728x90
Sin t%c3%adtulo
Sin t%c3%adtulo
manchainformacion.com | Campo de Criptana 13/10/2020
Bannercentral 1
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Los Premios INDEPF celebrarán en 2020, a finales de octubre, su XII edición; en unos momentos en los que se ha puesto de relevancia, más que nunca, la importante labor de profesionales y colectivos sanitarios. El objetivo de los premios es distinguir la excelencia, profesionalidad y compromiso por la atención, innovación, investigación y divulgación en favor de los pacientes con patologías poco frecuentes. El Comité de los premios lo ha tenido, en esta ocasión, mucho más complicado. La situación de pandemia ha sacado lo mejor de estos profesionales y ha puesto en valor su dedicación.

“Este año tendría que haber miles de premiados”, asegura José Soto Bonel, Gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y miembro del Comité de selección de los Premios INDEPF. El reconocimiento a personas, instituciones y colectivos que, a lo largo del año, han destacado por su labor, acciones o estrategias extraordinarias en beneficio del desarrollo social de las personas con enfermedades poco frecuentes, desde todos los ámbitos -especialmente en la gestión y atención sanitaria- es la finalidad de los Premios INDEPF. Un reconocimiento que el Gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, José Soto Bonel, recibió a título personal en 2014, con el premio al mérito sanitario y en representación del hospital que dirige, como mejor institución sanitaria, en 2018.

“Se trata de un importante reconocimiento, porque parte de una asociación de pacientes, que son a quienes nos dedicamos para que cada día tengan mejor nivel de salud. Más aun cuando hablamos de enfermedades poco frecuentes, para las que existe poco desarrollo en cuanto a alternativas de medicación, terapias o tratamientos. Estos premios reconocen ese esfuerzo adicional de los profesionales”.

JOSÉ SOTO, MIEMBRO DEL COMITÉ DE LOS PREMIOS

José Soto es en la actualidad miembro del Comité de los Premios INDEPF, una responsabilidad que asume con satisfacción, aunque es consciente que en 2020 lo han tenido muy difícil. “Este año cobra una mayor relevancia el reconocimiento del sector sanitario. Son miles quienes merecen ser premiados. Tanto profesionales de todos los ámbitos sanitarios, como instituciones, organizaciones y colectivos. Todos han jugado un papel muy importante en estos momentos. Se han volcado con los pacientes, han demostrado su vocación, su dedicación y su empatía, dejando a un lado sus reivindicaciones personales”. Por este motivo, el Instituto de Investigación y Desarrollo Social de Enfermedades Poco Frecuentes (INDEPF) no podía dejar pasar la celebración de la XII edición de sus premios, que tendrá lugar a finales de octubre con una gala solidaria muy especial, con aforo limitado y extremando las medidas de seguridad impuestas por la Covid-19.

“Aunque se dice que nuestro Sistema Sanitario ha estado en riesgo de colapsar, yo niego el colapso. Los profesionales de la Sanidad no hemos colapsado. En urgencias no se ha dejado a nadie sin atender. Hemos reaccionado ante las dificultades y el sistema se ha ido ajustando a la situación planteando alternativas y ofertas adicionales, como la atención domiciliaria. Nuestro Sistema Sanitario, aunque es mejorable, es bueno y responde. Toda crisis es una oportunidad para aprender, para reaccionar mejor ante una segunda ola. Nadie sabe qué va a pasar, pero lo ocurrido ha servido para adaptarnos y prepararnos para que no vuelvan a pasar situaciones como que las personas se encuentren solas ante la muerte o no puedan comunicarse con sus familiares. Me consta que todo el personal sanitario ha trabajado para evitar estas situaciones inhumanas y buscar soluciones. Esto no puede volver a ocurrir. El trato humano es fundamental en el trabajo sanitario”. Expresa Soto con absoluta sinceridad.

“Todos somos pacientes, desde que nacemos en un hospital o en nuestro domicilio con atención sanitaria. También los profesionales médicos y los gerentes y directivos sanitarios. No estamos hechos de un material especial y estamos sufriendo esta pandemia, igual que cualquier persona. Cuando requerimos de hospitalización, necesitamos lo mismo: acompañamiento, comprensión, una palabra o un gesto de consuelo. Como profesionales, sabemos que tratamos con personas que necesitan nuestra ayuda para mejorar su salud y necesitan ser tratadas con dignidad. Merecen todo el esfuerzo profesional, todo el cariño y nuestra cercanía. La humanización de la Sanidad es una estrategia irrenunciable”.

En este sentido, Soto destaca el valor fundamental de la opinión del usuario de la Sanidad, tanto por medio de encuestas de satisfacción, como a través de pacientes expertos y organizaciones de pacientes, a través de reuniones periódicas en las que se marcan objetivos y líneas de trabajo para mejorar la atención. “Conocer de primera mano nuestros servicios sanitarios es fundamental para sentir empatía y detectar carencias. A través de nuestra propia experiencia y de los testimonios de las personas que pasan por nuestras instalaciones. Los pacientes somos parte interesada y tenemos que estar presentes en las decisiones organizativas. La Sanidad no puede darle la espalda al paciente, porque es su razón de ser y la convicción de los profesionales que trabajan para mejorar la salud de los ciudadanos”.

LA HUMANIZACIÓN SANITARIA, EN EL TRASFONDO DE LOS PREMIOS

La humanización sanitaria está en el trasfondo de los Premios INDEPF, que reconocen anualmente la excelencia de profesionales e instituciones de la Sanidad pública y privada, la mejor ayuda que puede recibir el colectivo de pacientes con patologías poco frecuentes. Una excelencia que sólo se consigue con el compromiso y la responsabilidad de los profesionales de la gestión, atención, clínicos, investigadores, farmacéuticos y de los diversos oficios sanitarios. En el caso de la gestión, campo de José Soto Bonel, el reto está en la “profesionalización de los directivos de salud”, apostando por el trabajo en equipos multidisciplinares y el perfil humano. “En Sanidad es mucho más importante ser primero una buena persona y después un buen profesional, que estar muy preparado y carecer de humanidad. Es un sector en el que tratamos con personas que se enfrentan a la enfermedad. Personas que se encuentran débiles física, psicológica y emocionalmente”.

Una profesionalización que repercute finalmente, de modo positivo, sobre los pacientes. Este es el convencimiento de Bonel que presenta su candidatura a la presidencia de SEDISA, la Sociedad Española de Directivos de la Salud. Además de incidir sobre este aspecto, su propuesta pasa por ofrecer acuerdos a las asociaciones de pacientes para el desarrollo de acciones conjuntas de divulgación, formación o el diseño de propuestas concretas para la mejora de la atención sanitaria y la investigación. “Tenemos claro que las relaciones con los pacientes son fundamentales y pondremos énfasis en las enfermedades poco frecuentes, que debemos hacer más visibles y tener un desarrollo estratégico particular con las organizaciones que las representan”.
Banner gif dos partes mancha infor %28 %282%29
También te puede interesar 
 
Tm gif
loading...