manchainformacion.com | Salud & Farmacia 28/10/2020
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Que el organismo humano es muy complejo es algo que tenemos asumido todos, pero tal vez no sabemos hasta qué punto.

Existen muchos factores que influyen en esa respuesta del organismo, esa apetencia por ciertos alimentos con una composición rica en azúcares y/o edulcorantes y sabor dulce. Vamos a ver unos cuantos:

1. El estado de nuestra microbiota intestinal. Según los alimentos que estemos acostumbrados a comer con frecuencia, crecerán un tipo de bacterias u otro en nuestro intestino. Dichas bacterias sobreviven gracias a que se alimentan de una pequeña proporción de nuestra comida. Por tanto, si comemos muchos alimentos ricos en azúcares sencillos, edulcorantes, aceites vegetales y harinas refinadas, crecerá un tipo de bacterias que, si no tienen su alimento, nos lo pedirán. Éstas, además, producen mayor cantidad de hormonas relacionadas con la ansiedad o el hambre, reduciéndose por tanto la producción de las hormonas encargadas de la saciedad. De ahí que por mucho que consumamos este tipo de productos, nunca tenemos fin y siempre queremos más.

2. Por otra parte, debido a la composición química de estos productos, a nivel sensorial se produce una hiperestimulación de los sentidos. Estos alimentos nos resultan muy palatables (ricos de sabor, textura, olor placentero). Y a nivel bioquímico, al tomarlos, se producen picos de glucemia en sangre que más que servirnos de nutrientes, nos generan más y más necesidad de tomarlos. Esta es la causa por la que podemos tomarnos 6 donuts de una sentada pero 6 manzanas nos resultaría imposible.

3. Tenemos centros de recompensa en el cerebro que nos recuerdan que, al tomar esos alimentos, sentimos un placer y euforia extremos, de ahí que cuando nos sentimos mal intentemos “recompensarnos” comiendo así.

Este comportamiento adictivo es una “trampa” del organismo y, cómo no, la industria alimentaria es muy consciente. De tal forma que, emplea estrategias de marketing dirigidas a la venta de estos productos de forma masiva. El mejor ejemplo se encuentra en el cine, la relación que se ha creado entre el consumo de helado cuando el personaje se encuentra triste o ha tenido un mal día.

¿Cómo terminar con todo esto? Aprendiendo sobre ello. La industria funciona así: individuos desinformados = más ventas. Nosotros necesitamos disponer de la suficiente información para tomar buenas decisiones alimenticias y consumir alimentos que satisfagan a nuestros sentidos, disfrutemos de comer pero además nos nutramos bien. Si terminamos con esa relación de dependencia hacia ese tipo de alimentos, podremos consumirlos voluntariamente con una frecuencia determinada sin llegar a ser esclavos de los mismos.


Alimenta La Salud - Educación Alimentaria y Asesoramiento Nutricional – Consulta presencial y online

Avda Criptana 36, bloque 1, 3B Alcázar de San Juan
664055138 / consultaalimentacionysalud@gmail.com
www.alimentalasalud.es

Instagram: @alimentalasalud
Facebook: Alimenta La Salud


También te puede interesar