manchainformacion.com | Ocio & Turismo 16/11/2020
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
Conocida por ser la provincia donde se elabora el tan sabroso queso manchego, Castilla-La Mancha nos ofrece, además, un sinfín de productos gastronómicos muy demandamos a nivel nacional e internacional entre los que destacan el vino, el ajo morado y el azafrán. Pero, la riqueza de esta provincia no se ve reducida simplemente a su gastronomía, cultura y costumbres, sino que, también, los manchegos han destacado en el campo de la literatura dejándonos autores tan importantes para la literatura española como lo fueron Garcilaso de la Vega, el mismísimo Miguel de Cervantes y Fernando de Rojas. Todos ellos han sido notables en su época y han dejado obras para la historia literaria de nuestro país que, a día de hoy, siguen siendo cruciales en muchos ámbitos de nuestra vida, por ejemplo, en los colegios, institutos y universidades de nuestro país.

Garcilaso de la Vega (1498 - 1536)

Nacido en Toledo, Garcilaso de la Vega fue uno de los poetas más destacados de la época del Renacimiento y, con sus obras e innovaciones contribuyó a lo que posteriormente se conocería como el Siglo de Oro de la literatura española. Durante su estancia en Nápoles participando activamente en las guerras de Italia, De la Vega descubrió a los autores italianos, tras lo cual desarrolló gran parte de su obra poética y por la que es reconocido hoy en día. Se ganó la fama entre los humanistas de Nápoles entrando incluso en la Corte lo que hizo que destacase todavía más su clasicismo. La obra de Garcilaso de la Vega está compuesta por numerosas obras entre las que destacan cuarenta sonetos, cinco canciones, dos elegías, tres odas y ocho coplas castellanas. Caracterizada por su sencillez que buscaba la naturalidad a través del uso de un lenguaje claro y nítido donde un vocabulario cotidiano destacaba por encima de los cultismos.

Miguel de Cervantes (1547 - 1616)

Considerado la máxima figura de la literatura española y fuente de inspiración de muchísimos otros escritores españoles, Miguel de Cervantes nació en Madrid, pero sus continuos viajes a Castilla-La Mancha y la detalla descripción de las tierras y costumbres de esta región en la gran mayoría de sus obras hace que se considere un verdadero escritor manchego. Protagonista indiscutible del Siglo de Oro es conocidísimo mundialmente por su novela de caballerías Don Quijote de La Mancha, obra en la que rompió con todos los estándares de novela conocidos hasta el momento debido a su satirización de las novelas de caballería y dando más importancia a la figura del personaje y su psicología que a la historia narrada en sí. Los expertos consideran esta obra cumbre de la literatura española como la primera novela moderna. Lo que conocemos hoy en día sobre Miguel de Cervantes y sus obras es debido, en gran parte, a su amor por la tierra de Castilla-La Mancha. Conocía la región como ninguna otra persona y la recorrió de arriba abajo sin dejarse ningún rincón por descubrir pues como escribió él en una ocasión “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Y si a Miguel de Cervantes le hubiese gustado los deportes. Quizá hablaríamos a día de hoy de otro tipo de personaje celebre en el cual sería más bien un ídolo representativo de las casas de apuestasque de toda una cultura. Sin embargo, la detallada descripción de los campos manchegos, los molinos y sus llanas tierras hace que hoy en día sea recordado por su amor a Castilla-La Mancha. Además de novelas, Miguel de Cervantes escribió también poesía y teatro, destacando considerablemente en este último. Gran parte de su estilo se ve reflejado en su obra cumbre que cuenta con un gran despliegue de voces y personajes que dan sentido a sus historias. Utiliza la polifonía del lenguaje para describir las acciones de los personajes ante los problemas que la vida le presenta y su narración destaca por ser natural, sencillo y anti retórica de la cual el lector puede aprender y tanto intelectualmente como moralmente. Otra característica importante y vital para entender la obra de Cervantes es el uso de la psicología de sus personajes, es a través de ellos y sus monólogos internos donde podemos aprender grandes lecciones de moralidad. Por último, destacar también el uso fluido de la crítica e ironía que dan todo el sentido a sus narraciones.



Fernando de Rojas (1470 – 1541)

Nacido en un pueblo de la provincia de Toledo, a Fernando de Rojas se le ha atribuido la autoría de una única obra: La Celestina. A pesar de ello, la narración de esta única obra ha sido el centro de numerosos debates debido a su estilo. Narrada principalmente por lo que se puede considerar novela, pero que, a su vez, tiene una naturaleza dialogada por lo que se puede, también, considerar teatro. La relevancia de esta obra para la literatura española se debe a que es una novela de transición entre la Edad Media y el Siglo de Oro ya que es una síntesis de todas las características y corrientes medievales y, a su vez, las nuevas tendencias renacentistas. La Celestina es, junto con El Quijote, dos obras que suponen el inicio de la novela moderna y ambas manchegas. La rareza en su narración por su forma dialogada, su argumento amoroso, su finalidad didáctica por parte de Celestina y la cuidadosa elección de sus personajes, entre muchas otras características, ha hecho que La Tragicomedia de Calisto y Melibea sea considerada una de las obras más importantes de la literatura y cultura española.

En definitiva, los autores manchegos y su aportación a la literatura nacional con obras tan importantes como Don Quijote de la Mancha y La Celestina han conseguido que nuestra literatura y estilo característico sea conocido a nivel mundial y que, incluso a día de hoy, el nombre de autores como Miguel de Cervantes siga sonando en universidades de todas partes del mundo. Romper con lo tradicional es una característica de los manchegos en cuanto a literatura se refiere.



También te puede interesar 
 
loading...