manchainformacion.com | Castilla-La Mancha 04/10/2020
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El Juzgado de lo Penal número 2 de Albacete tiene previsto juzgar el próximo lunes, 5 de octubre, a C.G.G. acusado de menospreciar, humillar y coartar la libertad de su pareja durante y después de ser un matrimonio. El Ministerio Fiscal considera que los hechos son constitutivos de delito de maltrato psicológico y de amenazas, por los que solicita una pena total de 3 años y cinco meses.

En el escrito de acusación, recogido por Europa Press, la Fiscalía considera probado que desde el inicio de la relación entre C.G.G. y la que fuese su pareja R.C.S., desde 2007 hasta 2016, el acusado trataba a R.C.S. con ánimo de menosprecio y humillación, llegando incluso a levantarle la mano "con ánimo de amedrentarla" sin golpearla.

Además, se relata que el acusado coartaba la libertad de R.C.S. al no permitirle vestir minifalda, ni arreglarse el pelo, ni maquillarse, y responsabilizarla a su vez de los problemas que él tenía en su trabajo.

Hasta el momento de la separación, el matrimonio vivía en un domicilio familiar situado en Cuenca junto a sus dos hijas menores --fruto de la relación--, pero es a partir de la separación cuando R.C.S. decidió trasladarse a Tarazona de la Mancha (Albacete).

A pesar de la separación del matrimonio, el acusado habría continuado con actitud de menosprecio hacia su exmujer, llamándola en continuas ocasiones "puta", pero según el escrito, es a mediados de julio de 2017 cuando el acusado se enfada como consecuencia de que una de sus hijas menores se negaba a irse con él en cumplimiento del régimen de visitas establecido.

Ante este suceso de negación por parte de la menor y enfado por parte del acusado, C.G.G. procedió a amenazar a R.C.S. diciéndole que si perdía a sus hijas la iba a matar, estando presentes durante dicha advertencia las dos menores.

Como consecuencia de la situación continuada en el tiempo, siendo vivida por R.C.S., se ha generado una situación de "sintomatología compatible con una relación basada en la dominación y gran desvalorización".

Por todo ello, los hechos son para el Ministerio Fiscal constitutivos de un delito de maltrato psicológico habitual en el ámbito familiar por el que piden para el acusado dos años y seis meses prisión. Mientras que para el segundo delito del que se le acusa, delito de amenazas en el ámbito familiar, se piden para el acusado un total de piden once meses de prisión.

Asimismo, el fiscal pide para el acusado 6 años de prohibición de aproximarse a R.C.S. ni a su domicilio, ni lugar de trabajo o cualquier otro lugar en que se encuentre, a una distancia mínima de 500 metros, así como no comunicarse con ella. A ello, añade que durante los mismos años que la prohibición citada, el acusado tendrá prohibido la tenencia y porte de armas.
También te puede interesar 
 
loading...