para muchos desconocida.

Además de una pequeña introducción con la decoración interior de la ermita y donde se hizo un pequeño repaso por la Historia de la misma, López-Barrajón centró especialmente su conferencia en los murales que pueden verse en el techo de este emblemático edificio, “que son grandes desconocidos y, sin embargo, es un conjunto pictórico muy interesante”, afirmaba Mario.

Dichas pinturas son obra del pintor criptanense Francisco Valbuena aunque los archivos también hacen referencia a su padre por lo que las pinturas fueron ejecutadas también, en parte, por Ignacio Valbuena, aunque el pintor reconocido nacional e internacionalmente era el hijo Francisco Valbuena Quintanar.

Según explicaba Mario López-Barrajón, este pintor ya había trabajado con anterioridad para el Ayuntamiento realizando la portada de algunos libros de Festejos, elaborando trabajos publicitarios, de hecho fue el creador de la imagen corporativa de Chocolates Dulcinea. Por ello la Mayordomía de la Virgen se fija en ellos para realizar el conjunto pictórico que, desde entonces, decora la bóveda y las paredes de la ermita.

El proyecto para comenzar a decorar la ermita data del año 1964 y es en el año 1965 cuando se ejecuta el trabajo, concretamente entre los meses de marzo y agosto. “Es un momento curioso porque son los años inmediatamente posteriores al Concilio Vaticano II lo que va a limitar y controlar mucho todo lo que es la producción artística de la Iglesia y, sin embargo, la Mayordomía decide emprender este camino”.

Además de la decisión de llevar a cabo el proyecto, la Mayordomía también es la encargada de realizar los pagos al artista, concretamente los trabajos tuvieron un precio de 50.000 pesetas, y como dato curioso fueron pagadas a Francisco Valbuena a través de su padre en dos pagos de 25.000 pesetas. Además de 2.500 pesetas más de gastos para el mantenimiento y pernoctación.

No obstante, tal y como apuntaba López-Barrajón, "los temas de las pinturas los deciden los propios artistas, aunque no es raro suponer que los sacerdotes del momento pudieran dar algún tipo de indicación, pero se trata de un programa esencialmente mariano donde pueden verse escenas de los Misterios Gozosos, Dolorosos y los Gloriosos repartidos en las naves y que concluyen en la bóveda que recoge el momento de la Resurrección y Ascensión de Jesucristo a los Cielos".

La actividad volverá a repetirse el miércoles, 19 de agosto a las 19.30 horas en la ermita de la Virgen de intramuros con todas las medidas de seguridad y con aforo limitado.
También te puede interesar 
 
loading...